Las garras de “La Gata”


 

Las siete vidas de ‘La Gata’, la historia de Enilce López, así se llamó el libro que me publicó en mayo del 2011, la Editorial Random House Mondadori. El texto recopiló buena parte de la “vida y obra” de “la Señora” como también es conocida la chancera (juegos de azar) más poderosa de Colombia.

La noticia de la circulación al público del libro no le cayó nada bien al clan delincuencial cuya cabeza, es, aún desde su lecho de enferma, la intocable ‘seño’ Enilce o ‘la Madrina’, otro de sus alias.

El texto evoca la génesis de ese poder mafioso y cuenta cómo ‘la Gata’ inicia de la mano de Jesús María Villalobos, alias ‘el Perro’; cita sus vínculos con el paramilitarismo, narra de qué manera esta humilde mujer –como se hace pasar– sometió a buena parte de la alta clase dirigente y política de los departamentos de Bolívar, Sucre y Atlántico. El libro mencionado puso de rodillas a los ‘blancos’ costeños que la humillaban desde niña, cuando muy pobre se ganaba apenas para comer vendiendo baratijas y leyendo la mano en las calles de Magangué, puerto sobre el río Magdalena, donde creció.

Cualquier día acosado por la sed de poder y viendo cómo se le escapaba de sus manos la posibilidad de ser Gobernador del departamento de Bolívar, el doctor Libardo Simancas Torres, decide “venderle el alma al diablo” y firma un pacto satánico con Enilce López, quién con su poder militar, económico y político hace, como por arte de magia, y comprando votos con dinero y dádivas que Simancas sea ungido como el nuevo rector del departamento de Bolívar para la vigencia 2004-2007.

Varios  exjefes de las Autodefensas Unidas de Colombia –AUC-  aseguraron en sus declaraciones juramentadas ante el tribunal de Justicia y Paz,  que Libardo Simancas Torres  se alió con los paramilitares para alcanzar la Gobernación del departamento en las elecciones que se llevaron a cabo a finales del año  2003. Durante el juicio contra el ex presidente del Senado, Javier Cáceres Leal, condenado por sus nexos con paramilitares, Salvatore Mancuso dijo desde su cárcel en Estados Unidos, que se reunió con un grupo de congresistas, en la finca El Caramelo, para acordar el apoyo de la candidatura de Libardo Simancas.

En el 2009, un ex paramilitar conocido como alias “Geño”, ex jefe del Frente Héroes de los Montes en Cartagena, testificó ante la Fiscalía que Simancas fue elegido con el apoyo de ese grupo armado por la presión que Enilce López, alias “La Gata”, condenada por sus nexos con paramilitares.  Ella ejerció presión para alcanzar su objetivo sobre el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso. Simancas ganó y “la Gata”, controló en ese mandato, el 50 por ciento de las secretarías del departamento a saber: Salud, Educación, Hacienda, y como postre la Lotería de Bolívar encargada de otorgar la concesión del chance, jugoso negocio donde “la Gata” es la reina.

En agosto del año 2009, un fiscal de la Unidad contra el Terrorismo de la Fiscalía General de la Nación ordenó la captura del ex gobernador.   Libardo Simancas Torres se mantuvo recluido desde el 13 de agosto del año 2009, en la Base Naval de Cartagena, hasta el mes de abril de 2010, cuando la Fiscalía General de la Nación, concedió su libertad condicional.

El texto del libro “Las siete vidas de la Gata, La historia de Enilce López”, recopila los hechos descritos anteriormente asunto que al señor Libardo Simancas Torres y al grupo delincuencia de alias “la Gata” nos les gustó, e instauran a fínales del año 2.011, sendas demandas contra el periodista Alfredo Serrano Zabala, autor del libro,  por los delitos de injuria y calumnia, demandas interpuestas  de manera paralela por Libardo Simancas Torres y por Miguel Ramón Vega, alias “el Ratón” antiguo jefe de escoltas de Enilce López. Las pezuñas de “la Gata” comenzaron a clavarse, su objetivo el periodista y escritor Alfredo Serrano Zabala.

Para el 17 de julio del año 2.012, en sentencia anticipada la Corte Suprema de Justicia, le concedió al ex gobernador de Bolívar, Libardo Simancas, obtener una rebaja de la mitad de su pena por su decisión de declararse “confeso auspiciador del paramilitarismo”. Simancas fue condenado a 3 años y 7 meses de prisión.

Este miércoles 2 de marzo de 2.016, a poco menos de cumplirse 5 años de la publicación del sonado libro, el periodista Alfredo Serrano Zabala, con el Radicado número 1300160011282011-10422, es citado a las 10 de la mañana, ante el Fiscal 37 Local de Cartagena, en el complejo judicial del sistema penal/seccional de la capital de Bolívar, a una Audiencia de Formulación de Imputación por los delitos de Injuria, Calumnia y Contumacia.

Sendas cartas se han enviado a la  Fiscalía General de la Nación y a la  Defensoría del Pueblo, en especial al Fiscal 37 Local de Cartagena, solicitando el traslado del proceso hacia la ciudad de Bogotá,  lugar  donde de manera presunta el escritor habría cometido los delitos que le endilgan. El Fiscal Local 37 de Cartagena, se ha negado a contestar un derecho de petición, radicado en la capital de Bolívar, el primero de febrero de 2016, donde se le solicita, se abstenga de dar trámite a la solicitud de Audiencia de Formulación de Imputación de Cargos por falta de competencia territorial.

Valga anotar que Serrano Zabala es un periodista, víctima del conflicto armado en Colombia, legalmente reconocido por el Estado colombiano, actualmente miembro del Comité Nacional de Impulso de la Reparación Colectiva de Periodistas Víctimas del Conflicto en Colombia y quién por razones de seguridad no ha comparecido a las citas del Fiscal 37 en Cartagena, fortín de “la Gata” y sus secuaces.

Llama la atención, que no obstante el señor Libardo Simancas Torres fue condenado por paramilitarismo, una denuncia como la que debo atender por Injuria y Calumnia por haberme referido en el libro “Las siete vidas de la Gata, la historia de Enilce López” y en algunos medios de comunicación de importancia nacional, calificando al ex gobernador Libardo Simancas Torres  de paramilitar y miembro de una mafia y un clan delincuencial, no haya sido archivada, ni obstó para que el Fiscal 37 encargado del caso, considerara que esto era fundamento legal suficiente para ordenar el archivo de las diligencias y por el contrario continúe el proceso sin que la justicia ponga manos en el asunto. Proceso que en las próximas horas fallará este Fiscal 37 Local de Cartagena.

La anterior situación la considero contraria a derecho y a mis garantías constitucionales al debido proceso, puesto que si los hechos sobre los cuales se fundamenta la supuesta Injuria fueron plenamente acreditados mediante sentencia judicial en firme contra, proferida en contra de la supuesta víctima, Libardo Simancas Torres, pues carece de sentido persistir en una indagación penal por el delito de injuria relacionada con estos mismos hechos.

Nuevamente las pezuñas de “La Gata” y su red criminal, acechan en busca de sus víctimas.

Alfredo Serrano

Por Alfredo Serrano Zabala

Periodista e investigador.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario