Un hombre del corrupto “Ñoño Elías” haría parte de la nueva Comisión Disciplinaria que investigará jueces

Yebrail Haddad quiere ser uno de los magistrados que investigue a la Rama Judicial pero no puede ocultar su estrecha amistad con el corrupto "Ñoño" Elías, quien lo catapultó políticamente.

 

El Artículo 257 de la Constitución Nacional le dio vida a la llamada Comisión Nacional de Disciplina Judicial, que reemplazará muy pronto a la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura y  ejercerá la función jurisdiccional de investigar y sancionar a los funcionarios y empleados de la Rama Judicial en toda Colombia.

La norma dice que esta Comisión estará conformada por siete Magistrados, que serán elegidos por el Congreso de la República en Pleno de tres ternas enviadas por el Presidente Iván Duque Márquez y otras cuatro elaboradas por el Consejo Superior de la Judicatura, previa convocatoria.

Tendrán periodos personales de ocho años y deberán cumplir con los mismos requisitos exigidos para ser Magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Pues bien, más de uno corrió a inscribirse para hacer parte de la  nueva Súper Corte de Colombia, que podría tener más poder que los otros Altos Tribunales del país y es el reemplazo cantado del Consejo Superior de la Judicatura.  Podrá disciplinar a abogados, fiscales, jueces y hasta magistrados de todos los tribunales, pero no a los togados de la Suprema, la Constitucional y el Consejo de Estado. En definitiva, pondrá en cintura a 25 ml empleados de la Rama Judicial.

Otros, empezaron a mover sus fichas políticas para que el Presidente Duque los meta en las ternas que enviará el Gobierno.

Entre esos concursantes se destaca un personaje que tuvo un pasado no mostrable por sus nexos con el oscuro ex congresista cordobés del Partido de La U, Bernardo Elías, conocido como “El Ñoño”, actualmente detenido, al ser condenado a 6 años de cárcel, por casos de Corrupción vinculados con la constructora brasileña Odebrecht, que pagaba grandes coimas para recibir los contratos del Estado en la época del ex mandatario Juan Manuel Santos.

Ese aspirante a la Comisión Disciplinaria se llama Yebrail Haddad Linero, un exalcalde de Ocaña (Norte de Santander) que nadie conocía en su región, pero con el apoyo de Bernardo Elías y su “Ñoñomanía”, se volvió muy popular.

Haddad es un abogado con maestría en derecho público se dio a conocer levemente en 2004, cuando fue personero de Ocaña y comenzó a hacer su nicho político.

Luego llegó en el 2008 a la Alcaldía de ese municipio, el segundo más importante de Norte de Santander, con el partido Alianza Social Indígena (ASI), avalado por la corriente política del ex gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo.

Pero años más adelante, tomó un giro inesperado y comenzó a hacer política en el departamento, especialmente en Ocaña, a favor del “Ñoño” Elías.

Su gran amistad con el “Ñoño” viene por colegaje y paisanaje ya que ambos son descendientes de sirio-libaneses, una colonia muy unida en Colombia y famosa por ayudarse mutuamente.

También compartieron mucho en el año 2013, cuando Haddad trabajó en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) nacional, como subdirector del Sistema de Articulación Regional, al lado de Diego Molano.

Según el portal La Silla Vacía, para esa época Joche Tous, ex representante a la Cámara de Córdoba y entonces fórmula del “Ñoño” en las legislativas de 2014, era el director ICBF en la regional cordobesa, y le presentó a Haddad el “Ñoño”, con quien hicieron un acuerdo político para Norte de Santander. La empatía fue inmediata.

De acuerdo con el citado Portal, “Haddad impulsó el nombre del “Ñoño” al Senado en Ocaña porque le atrajo la manera en la que jalonó a través de la “mermelada” o cupos indicativos de Santos 80 mil millones de pesos para invertir su natal Sahagún, Córdoba”.

Recordemos que los cordobeses Bernardo Elías, “El Ñoño”, y Musa Besaile, fueron los dos ex congresistas, entre otros, que más obtuvieron la famosa “mermelada” en el Gobierno de Juan Manuel Santos, representada en miles de millones de pesos supuestamente destinados a hacer obras en las regiones, pero que al final fueron utilizados para ganar votos, tanto para los parlamentarios que manejaron esa impresionante cantidad de dinero, como para la reelección de Santos. Las mencionadas obras nunca se realizaron. Un estruendoso caso de corrupción agazapado y no investigado en Colombia en la era del exFiscal Eduardo Montealegre, como tantos otros.

El éxito de la unión entre  Haddad y el “Ñoño” fue tajante,  porque en las elecciones al Senado del 2014, Elías pasó de tener 577 votos en Norte de Santander a lograr 3.871, de los cuales 1.731 fueron de Ocaña. En ese municipio, el “Ñoño” le ganó al senador de La U Manuel Guillermo Mora -que es del citado departamento- y el cordobés fue el segundo más votado en toda la región. Solo le ganó el cacique conservador Juan Manuel Corzo.

Luego Haddad, de la mano del “Ñoño”, realizó una gran jugada para mantenerse vivo políticamente: se hizo nombrar como Secretario de Gobierno de Norte de Santander, durante la gestión del dirigente de La U  William Villamizar Laguado,  en 2016 y hasta fue gobernador encargado. Ahí empezó a convertirse en uno de los funcionarios más visibles del departamento. Dicen que en eso influyó el gran manejo económico del ex senador Elías con la “mermelada” santista que movía voluntades.

Su larga amistad con el “Ñoño” también le habría servido a Haddad para saltar en el año 2017 a otro importante cargo. Se convirtió en Magistrado Auxiliar del poderoso Consejo de Estado, donde se definen los negocios más jugosos del país.

No olvidemos que el “Noño” Elías tenía, en su época de furor económico y político, estrechos nexos con muchos magistrados de las Altas Cortes vinculados al deshonroso “Cartel de la Toga”, un grupo de togados corruptos que cobraban por sus fallos o sus decisiones judiciales en esos importantes tribunales.

Ahora Haddad aspira a dicha Comisión de Disciplina Judicial, que estaría conformada por magistrados que no deben tener tacha en sus hojas de vida, ni mucho menos vínculos con personajes oscuros, para poder obrar en forma diáfana en el marco de la ley, pero él de salir ternado no sería uno de ellos, porque tiene detrás el inri del otrora poderoso “Ñoño” Elías.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario