Un avión con los carros

El empresario Gustavo Lenis, nuevo gerente de la Hyundai

 
La forma cómo querían golpear al empresario automotriz, Carlos Mattos, buscado por la justicia colombiana, en el millonario negocio de la firma coreana Hyundai. Su competencia, el Grupo Eljuri de Ecuador, gerenciado por Lenis, ahora, luego del escándalo, busca no pagarle a Mattos una indeminzación por más de U$18 millones. 

Gustavo Lenis Steffens no era muy conocido por los colombianos de pie hasta cuando en una entrevista en la que la periodista Vicky Dávila le preguntó, como Director de la Aeronáutica Civil, sobre unos controladores aéreos que no se presentaron a trabajar en el aeropuerto de Manizales, respondió iracundo y con cierto aire de cinismo: “la verdad es que yo no se cómo opera eso”, “yo no sé. Yo no tengo por qué saberme el código”. Ante la desfachatez de las respuestas la periodista lo llamaba a responder y el director terminó por mandarla a que le preguntara a “su mamá”, a lo cual la periodista le dijo que esa respuesta era una payasada y Lenis en tono airado y envalentonado le respondió “más payasa es usted”.

https://youtu.be/68kyw9VWsac

Como dijo la periodista la postura de sobradez de Lenis y la forma en que subestimaba las implicaciones trágicas que hubiera podido tener el episodio, mostraron a los colombianos un personaje arrogante y altanero que muy poca confianza generaba a los periodistas y a los usuarios que lo escuchaban. Un tiempo después el excongresista Ramiro Varela habló en una columna en el diario El País de lo que el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, llamó “pocilga” para referirse a los líos en torno al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, en medio de un memorando de entendimiento sobre los problemas originados en una pésima relación contractual entre el Gobierno, el Ministerio de Transporte, la Aeronáutica Civil y el contratista concesionario, Aerocali, representado por el hermano de Gustavo Lenis, Ricardo Alberto Lenis.

Días después se hizo famoso un episodio que se llamó el reversazo según el cual el saliente director de la aeronáutica civil, Gustavo Lenis, quien ya había tenido una trayectoria en el mundo de la aviación, precisamente en Avianca, ahora protagonizaba la idea de trasladar la Feria Aérea de Rionegro al aeropuerto de Calí, dónde estaban los intereses de su hermano Ricardo, contratista del aeropuerto de Cali por medio de Aerocali. El traslado de la feria tenía tan poca presentación debido a la existencia de los lazos familiares del director de la Aeronáutica que el propio presidente Juan Manuel Santos tuvo que atender los llamados del empresariado antioqueño y de su gobernador Luis Pérez para echar atrás la jugada no muy transparente de los Lenis Steffens.

Luego se hizo pública la noticia de que Gustavo Lenis dejaba el mundo de los aviones para volver al de los carros. El director de Aerocivil renunciaba a su cargo para regresar y ponerse al frente de la representación en Colombia de la automotriz coreana Hyundai, pero lo curioso era que esta vez se pasaba para el lado de unos cuestionados empresarios ecuatorianos que ahora se enfrentaban a su antiguo jefe Carlos Mattos. Su decisión de pilotear el sector automotriz, donde había sido exitoso de la mano de Mattos dejaba un sabor a traición porque ahora lo fichaba Neocorp, filial en Colombia de NeoHyundai, que a su vez hace parte del poderoso grupo empresarial ecuatoriano Eljuri, quienes tomaron la representación de la marca coreana en Colombia, tras la estrepitosa salida del negocio del colombiano Carlos Mattos, despojado de la franquicia luego de una relación comercial de 20 años con Hyundai Motor Company.

Pero el divorcio de Mattos con la Hyundai ha traído secuelas dolorosas. Gustavo Lenis, hoy directivo de Neocorp, la firma que se quedó con el negocio de Hyundai en Colombia, era ahora investigado por la Fiscalía General de la Nación por el delito de fraude a resolución judicial, por una presunta omisión a la decisión del juez Sexto Civil. La información tiene que ver con algunas acciones derivadas del pleito judicial entre Neocorp y la Sociedad Hyundai Colombia Automotriz S.A., propiedad de Carlos Mattos, por la comercialización de los vehículos de origen surcoreano. Estas investigaciones contra Lenis se iniciaron luego de la denuncia interpuesta por el grupo de abogados de Mattos y la indagación es adelantada por la Fiscalía 70 Seccional de Unidad de Administración Pública. Para algunos aquí que conocen a Lenis en esta investigación puede estar la clave de lo que ha ocurrido en el caso Mattos y su exgerente puede ser el eslabón perdido en los últimos episodios alrededor de este sonado caso.

A pesar de que se llegó a un acuerdo entre Neocorp y Hyundai Colombia Automotriz, y se dio vía libre a la comercialización de los automóviles coreanos la batalla jurídica se ha extendido y no se descarta una guerra sucia del grupo Grupo Eljuri contra Mattos, instigada por Lenis y por algunos prestigiosos abogados que preferirían que el saldo aún no pago por los ecuatorianos a Mattos, no se hiciera efectivo sino que se volviera un negocio para ellos y los ecuatorianos. Según esta hipótesis de los 36 millones de dólares, cifra por la que se tasó la medida cautelar ganada por Mattos, solo se ha pagado un 50%, con lo cual resultaría apetitoso imaginarse un escenario en donde se pudiera evitar ese pago y quienes lo lograran tendrían una jugosas primas de éxito. En este supuesto habría unas buenas sumas tanto para Lenis como para los abogados.

Por Alberto Rivera

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario