Marchas y Contramarchas

Compártelo:

Por: Ariel Peña.

En las   últimas décadas el  movimiento sindical en Colombia es el que ha promovido las grandes movilizaciones, pero desgraciadamente dichas convocatorias en ocasiones son  utilizadas para proyectos políticos que han fracasado en otros países, como  ocurrió con las movilizaciones del 2019 y 2021, en donde el resultado fue la elección de Gustavo Petro a la presidencia de  la república; pero actualmente sectores de la oposición  y una  parte de la ciudadanía, al no estar de acuerdo con las medidas que toma el gobierno, han salido a las calles a protestar.

Sin embargo, las fuerzas marxistas que acompañan al presidente Petro, están convocando a una movilización para 15 de noviembre,  al cumplirse 100 días de su mandato, lo cual es un componente de la receta comunista, que manda realizar contramarchas cuando los rivales políticos  efectúan  marchas y eso se ha visto en las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua.

En la Alcaldía de  Petro en Bogotá, se observó   en varias oportunidades la realización  de manifestaciones para apoyar al entonces burgomaestre, en donde el grueso de los manifestantes eran empleados del Distrito, por lo que no sería extraño que, para el 15 de noviembre, ocurra lo mismo y no se trabaje en muchas entidades públicas para respaldar al gobierno, puesto que siempre la reacción populista sigue siendo la misma, cuando se rechaza a un régimen que con promesas mesiánicas trata encantar a las masas.

Y es ahí precisamente en donde el sindicalismo, especialmente el democrático, no debe caer, puesto que los soportes fundamentales en donde descansa su unidad y confianza, son la independencia, la autonomía y el pluralismo, para no ser instrumento de ningún gobierno, pues de lo contrario estaría perdiendo su pundonor, además de ignorar su historia  universal  de más de 200 años de libertad, para poder desarrollar sus tareas reivindicativas en favor de los trabajadores.

La lucha social debe de ser un elemento aglutinador de las mayorías nacionales, que no es patrimonio exclusivo de ideologías políticas en particular, y como columna vertebral de la unidad de acción de estamentos sociales y sindicales conduce a enfrentar la política económica del gobierno de Petro, que busca conculcar derechos de la población, con reformas draconianas como la tributaria. De ahí que la lucha social es el alma de la historia, que permite alcanzar las reivindicaciones esperadas por el pueblo y, a la vez, rechazar las intenciones lesivas y nocivas que van en contrapelo de los intereses de la ciudadanía.

De lo anterior se puede concluir que el actual gobierno colombiano, no es el alfa y la omega, como pretenden hacernos creer algunos embriagados sofistas, dado  que la demagogia petrista de ninguna manera puede desviar a las organizaciones sindicales que representan de manera genuina a un importante sector de la sociedad, en sus aspiraciones por una mejor calidad de vida, al que tienen derecho todos los colombianos, y es desde ese punto de vista que  la independencia sindical frente al gobierno, determina que la razón de ser de las organizaciones populares es su lucha reivindicativa sin cortapisas, al no tener compromisos burocráticos y de ni de ninguna otra índole con el gobierno.

El movimiento de los trabajadores en Colombia tiene como tarea, discernir el signo de los tiempos, para vigorizar el desarrollo social y humano de la población, recordando  al papa San Juan Pablo Segundo, con la encíclica  Laborem Exercens de 1981, acerca del trabajo humano, que  con una  visión altruista de la economía,  aconseja  el Diálogo Social y la Concertación  para que los sindicatos impulsen la Cogestión, de tal suerte que es absolutamente  necesaria la autonomía sindical para  que la lucha popular  sea efectivamente auténtica, ante la cooptación que pretende hacer el ejecutivo.

Con respecto a las marchas y contramarchas, en el país hubo una experiencia significativa, tal fue el caso del 2008, en donde millones de personas salieron a las calles en el mes de febrero a rechazar la vesania de la narcoguerrilla de las Farc, pero inmediatamente organizaciones comunistas convocaron a una contramarcha en  el mes de marzo del mismo año;  por lo que el sindicalismo que por principio   debe tener como activo irrenunciable la autonomía,  no podría en sana lógico participar en marchas a favor del gobierno.

Compártelo:
Ariel Peña
Ariel Peña

Columnista, Escritor. Presidente de la federación Sindical UTRECOL


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banco agrario nota 2 1