El Doble Discurso de Gustavo Petro sobre el Cambio Climático

Compártelo:

Por:  Ariel Peña.

Permanentemente el senador Gustavo Petro menciona la defensa del medio ambiente, como un  tema fundamental de su campaña, sin embargo sus ambiciones políticas no le permiten ver la dimensión universal del problema y la responsabilidad de los que nos han llevado a la catástrofe, que pone en peligro la vida en la tierra, y la cosa es muy sencilla, debido a que  nunca hemos escuchado al candidato de la Colombia Humana, mencionar a  la China, como la principal nación   contaminadora del planeta, de pronto  por el respeto supersticioso que le  tiene al marxismo leninismo, ideología que orienta a la dictadura del país  asiático; de modo que al no tocar ese aspecto, sus alocuciones sobre el medio ambiente se vuelven  fútiles.

La llamada izquierda de la que hace parte Gustavo Petro, todavía no percibe lo que significa el cambio climático, que trasformara en el mundo las relaciones políticas, económicas,  sociales y culturales, de ahí que sigue aferrada a la vieja concepción del poder y del Estado, en donde considera que el bloque de poder hegemónico comunista que quiere implementar para someter a  la población colombiana, es la panacea; lo cual esta diametralmente opuesto en lo que apunta al  trazo de los tiempos. Enfatizando que Colombia se encuentra  en el  puesto 137  de acuerdo a  la lista de  todos países  en lo referente  a la contaminación del  planeta; debido a lo cual se debe fortalecer el uso de energías limpias para estar en algunos años  dentro del grupo de naciones que menos contagian el medio ambiente, lo que se puede lograr con responsabilidad y humanismo, pero jamás con demagogia electorera.

Uno de los  desastres ambientales más graves que ha tenido la humanidad, fue el accidente de la planta nuclear  de Chernóbil en Ucrania, nación que 26 de   abril de 1986, fecha de aquel infausto suceso pertenecía a  la extinta URSS, estando Ucrania bajo la férula del partido comunista soviético, responsable de la calamidad, lo que claramente nos va demostrando quién ha sido el principal predador del medio ambiente en el mundo, en donde la estafa comunista del marxismo leninismo aparece como  “líder” no solo por lo Chernóbil, sino por otras realidades incontrastables.

La China cuyo régimen es una dictadura comunista,  es el país más contaminador del mundo, porque produce las mayores emisiones de gases de efecto invernadero causantes del calentamiento global; debido a  que el país asiático genera el 30% de las emisiones totales de dióxido de carbono (CO2) que es más del doble de lo que produce EE.UU, recordando que  el CO2 es el principal gas contaminador que afecta el cambio climático. China genera 12 mil millones de toneladas de CO2 y USA 5 mil millones.

Con lo enunciado anteriormente se demuestra que el comunismo en sus diferentes  presentaciones es enemigo de la humanidad, un asunto en  que los partidos y movimientos ecologistas, no se han querido dar cuenta, a causa de  que mucho mamerto funge como ambientalista, ecologista o verde, lo que es un contrasentido, porque para asumir una posición en defensa del planeta, primero se tiene que renegar del marxismo o comunismo totalitario. Recalcando que el movimiento verde de Alemania que fue el primero en cobrar relevancia  a principios de la década de los 80 años del siglo pasado,   antes que conquistar el poder político buscaba defender la vida en el planeta, en cambio para los comunista su obsesión es el poder a cualquier precio, lo que demuestra  en sana lógica que marxismo y ecologismo están en las antípodas.

También no se puede pasar por alto que mientras China (en  donde se originó y expandió el Covid-19)  es el quinto país del mundo con el más  alto índice de mortalidad como consecuencia de la polución a la atmósfera, y  EE.UU es el octavo con más bajos índices de mortalidad por la polución atmosférica, advirtiendo nuevamente que el país asiático es el mayor agente en la emisión de gases de efecto invernadero; por otra parte    no solo el  CO2 produce el calentamiento global, a ello se agrega la deforestación, la formación de las nubes, ciclos oceánicos como los fenómenos del niño y la niña, cambios en el uso agrícola de la tierra, la actividad volcánica y el viento solar, entre otros.

La defensa de la vida en la tierra se pone en riesgo,  y  para no caer en una hecatombe ambiental toda la humanidad orientada por los gobiernos democráticos debe de ser responsable; sin embargo para el caso colombiano salta  a la vista la hipocresía de algunas personas y organizaciones, que se rasgan las vestiduras con la posición que tenía el gobierno de Donald Trump en  EEUU,   pero nunca  han condenado los  5 millones de barriles de petróleo que ha derramado la guerrilla narco-marxista del Eln  en 35 años de voladuras de oleoductos, acompañada en su faena ecocida  por las Farc, tomando esas criminales acciones desde el punto de vista marxista leninista como “forma de lucha”.

Hay  que agregar que para la toma del poder y con la farsa de la rebelión, las Farc y el Eln han deforestado miles de hectáreas de bosque nativo para sembrar coca, lo cual produce un gigantesco impacto ambiental, pero para el comunismo totalitario lo que importa es el poder político sin interesar que se tengan que gobernar  en un desierto, en un cementerio o en los mismísimos infiernos, porque los seguidores del bodrio marxista son enfermizos por conquistar  la burocracia estatal eternizándose en ella, creyéndose predestinados para someter y humillar al resto de ciudadanos.

Las voladuras de los oleoductos por parte de la narco-guerrilla han causado  más  derrame de petróleo,  que lo del Golfo de México en abril de 2010 y el Exxon Valdez en Alaska en 1989, lo que nos dice a las claras que  el Eln y Las Farc han   sido grandes predadores del medio ambiente, al provocar catástrofes ecológicas de esa magnitud, porque atacando la naturaleza se  realiza  un crimen de lesa humanidad  que desde luego afecta enormemente a la población, convirtiendo a esas bandas armadas en enemigas  del planeta, ya que arruinan los ecosistemas y contaminan el agua, la flora y la fauna; sin pasar por alto que  las enseñanzas marxistas  seguidas por los grupos terroristas son  “ guía para la acción” y  su aplicación práctica también la podemos observar con  el crimen ecológico que han producido las voladuras de los oleoductos.

Frente a la crisis ambiental se tienen criterios selectivos por parte de determinados grupos, porque se mira la paja en el ojo ajeno, pero  no se mira la viga  en el propio, ya que   se condenaba con vehemencia a la anterior administración gringa, pero no se conoce el repudio a las acciones terroristas ecocidas del Eln y las Farc( con sus disidencias), tal vez porque esas bandas abrazan los dogmas del marxismo leninismo que por su carácter fetichista con aquello del materialismo histórico y la inevitabilidad  engañan a sectores  ideológica y conceptualmente atrasados, que no se han atrevido a  abrir  los ojos, y  ver  lo que ha significado para la humanidad el engendro criminal y mafioso del comunismo totalitario.

Al senador  Gustavo Petro, quien se desgañita hablando del desastre ambiental, no le conocemos un pronunciamiento contundente en contra de los  ecocidios cometidos por las Farc y el Eln con las voladuras de oleoductos y la deforestación para sembrar coca, resaltando que cerca del 30%  de la deforestación en  Colombia está asociada a  los cultivos ilícitos,   ello significaría que se le da prioridad a las conveniencias políticas antes que a las  razones humanas, y que todo lo que tiene que ver con el marxismo cultural se mueve en función de atacar los valores occidentales, para derrumbar los principios en donde se fundamenta la democracia liberal.

Por la misma línea de  Petro, el partido verde que debería hacer honor a su nombre,  no  musita con respeto  a las acciones anti-ecológicas de las guerrillas marxistas, como si hacer un pronunciamiento en ese aspecto constituyera un anatema, pero en cambio los verdes en Colombia siguen afiliados   a la internacional comunista del   Foro de Sao Paulo, principal padrino político de la corrupción de Odebrecht en Latinoamérica con los exmandatarios brasileños Lula da Silva y Dilma Roussef.

Hay que ser coherentes con la crisis ambiental que amenaza la vida en la tierra,  condenando el terrorismo ecocida practicado por las Farc y el Eln en Colombia y, la actitud irracional de las dictaduras comunistas ante el calentamiento global, quedando patentado que el marxismo leninismo es el principal predador del medio ambiente en el planeta; subrayando además que   Gustavo Petro de manera torticera arenga sobre el cambio climático, únicamente por sus intereses electorales, de acuerdo a lo que se ha visto.

Compártelo:
Imagen por defecto
Ariel Peña
Columnista, Escritor. Presidente de la federación Sindical UTRECOL


Deja un comentario