Bogotá no puede seguir equivocada

0
116

Por Marco Tulio Gutiérrez.

¿Desde cuándo Bogotá no tiene alcalde? Esta es una frase que podría ser del común o de mucha realidad, porque la capital adolece de un líder que ponga su capacidad de producir los cambios drásticos que requiere ahora mismo en un momento que no encuentra salidas a muchos de sus persistentes problemas: La seguridad y tranquilidad ciudadana, la movilidad, el urbanismo, el aseo, etc.

Mazuera construyó la avenida El Dorado, Barco la avenida 68 y otras muy importantes vías como la calle 100 al norte, Juan Martín Caicedo la carrera 30, Durán Dussán, los puentes sobre esa avenida, y Pastrana nos quitó lo único civilizado que teníamos: el transporte alimentado de energía eléctrica llamado Troley Bus. Ramírez Ocampo nos dejó la avenida circunvalar, única obra de conexión hacia el centro por los cerros y la idea de usar vías en los fines de semana como ciclovía, marca de Bogotá a nivel mundial, además creó el Fondo de Vigilancia y Seguridad e implementó el uso de zonas públicas a favor de la gente.

Jaime Castro reorganizó las finanzas de la ciudad y le dio viabilidad económica, Andrés Pastrana hizo la avenida Suba, obra que desarrolló ese sector, Antanas Mockus nos generó la cultura ciudadana y Peñalosa inició el cambio a una ciudad moderna y ahora frente a este segundo gobierno guardamos ilusiones de buen suceso.

En los últimos años la ciudad perdió el rumbo, aunque Petro entendió que gobernar Bogotá solo para los pobres resultaba acertado olvidando que en esta ciudad se alojan todos los sectores sociales.

Mientras tanto Medellín tiene metro, tranvías, cables, y ahora tendrá escaleras eléctricas.

Bogotá necesita una persona que tenga la experiencia, el conocimiento y el carácter firme para volcar las cosas que vienen mal y a las que nadie le ha puesto el empeño de transformarlas, pero por lo visto no aparece un candidato que tenga esas condiciones, salvo que el presidenciable Germán Vargas Lleras se baje de ese bus y emprenda una campaña que le imprima la altura que amerita la capital.

Bien podría el Partido Liberal en consenso con La U, Cambio Radical y hasta el Centro Democrático tomar la decisión pronta, para que otros candidatos de izquierda no le cojan ventaja, de lanzar a Vargas Lleras quien demostró con solvencia su capacidad gerencial y política para armonizar un plan de desarrollo transformador del retroceso en el que decayó la ciudad tras gobiernos que si bien intencionados, no ejecutaron las tareas que el ciudadano necesitaba.

Resulta pertinente decir que Germán Vargas Lleras fue el único que en la anterior campaña presidencial mostró una política pública clara y contundente para Bogotá, empujándola hacia el gran motor de desarrollo del país.

Frente a la seguridad del distrito capital propuso aumentar el pie de fuerza de la policía mejorando su efectividad, trasladar las cárceles La Modelo y el Buen Pastor y desarrollar proyectos de renovación urbanística en estos terrenos, apoyo decidido a la lucha contra la inseguridad en TransMilenio, implementar mecanismos jurídicos para reducir sustancialmente el robo en la ciudad, en especial el de celulares, fomentar campañas contra el microtráfico de estupefacientes, entre otras.

En cuanto a la movilidad habló de promover un sistema de transporte eficiente, sostenible y multimodal para mejorar la movilidad de los bogotanos, garantizar y dinamizar la construcción del metro como eje y complemento al sistema de movilidad urbana, impulsar la infraestructura requerida para mejorar la logítica de las empresas y la competitividad regional.

Para la generación de empleo y de ingresos planteó la creación de empleos de calidad mediante la dinamización de la economía de la ciudad, apoyar la creación y la sostenibilidad de las empresas en la formalidad, fortalecer la productividad de las empresas con innovación y conocimiento, y ampliar las oportunidades de formación para los bogotanos.

En medioambiente expuso asegurar la provisión de agua para Bogotá y la región en el mediano y largo plazo, mitigar los riesgos del cambio climático, velar por un aire puro para los capitalinos y para nuestras ciudades, conservar los cerros orientales como fundamento de la sostenibilidad ambiental, económica y social de la ciudad, promover una cultura de reciclaje y aprovechamiento de los residuos.

Así mismo formuló las acciones a seguir para garantizar la salud y la educación de los bogotanos, y el ordenamiento territorial y la integración regional, temas que permitieron a los ciudadanos conocer más sobre su capacidad y conocimiento en los diversos temas de la ciudad.

Bogotá necesita de una persona que vaya en la misma línea del nivel central y que tenga una interlocución directa y abierta con el presidente Duque para sostener las políticas públicas que garanticen un trabajo arduo y ejecutivo por la ciudad, y hasta ahora no veo otro candidato de ese talante diferente a Vargas Lleras. ¡Germán, mídasele, que la ciudad lo necesita!, porque si no es usted, ¿Quién lo será?

(*) Abogado Constitucionalista.

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here