Los pentiti de la justicia transicional colombiana

Luis Gustavo Moreno

 
El 13.3% de los arrepentidos vuelve a delinquir y después del “arrepentimiento”, casi el 11.1% de los “arrepentidos” mantiene comportamientos imprudentes e incompatibles con el Estado, afirma el jurista Gustavo Moreno

El Congreso de la República se prepara para presentar el primer proyecto de ley que pondría fin al llamado cáncer de la justicia que puso tras las rejas en el 2015 a por lo menos 3 mil personas inocentes. Los falsos testigos o declaraciones mentirosas deberán ser corroborados con una valoración correcta de la prueba, donde se aplique el derecho a la confrontación.

“Solo con testimonios de personas que declaren como consecuencia de un proceso de justicia negociada, principio de oportunidad, o leyes de recompensa, no se podrá librar capturas ni emitir sentencias condenatorias. Se deberá contar con otros medios de prueba o testimonio”, plantea el académico Gustavo Moreno Rivera quien presentó éste articulado a consideración al nuevo proyecto que está siendo estudiado por una subcomisión de congresistas de la Comisión Primera del Senado.

“Los pentiti son, aquellos sujetos que confiesan sus propios crímenes y proporcionan a la autoridad información necesaria para la reconstrucción del hecho y la individualización de los participantes en el delito” explica el penalista con tres maestrías y doctorando Gustavo Moreno, quien a propósito dicta cátedra en Colombia, sobre estos casos.

“Colombia optó a su propio estilo incluir leyes de premio o de rebaja de penas en el marco de principios de oportunidad, preacuerdo e incluso en los que conocemos como ley de justicia y paz. No se olvide que los testigos son los ojos y los oídos de la justicia”, aclara el académico Moreno Rivera.

Según el jurista, el 13.3% de los arrepentidos vuelve a delinquir y después del “arrepentimiento”, casi el 11.1% de los “arrepentidos” mantienen comportamientos imprudentes e incompatibles con el Estado.

“Los pentiti hacen negocios y todo lo tramitan comercialmente, porque existen empresarios de falsos testimonios que necesitan una justicia frágil del poder hegemónico para obtener sus beneficios de negocios. Esto es un fenómeno general, existen afortunadamente muchas excepciones, pero la tendencia es esa y no una rectificación, una reacción a tiempo podría tener consecuencias más graves en el futuro”, precisó el jurista al término de su intervención.

El 43% de estos pentiti o arrepentidos, ha acusado a importantes personajes, pero sólo el 27 % ha ofrecido información de gran relevancia y el 85% buscaba con su colaboración su libertad. El “pentito” obra con fundamento en una relación de costo beneficio, busca una ventaja, entre más aporte, mayor ventaja.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario