Soluciones para los #NINI y al paro

Compártelo:

Por Fernando Orjuela Galeano.

En esta crisis tan profunda y sin precedentes históricos por la que atraviesa Colombia, que completa ya 34 días de Paro Nacional y que al parecer tiene carácter indefinido, no veo por ningún lado de los diferentes sectores gubernamentales, económicos, políticos y sociales del país, planteamientos de soluciones reales. Solo se escuchan diagnósticos y críticas.

En mi concepto la causa y la provocación de esta crisis y la gota que rebozo la copa, fue sin duda decretar la Cuarentena por parte del gobierno de Iván Duque, para que fuera implementada por alcaldes y gobernadores, muchos de ellos ignorantes del tema. Esta medida que por lo demás fue revaluada en agosto del 2.020 por la OMS indicando su inconveniencia, ha sido generadora de hambre, desempleo y miles de quiebras empresariales innecesarias, que posteriormente llevaron al gobierno a un déficit fiscal y a un endeudamiento inaudito, por dar subsidios que solo llegaron a sectores privilegiados empresariales y a un sector muy pequeño de la población, generando un gran caos social y económico. No se necesitaba ser economista con PhD o doctorado, para predecir los estragos que causaría cerrar la economía. Algunos lo advertimos desde marzo del 2.020 y se lo anticipamos al presidente en varias columnas de opinión https://t.co/rCYKeWyBhG?amp=1, https://t.co/w6HujB1rG2?amp=1, https://t.co/c7YDjfIa4E?amp=1, https://t.co/iCRHortfSr?amp=1.

Desde el paro del 2.019 se avizoraba lo que hoy se está presenciando en el país y para ese entonces no había pandemia y en esa oportunidad también se lo dijimos y se lo advertimos al Presidente https://t.co/6PPT6gBML4?amp=1, pero de nada sirve ya llorar sobre leche derramada.

Todo se juntó en esta oportunidad, la desesperanza de unos muchachos sin oportunidades y sin empleo en el rango de 18 a 28 años, tiene unos indicadores muy preocupantes. En este sector tan importante de la población en Colombia, las mujeres tienen un desempleo del 46% y los hombres del 23% y esta desgracia social no es de la mayor importancia para nadie. Esto es necesario decirlo y repetirlo muchas veces y a grito herido para que Colombia se entere que ellos existen. Si a este indicador se le suma el indicador de la pobreza del 42.5% generalizada en el país, es fácil descubrir a donde está el meollo de la problemática.

A la protesta y marchas absolutamente justificadas de estos jóvenes llamados NINI, que no tienen, Ni empleo, Ni Oportunidades, por desgracia se le han unido todos los males y problemas de Colombia. Es evidente la financiación y presencia del Narcotráfico a quien este caos y el paro le conviene mucho, porque distraer a las autoridades le permite producir y sacar la droga sin inconveniente alguno. Las milicias urbanas del ELN y las FARC, hacen de las marchas y del paro el mejor escenario para practicar el terrorismo, sus tácticas de guerra y el vandalismo que los caracteriza. Maduro y Diosdado con su diáspora en asocio del G2 cubano, están aprovechando este caldo de cultivo para vengarse de los comentarios de Duque como abiertamente lo han manifestado, para traer la revolución bolivariana y para dar cumplimiento a los alcances de la agenda del Foro de Sao Paulo, de eso tampoco hay duda alguna. Por supuesto que la delincuencia común también ha hecho su agosto y el escenario para robar y saquear, es propicio para sus intenciones.

En el campo político tal vez, los que mejor están pescando en rio revuelto son los de las centrales obreras que se autodenominan Comité del paro, pero que nada tienen que ver con los NINI y tampoco los representan, situación preocupante que he podido comprobar hablando con ellos. Es inexplicable porque el gobierno solo habla con ellos. Otro sector de Colombia que ha sacado provecho del Paro es el Congreso de Colombia, sus politiqueros insignes solo pontifican, debaten, señalan y diagnostican, pero no se les escucha tampoco una sola solución. Por el lado de la geopolítica globalista, es claro que crear y fomentar caos, es el panorama perfecto para sus intereses económicos y también es claro su evidente interacción.

Del otro lado de la moneda, el sector empresarial tan golpeado y la gente del común, efectivamente se queja, algunos marchan, otros también diagnostican, pero tampoco dan soluciones.

Si a estos jóvenes NINI les damos soluciones, con seguridad este paro se acaba, pero para que esto se dé, es necesario que toda la sociedad colombiana al unísono y no solo el gobierno, haga un esfuerzo enorme, porque el problema social es muy grave y si no lo hacemos el país se acaba y muy pronto. La caja del país a nivel público y privado es muy reducida y cuando esta se acaba inicia el principio del fin.

Pasar del diagnóstico, del relato de los hechos y de descubrir sus causas, a la acción, para dar soluciones a la problemática no da espera y vengan de donde vengan es pertinente presentarlas, evaluarlas, aprobarlas y ejecutarlas.

Frente a los dos primeros requerimientos de los NINI, para estudio y oportunidades dejo a consideración del gobierno y de los muchachos las siguientes propuestas:

Si los NINI desean estudio, todas las Universidades Privadas e instituciones técnicas del país tienen que manifestarse y aportar decididamente, otorgando becas en gran cantidad, para los estudiantes de los estratos 1, 2 y 3. Con 5 años que sacrifiquen sus utilidades en una proporción admisible y trabajen al costo, bastara para que un grueso importante de la población tenga esa oportunidad.

El aforo en sus clases tendrá que aumentar. El esfuerzo en este sentido no puede ser solo del gobierno. La sociedad colombiana necesita principalmente muchos técnicos, para salir del subdesarrollo.

Si los NINI quieren emprender, es preciso apoyarlos ya y la solución está en manos de todos los gremios económicos. El capital semilla, debe ser otorgado a los emprendedores por el empresariado y coordinado por las Cámaras de Comercio cuya gestión actualmente poco y nada aporta a la sociedad, limitándose solamente a cobrar cumplidamente las cuotas de renovación anual e imprimir certificados de existencia y representación legal. El emprendimiento no puede basarse en endeudamiento como de manera errada lo decreto el gobierno de Duque, relegando el Capital Semilla a un par de renglones, porque los proyectos de emprendimiento tienen riesgos y son altos. Es el Capital semilla para proyectos sostenibles y medibles, lo que le permitiría a los jóvenes emprender, crear empresa y de paso sacar a sus familias de la pobreza. Los modelos vascos y alemanes de emprendimiento están inventados y es la asociación Universidad-Gremios Económicos los que deben generar los premios, las necesidades y los instrumentos para que esta sea una política nacional con base en el análisis de la demanda y la oferta de la economía. En vez de generar más impuestos a las empresas para que sean malgastados por el gobierno y esos recursos se pierdan en corrupción, es necesario forzar y encausar al empresariado a que destinen parte de sus utilidades y en este caso por un periodo de 5 años obligatoriamente y de manera indefinida proporcional, para generar capital semilla a los proyectos de emprendimiento de la generación NINI. Los proyectos que desarrolle esta brillante generación desperdiciada, pueden y deben ser parte de los insumos que necesita el sector financiero, la industria y el comercio en general.

Si los NINI quieren trabajar también son las empresas las que tienen el sartén por el mango y el gobierno debe ser la encargada de promover y descubrir nuevos espacios de acción de la economía sobre todo en el orden internacional a donde la demanda esta insatisfecha. Si somos un país con vocación agropecuaria, habrá que darle valores agregados a nuestros productos y sobre todo a los que se puedan exportar. Para invertir la balanza comercial y dejar de ser exportador solamente de materias primas e importador de bienes y servicios. Con solo propender para que la producción agropecuaria sea orgánica, muchísimos nuevos mercados abriríamos. Volver al campo y descentralizar las ciudades solucionaría muchos problemas. La apuesta por el desarrollo del campo debe ser decidida.

Los NINI no quieren subsidios, tienen claro que solo mitigan el hambre al desayuno y en la noche continua la pobreza y la desesperanza. Tampoco generan empleo que es lo que necesitamos.

No se ve liderazgo en el país, tampoco aporte de nuevas ideas. Los invito a generarlas y a que todos demos soluciones reales a esta crisis. Quedarnos en la retórica de la crítica y el diagnóstico no tiene sentido.

Ojalá el Presidente Iván Duque lea esta columna o que alguien se la haga llegar, para que hagamos y generemos otro ambiente en el país. El ambiente de las soluciones, de la creatividad, de la reflexión, de las propuestas, de la construcción de ideas, del dialogo y del pensamiento positivo en pro del BIEN COMÚN completamente olvidado y cuyo concepto fue inventado hace 25 siglos por Plantón y Aristóteles.

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario