Interpol busca otra vez al “Chapo” Guzmán. Conozca la celda de donde se fugó

ensegundos.do

 

El poderoso capo mexicano Joaquín Guzmán Loera, conocido como “El Chapo” Guzmán, el jefe del temible Cartel de Sinaloa y considerado el narcotraficante más importante del mundo, se fugó del penal de máxima seguridad Altiplano, en México, ante el asombro de la comunidad internacional y especialmente de la justicia de Estados Unidos que lo requiere para juzgarlo porque lo considera el traficante más buscado del planeta. Ahora la Policía Internacional (Interpol) lo rastrea nuevamente por cielo y tierra para volverlo a capturar.

El polémico personaje había sido capturado el 22 de febrero de 2014 y se  escapó a través de un túnel de 1.500 metros de largo (un kilómetro y medio), que iba desde la ducha de su celda en la prisión, hasta una casa construcción alejada de la cárcel. Una hecho fantástico que parece sacado de una gran película de cartelera. Las autoridades mexicana explican así el escape:

Le dicen “Chapo” por su baja estatura (1,55 m).  Nació el 4 de abril de 1957 en una familia de agricultores del municipio de Badiraguato y comenzó trabajando en los duros campos de Sinaloa, donde sembraba marihuana y amapola. Fue reclutado por Miguel Angel Félix Gallardo, apodado “el capo de capos”  de los mexicanos, y una de las primeras labores de Guzmán fue contactar a narcotraficantes de las ciudades colombianas de Medellín y Barranquilla. Así se dio a conocer  en el mundo del tráfico de drogas y se fue abriendo campo en este negocio, al punto de convertirse en el principal exportador de coca a Estados Unidos -el mayor consumidor mundial de drogas-, Europa y Asia. Su ascenso llegó luego de  la captura de mentor Félix Gallardo en 1989, y de la muerte del legendario “patrón” colombiano Pablo Escobar Gaviria, en 1993.

La cárcel de Altiplano queda en la ciudad de Almoloya de Juárez, ubicada a 90 kilómetros de la capital mexicana llamado el DF, y  alberga a los jefes narcos, asesinos y violadores más peligrosos de ese país latinoamericano. Es una de los siete penales de maxima seguridad de Mexico. Vea en este reportaje de la cadena  de televisión norteamericana Univisión cómo era la celda de “El Chapo”:

“El Chapo”, de 60 años, estaba detenido en el Centro de Readaptación Social N°1, en el área de tratamientos especiales, pasillo número 2, estancia número 20.

Según las autoridades mexicanas,  el túnel por el que huyó el capo del narcotráfico tiene 1,7 metros de alto y unos 80 centímetros de ancho y desemboca en el municipio de Santa Juanita, en la misma ciudad de Almoloya. Los expertos creen que se removieron más 1500 toneladas de tierra para hacer el túnel y se utilizaron unos 500 camiones para transportarla a otro lugar.

A  las 20  horas locales (de México) de ese sábado 12 de julio, los encargados del penal le dieron su dosis diaria de medicamento. Casi una hora después, las cámaras de seguridad registraron la imagen de Guzmán por última vez. Luego, tras notar su ausencia, se activó la alarma en el penal Altiplano, donde minutos más tarde se encontró  la boca de un túnel de 50 centímetros de diámetro en la ducha de la celda de “El Chapo”.

clarin.com

Las autoridades explicaron que  ese túnel “iniciaba con un hueco de forma rectangular en la ducha de aproximadamente 50 por 50 centímetros y metro y medio de profundidad”, y que a su vez comunica con un conducto vertical de diez metros de profundidad habilitado con una escalera”.

elpais.com

Así se llega a hasta el túnel de 1,7 metros de altura y de unos 80 centímetros de ancho, que se extiende con una longitud aún indeterminada, pero que en línea recta, de punto a punto, representa más de 1.500 metros”, agregaron las autoridades mexicanas.

Las autoridades ahora vigilan el túnel por donde escapó Guzmán / clarin.com

El túnel tenía tubería para ventilación y para alumbrado, una motocicleta adaptada sobre rieles como mecanismo de tracción mediante el cual se extraía la tierra producto de la excavación y transportaba las herramientas y máquinas utilizadas para la perforación. A lo largo del pasaje subterráneo se encontraron tanques de oxígeno, recipientes con combustible, madera de cimbra (para la construcción) y tubería PVC.

El pasaje desemboca en un inmueble que se encuentra en obra, ubicado al suroeste del centro federal en la colonia Santa Juanita, que está rodeado por sembradíos de maíz.

La casa en construcción en los alrededores del penal / clarin.com

Twitter anunciando el escape

Luego de la increíble fuga de “El Chapo”, una persona que se hace llamar Alfredo Guzmán, quien presuntamente sería hijo del capo, había mandado un twitter en el cual hablaba de la fuga del jefe mafioso mexicano.

El mensaje dice “A mi Apá  no más le pega la gana y se fuga de la prisión”. Lo cual es investigado por las autoridades para verificar su veracidad.

Alfredo Guzman, hijo del Chapo

También la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) había advertido sobre informaciones sobre una supuesta fuga del capo.

La segunda fuga de “El Chapo”

 No es la primera vez que Guzmán se fuga: en 2001 también huyó del penal penal de máxima seguridad de Puente Grande, de Jalisco, en el oeste de México, donde cumplía una condena de 20 años y llevaba ocho detenido. Se cree que se escondió en un carrito de lavandería (o ropa sucia) y, con la complicidad de los guardias, logró pasar por seis puntos de vigilancia hasta llegar al estacionamiento de la cárcel, recuerda el diario argentino clarin.com, citando fuentes mexicanas.

“El Chapo” había apturado por el Ejército el 9 de junio de 1993 en territorio guatemalteco, cuando el actual presidente de ese país centroamericano, Otto Pérez Molina, era el coronel-director de la Sección de Inteligencia (G-2).  El capo fue inmediatamente entregado al gobierno mexicano, pero en el 2001 huyó de la penitenciaría Puente Grande.

Sobre las míticas fugas  de “El Chapo”,  el presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo publicamente a la televisión internacional que sería imperdonable otro escape de Guzmán. Ahora se tiene que tragar sus palabras…   Vea su versión en este video de Youtube:

Un total de 18 agentes penitenciarios serán llamados a declarar ante fiscales en Ciudad de México sobre esta espectacular fuga de Guzmán, para determinar su responabilidad.

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario