!Prohibido callar más!

Compártelo:

!Prohibido callar más!

Se necesita ser muy desmemoriado, caradura, sangre fría, como el primitivo, mendicante dinosaurio que impertérrito, anda proponiendo sin autoridad moral y política, sin mover un solo músculo de la cara, una amnistía general e incondicionada que entrañe borrón y cuenta nueva, a los graves hechos que asocian al proponente a las masacres, los falsos positivos, la parapolítica, etcétera.

Figura ajena a los estándares internacionales, prohibida por la CIDH que la considera carente de efectos jurídicos, en tanto consiente la impunidad y obstaculiza el derecho de las víctimas, al Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición; a la real sanción de los ejecutores, contraria a la regla de las mayorías democráticas, que no pueden concederla, así gocen de un amplio respaldo democrático, en razón a vulnerar derechos fundamentales de las víctimas o de las minorías.

Amnistías “totales” o “generales” proscriptas por el Derecho internacional contemporáneo, pues colisionan con los cardinales derechos a la paz, la reconciliación, excluida, inaplicable a los incursos en crímenes de lesa humanidad, de guerra, genocidas, que en el caso propuesto acarrea legislar con nombre propio, quedándose sin escudriñar el sinfín de sindicaciones derivadas de las Cooperativas de Vigilancia y Seguridad Privada -Convivir-, fachada de las Autodefensas que tuvieron su mayor auge entre, 2002-2010, según la JEP, al contabilizar (provisionalmente) 6.402 víctimas.

Genocidio continuado en cuerpo del agónico, cegatón, insoportable factótum que, en lo corrido del 2021, completa 68 masacres. Exultante, corrosiva estrategia de impunidad, enmascarada eufemísticamente -en siete idiomas- como reconciliación. Insulto a la sindéresis, la democracia; que arropa a los traicionados socios que puedan implicarlo; rehabilita al ‘inmaculado’ primo, Mario Uribe, a los manilargos aliados de cuello blanco y corbata, que han arrebatado a sangre y fuego millones de hectáreas de tierras, a los exánimes, indignados campesinos, indígenas; robo de baldíos.

Agravio a la memoria histórica. Al deber, obligación con los derechos de las víctimas, a contrapelo de la enseña de Aristóteles: “Cuando el hombre no está sujeto a la ley y al juicio como derivación y aplicación de la justicia, el hombre se convierte entonces en el peor de los animales” (pessimum est omnium animalium).

Fundadas sindicaciones que son motivo de verdadera preocupación del innombrable, que completó cinco años intentando acabar con la JEP. Empolvada realidad -discutible y discutida-, engavetada por la complaciente, cómplice, dócil, fantasmal, laxa Fiscalía de bolsillo, empeñada en absolverlo, preocupada solamente por los famélicos roba-gallinas.

Tribal situación que tiene al país en estado comatoso: económica-política-sanitaria- social-policialmente, sin que preocupa al Gobierno, empecinado en no enmendar el rumbo, al punto que el enano min-Defensa, quitándose la careta, literalmente reverdece el sentir del ‘señor de la guerra’, cuando creó “las Redes de Apoyo Ciudadanas para enfrentar el delito”, “…trabajo de la comunidad para garantizar seguridad y convivencia”, “…”capacidades humanas, logísticas y tecnológicas que tienen esas empresas de vigilancia para proveer información”. “…ojos sumados a la vigilancia, permitiendo ‘limpiar’ las comunidades de las “impurezas que las infectan”.

Apología fundacional del floreciente paramilitarismo, como lo reconoció Mancuso ante la Comisión de la Verdad: “No se crea una organización político-militar de la noche a la mañana”, salpicándolo con las Masacres de La Granja, San Roque, El Aro, perpetradas -adujo- con la anuencia de la Gobernación de Antioquia, siendo gobernador Uribe, signado por 276 imputaciones gansteriles, como la compra de testigos; el asesinato de Jesús María Valle Jaramillo, defensor de DH, denunciante de la arremetida paramilitar en Ituango; las “chuzadas” del DAS; Agro ‘Robo’ Seguro; las cuotas que garantizaron en el Congreso, la aprobación de la reelección.

Alumno practicante del principio atribuido a Goebbels: ‘Miente, miente que algo queda”.Cuanto más grande sea una mentira más gente la cree”; “…cien veces dicha termina aceptándola todo el mundo”. Amplificada por el rebaño del CD, los ganapanes godos, el esperpéntico, impresentable, inabordable, tragicómico lacayo, ilegítimamente consagrado presidente en unas elecciones sospechosas, por la compra de votos -sin investigar- encargada al ‘Ñeñe’ Hernández, ignorada por los copados organismos de control que, más temprano que tarde sustituirá la CPI.

Asociados que propalan -sin rubor- junto al intocable, haber ganado con el NO el plebiscito, a pesar de que, Juan Carlos Vélez -gerente-, confesó “la estrategia de tergiversar la verdad para que la gente saliera a votar ‘verraca’”. Falacia autoexculpada por el azufrado belcebú en comento, con el cuentazo:  “Soy un combatiente de las ideas, no un delincuente“, quedando la calle y los escasos opinadores, auténticamente libres, baluartes -únicos- para defender al país, la democracia de estos buitres.

Bogotá, D.C., 05 de septiembre de 2021

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Compártelo:
Imagen por defecto
mario arias gómez
Abogado, periodista y escritor


Deja un comentario