Stella Durán y el Cartel del Invima, décadas estafando a las mujeres colombianas

La esteticista Stella Durán capturada por pertencer a una red de corrupción en el Invima. Vendía productos de belleza falsos con licencias ilegales.

 

El propio Invima presentó una denuncia que le sirvió a la Fiscalía General de la Nación para descubrir una red de corrupción dentro de ese mismo Instituto estatal, la cual trabajaba con varios empresarios dueños de laboratorios dedicados a fabricar medicamentos o productos de belleza y nutrición, como la famosa Stella Durán.

Luego de un año de investigaciones, la Fiscalía descubrió este Cartel del Invima interceptando más de 100 líneas telefónicas, lo que le permitió capturar a 12 funcionarios del citado Instituto y a 2 particulares, entre ellos a Durán, conocida durante década como “la Zar de la belleza”. En total, 14 personas fueron detenidas.

Los empleados del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), dentro de su plan criminal, pedían coimas o sobornos para expedir registros sanitarios falsos con los cuales los empresarios podían vender suplementos dietarios y medicamentos ilegales, entre otros. O sea, que dichos productos no están certificados legalmente y, por eso, no está comprobado que tengan los componentes que publicitan y mucho menos que sirvan para lo que prometen.

“Había un Invima paralelo. Los 12 funcionarios cobraban por expedir registros sanitarios falsos, alterar sistemas de información, disminuir multas”, explicó el Fiscal General Néstor Humberto Martínez.

Durán, reconocida empresaria de productos de belleza con amplios espacios de comercialización en televisión, es una de las capturadas por ofrecer estas coimas para que los funcionarios cumplieran con sus responsabilidades ilegales y, entre ellas, poder vender sus productos “milagrosos”, que nunca fueron tal.

A su turno, el director del Invima, Javier Guzmán, quien comenzó las denuncias en ese Instituto, aclaró que “la falsificación de registros sanitarios llevó a que miles de colombianos consumieran medicamentos dietarios que no tenían registro debido”.

A los detenidos, la Fiscalía le imputará cargos por los delitos de concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito, cohecho propio, falsedad en documento público.

Por su parte, a la reconocida empresaria Durán le imputarán los posibles delitos de cohecho por dar u ofrecer, concierto y falsedad ideológica.

Además de Durán, la Fiscalía identificó a tres laboratorios más, que pagaron al grupo delincuencial del Invima para conseguir trámites ilegales que beneficiaban a sus productos.

De acuerdo con el Ente Investigador, también está implicado el famoso empresario Jorge Iván Sánchez Salazar, quien es el propietario de Ignac y Dermis y de laboratorios en Bogotá y Medellín.

La Fiscalía continuará los allanamientos a laboratorios en Bogotá y Medellín para conocer la riqueza ilícita que obtuvieron por esos certificados falsos.

La Unidad de Extinción de Dominio de la misma Fiscalía investiga a los laboratorios, centros de estética y bienes de los involucrados para detectar si son objeto de embargos o decomisos por estar implicadas en casos de corrupción.  Lea el comunicado de la Fiscalía.

Productos con registros fraudulentos

Los medicamentos de los que las autoridades tienen constancia de su autorización y registros fraudulentos a través del Cartel del Invima son:

  • Icncla (antibiótico).

  • Bactiflox (antibiótico).

  • Duoartril tabletas (antihipertensivo).

  • Helmintaz tabletas (antiparasitario).

  • Nimeflex (antinflamatorio).

  • Renilax tabletas, (desloratadina).

  • Bactrogyn óvulos.

De otra parte, hay evidencias sobre la obtención ilegal de registros de los siguientes suplementos dietarios y productos de belleza:

  • Abexine, gel utilizado para tratar las dolencias ocasionadas por enfermedades como artritis y osteoartrosis.

  • Fattache, fibra para la supuesta pérdida de peso.

  • Canna Pain crema y parches.

Es decir, Stella Durán lleva años engañando, especialmente, a las mujeres colombianas con productos falsos que obtuvieron las licencias mediante la corrupción.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario