Democracia directa


 

La democracia directa significa la democracia pura, en la cual el pueblo ejerce el poder directamente sin intermediarios, siendo consultado para aprobar o desaprobar leyes, tratados o reformas constitucionales entre otros; puede ser observada por la opinión publica como la mas democrática y abierta de las opciones para determinar el devenir de una nación.

Pero no siempre es la decisión mas acertada de los políticos, que muchas veces anteponen su ego y apuestan su capital electoral sin importar  las consecuencias que pueden acarrear a su nación. El ejemplo mas reciente de una situación como esta, es el el referéndum en el Reino Unido donde se consulto al pueblo acerca de la permanencia o no en la Unión Europea. Su primer ministro David Cameron por cumplir con una promesa electoral para atraer a los votantes antieuropeístas,  termino llevando al traste su carrera política y quedara en la historia como el culpable de la salida de su país de la comunidad europea, con consecuencias insospechadas no solo para el Reino Unido sino igualmente para la que hasta el momento era la integración mas exitosa del mundo a nivel político y económico.

En este tipo de consultas existe manifiestamente la posibilidad de que la población no tenga claridad de las consecuencias e implicaciones de lo que va a definir con su voto; todo esto dentro de un escenario electoral que se presta para que las partes interesadas en una u otra posición desinformen a la población, que muchas veces no tiene el suficiente conocimiento para tomar una decisión trascendental para su nación, o simplemente se dejan llevar por sus impulsos ya sean de temor, prevención, desconfianza y en otros casos de emoción y exaltación que le fueron imprimidos en la confrontación electoral.

Caso ejemplarizante para nuestro país, que en próximos meses si la corte lo aprueba estaremos viviendo un plebiscito por la paz, donde Santos como Cameron anteponiendo su ego por cumplir una promesa electoral busca refrendar popularmente los acuerdos de la Habana con la guerrilla de las FARC; sumiendo al país en una mayor polarización a la que actualmente vivimos, e introduciendo unos riesgos muy altos e innecesarios a la gobernabilidad e institucionalidad de la nación como consecuencia de una elección negativa o incluso favorable pero con un margen muy estrecho.

Por Carlos Patricio Eastman

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario