La toma y retoma sangrienta del Palacio de Justicia en videos de las redes sociales


 

Aquel 6 de noviembre de 1985, hace treinta años, Colombia vivió un episodio violento que nunca se olvidará, pues las generaciones lo recordarán como el único asalto armado a uno de los máximos organismos del país, que fue cubierto por los medios de comunicación en directo. Se trata de la toma y retoma del Palacio de Justicia (donde funcionaban las Altas Corte como la Suprema de Justicia y el Concejo de Estado) en el centro de Bogotá.

La toma fue ejecutada por parte del desmovilizado y amnistiado grupo guerrillero M-19, comandados por el cienaguero Andrés Almarales, que fue financiado por el fallecido capo del Cartel de Medellín, Pablo Escobar Gaviria, para que quemaran o destruyeran todas los archivos o pruebas contra los narcotraficantes de la época y todos los proyectos y normas sobre la extradición para evitar ser enviados a las cárceles de Estados Unidos, con el que Colombia tenía pensado hacer ese acuerdo con el fin de combatir el tráfico de drogas, tratado que al final se realizó.

El acto terrorista comenzó a eso de las 11 de la mañana, lo cual produjo una retoma sangrienta de las Fuerzas Armadas del Estado al Palacio y los hechos duraron 28 horas, terminó el 7 de noviembre. El saldo fue de 43 civiles (incluyendo magistrados, funcionarios de la rama judicial y visitantes), 33 guerrilleros y 11 militares muertos.

Muchos disparos; bombas; fuego; abundante humo; gritos; llantos; gente corriendo con cara de pánico o ensangrentas; helicópteros de la Policía; tanquetas del Ejército entrando al Palacio; súplicas; ajusticiamientos; la Casa del Florero donde alojaban a los rescatados con vida; desaparecidos, injusticia e impunidad, es lo que se recuerda de esa lamentable acción.

 

Del hecho quedan testimonios desgarradores como el del magistrado Alfonso Reyes Echandía, presidente de la Corte Suprema de Justicia, suplicándole al entonces Presidente de Colombia, el conservador, Belisario Betancurt Cuartas, que los militares cesaran el fuego porque los iban matar a todos, que los guerrilleros del M-19 estaban con ellos y los tenían prisioneros junto con otros funcionarios de la Corte, pero que no estaban disparando. Que pararan el fuego urgente, que cese el fuego, que se oían muchos disparos y eran de los militares. que todos iban a morir. A lo que el entonces mandatario nunca musitó. Betancurt, al final no hizo nada y el resultado fue un masacre de decenas de colombianos.

Magistrados sobrevivientes aseguran que los magistrados fueron acribillados por los guerrilleros en los baños del Palacio al verse acorralados y luego los integrantes del Ejército mataron a casi todos los subversivo. Se asegura que las tropas militares ingresaron sólo con la misión de dar de baja a los rebeldes y rescatar al entonces magistrado Jaime Betancurt Cuartas, hermano del Presidente Belisario Betancurt, y a Clarita de Castro, esposa del Ministro de Gobierno de la época Jaime Castro.

Alfonso Reyes Echandía

 

La Ministra de Comunicaciones de ese momento era Noemí Sanín, quien ordenó censurar a los medios que trataban de transmitir en ese instante, comandados por Caracol Radio que tenía toda la audiencia del país transmitiendo en directo desde las afueras del Palacio, bajo la dirección de Yamid Amat. Al parecer la idea de Sanín era que los colombianos no conocieran los detalles del caso para preservar la imagen gubernamental, pero los medios fueron claves, porque a través de ellos los magistrados le mandaban mensajes al Presidente Betancurt para parar el fuego oficial, pero este callaba; se comunicaron con el Presidente del Congreso y le pidieron ayuda para cesar el fuego, pero fue inútil; además le informaron a la ciudadanía sobre los hecho y pedían ayuda, sin que nadie lo apoyara.

El entonces coronel de la Policía, ahora general negociador de la paz, Óscar Naranjo, era el jefe de escoltas de los magistrados de la Corte Suprema sacrificados, pero por alguna razón que no se ha aclarado, los togados no tenían seguridad porque se les había suspendido dos días antes. Esto permitió a los hombres del M-19 entrar con facilidad al Palacio.

Ex Presidente Belisario Betancurt

 

Belisario es considerado el gran responsable del holocausto del Palacio porque no hizo nada para salvar a los magistrados y civiles a pesar de las súplicas. Se dice que los altos poderes militares no lo dejaron actuar y este aceptó con sumisión. Sin embargo, en Colombia a los ex presidentes es casi imposible juzgarlos y, por eso, su actuación personal como el más alto funcionario público del país dormirá en la impunidad.

También deben responder ante la justicia Sanín por acción, que al final ayudó a concretar la matanza, y Naranjo para que explique porqué le quitó la seguridad a ese recinto de la justicia.

Los miembros del M-19 que sabían de la toma y participaron en su planeación que sobreviven (Antonio Navarro Wolf, Gustavo Petro, Vera Grave, Otty Patiño, Patiño, Everth Bustamante, Rosemberg Pabón y muchos otros), fueron amnistiados y ninguno fue procesado. Hay dos militares condenados. El General Jesús Armando Arias Cabrales, como comandante del Ejército del momento y máximo responsable de la sangrienta retoma militar al Palacio, y  el coronel del Ejército Alfonso Plazas Vega, encargado de dirigir la retoma y entrar los tanques al Palacio, siguiendo las órdenes de Cabrales.

La justicia colombiana se ha dedicado en más de dos décadas a investigar dónde están los supuestos desaparecidos de la toma y retoma de dicho Palacio, muchos de los que se dice fueron llevados a la Casa del Florero.

Estas son las versiones, en video, sobre el holocausto del Palacio de Justicia que más se han visto en la red social YouTube

http://youtu.be/iUdYAAE_Qfw

Especial de Caracol, donde se oye la voz del magistrado Reyes Echandía pidiendo que cese el fuego militar.

 

Especial de Caracol en el que el ex guerrillero del M-19 saliente alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, entrega su versión sobre cómo el grupo subversivo hizo el asalto, al igual que el condenado coronel Alfonso Plazas, encargado de la retoma.

 

http://youtu.be/_Q_eEr_tvUE

http://youtu.be/4qQNxvA6crc

Versiones del desparecido Noticiero Nacional que sirven para la memoria histórica del país.

 

Versión del pueblo sobre el hecho. Un habitante de la calle, que es historiador, comenta el holocausto del Palacio como testigo presencial de los hechos.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario