¡Sicariato a la Democracia!

Magda Amado Gaona

 

Por coincidencia cada vez que existe un error de la fuerza pública observamos muy activos algunos políticos populistas dedicados a sus profesiones de instigadores de odio y violencia. A contrario sensu muy pasivos ante la falta de justicia, verdad y reparación por parte de la Farc o la violencia generada por cultivos ilícitos coadyuvados por disidencias de las Farc o grupos guerrilleros vigentes como el ELN. Lo anterior me hace traer a colación las palabras de la Politóloga Guatemalteca, Gloria Álvarez Cross, cuando afirmó que uno de los objetivos del Gobierno Cubano y el Foro de Sao Pablo fijando sus ojos en Colombia era “manipular la democracia para llegar al poder”.

Las anteriores palabras me llevan afirmar que hoy constituyen un peligro para la sociedad colombiana los políticos populistas que se dedican a fructificar cada dolor ciudadano para instigar violencia y odio de clases. Acuden a un discurso permeado de enemistad e indisposición entre clases, entre gobierno y el pueblo. Discurso de mentiras acomodadas con una posición implacable de ser los únicos que tiene la razón y la barita mágica para gobernar un país y mejorar el desarrollo del mismo. Son los llamados salvadores, quienes no estén con ellos siempre estarán equivocados, representaran un mal gobierno y un obstáculo a derribar de cualquier forma para liberar el camino al poder. Los únicos buenos son ellos.

Estos discursos constituyen un arma mortal en una sociedad tan sensible en esta época por los efectos de la pandemia. Dichos políticos merecen estar con medida intramural sin uso de redes sociales al asesinar indirectamente al ciudadano en su voluntad y conocimiento de la realidad.  Asesinos de la democracia. Estos políticos llegan a los más incautos, en su mayoría jóvenes que no conocen la historia de nuestro país. Ellos conciben con asombro y una gran maravilla seguir directrices populistas e instigadoras de violencia. Al final actúan sin voluntad, llenos de rabia o simplemente por seguir una conducta que consideran justa y necesaria para un supuesto cambio en su calidad de vida. ¡Mentiras y patrañas!!!

Colombia no puede ser permeada de esta clase de populistas lava cerebros cuyo único fin es llegar al poder e instaurar sus ideas socialistas. Dentro de sus objetivos no estará jamás defender la democracia porque contraria su objetivo de gobernar con enfoque autoritario y generar un supuesto comunismo moderno que se expresará en pobreza como se evidencia en nuestro país vecino. Recordemos las palabras de Andrés Malamud en su artículo ¿Se está muriendo la democracia?: “…la exacerbación del populismo, entendido como la concepción maniquea de un pueblo victimizado por una oligarquía, puede corroer y en casos extremos, terminar la democracia”[1]

Lavar cerebros desde diferentes escenarios es su estrategia coadyuvados en instigar protestas violentas, en instigar rabia contra el sistema para desestabilizar el país, romper la institucionalidad y culpar siempre al Gobierno de todo lo que suceda en el País. Todo con un único fin reiteramos, gobernar en el 2022. Estas directrices las imparten muy cómodos desde sus mansiones. Observan extasiados los efectos de los disturbios que han desencadenado con su influencia macabra. Mansiones donde celebran el daño a nuestra democracia como un gran triunfo para llegar a dirigir el País.

Un sicariato contra la democracia es la labor que realizan estos populistas instigadores de violencia. La mayoría ostentan la calidad de servidores públicos y por ello deberían ser objeto de sanciones no solo sociales sino disciplinarias y penales. Son una afrenta a la democracia y a la seguridad ciudadana. Su investidura no puede ser incólume ante el daño a nuestro Estado. Genera tristeza y decepción que nuestro país hoy normalice y aplauda a estos sicarios de la democracia.

Estos populistas están malentonando al ciudadano para crear caos y sustentar su próximo día D en mayo del año 2022 con un voto de rabia ciudadana inconsciente. Hoy son el terror de un país no la solución. Por nuestros hijos, nuestros nietos, nuestra familia debemos reaccionar ante las estrategias y objetivos de estos mal llamados social demócratas de izquierda o modernos comunistas.  No podemos ser permisivos, ni ciegos, sordos y mudos. Debemos ser propositivos y activos para defender la Patria. Es hora de estar ¡ALERTA! y reaccionar. El 22 se acerca, no puede llegar con una democracia debilitada y la mayoría de un país enceguecido e incendiado por supuestos salvadores.

Tenemos soluciones seguir implementando la economía fraterna desde al ámbito público y privado de forma eficaz y eficiente.  Fortalecer la cultura como una herramienta efectiva para que los ciudadanos incautos no caigan encandilados en las promesas mentirosas de estos populistas. Y por último y no menos importante seguridad democrática con firmeza que garantice el orden público y el respeto de los derechos de la mayoría de los ciudadanos. Los buenos somos más. Cierro con una verdad dicha por nuestro actual Ministro de defensa: “Vandalismo, violencia y terrorismo destrozan protesta pacífica, que es democrática y legitima. Por eso hay que enfrentarlos con fuerza legítima del Estado, judicializar autores materiales e instigadores y movilizar opinión mayoritaria colombianos que quieren vivir y trabajar tranquilos”.

[1] https://nuso.org/articulo/se-esta-muriendo-la-democracia/

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario