Las Dos Bestias Apocalíticas Venezolanas

Los dictadores Fidel Castro y Hugo Chávez

 

Ariel PeñaAl cumplirse 7 años del fallecimiento de Hugo Chávez el pasado 5 de marzo,  ese sátrapa  venezolano que condujo a su nación a  los peores sufrimientos que haya conocido el pueblo en los últimos 200 años,  vale la pena  mirar a la Biblia en el libro de apocalipsis capitulo 13, en donde el apóstol San Juan narra la aparición de dos bestias, que representan el poder político, principalmente, y de cierta forma al  religioso en el que se convierte  una doctrina política que por su naturaleza  mentirosa, dogmática y criminal lleva a adorar a un personaje siniestro y perverso, por parte de sus seguidores, que en su mayoría no saben lo que hacen, pero la cúpula comunista que domina a la patria de Bolívar sabe   que está haciendo el mal y se  complace con ello, por su carácter diabólico.

El apóstol San Juan en su tiempo, se podría estar refiriendo al Imperio romano, en su descripción de las dos bestias, pero por las características actuales cuando un régimen  político  conduce  al hambre, la muerte, la tortura y el desplazamiento de sus ciudadanos a otras naciones(6 millones de refugiados venezolanos en 4 años), perfectamente el carácter bestial se aplica a una dictadura como la chavista venezolana que ha envilecido a las masas, y que se ufana por esa situación, ya que los seres humanos para el comunismo son simples objetos que se usan para satisfacer los apetitos de su  camarilla.

Así que la primera bestia venezolana de acuerdo al apocalipsis, por su maldad como engaño a los ciudadanos y los llevó al desastre, es Hugo Chávez, recordando que  en  la intentona  golpista  de febrero de 1992  fue apresado y luego liberado después de  2 años por el gobierno de Rafael Caldera, lo  que estaría de acuerdo con el  mismo capítulo 13 del apocalipsis en el verso 3 : “Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada;  y la gente se fue en pos de la bestia”;  a lo que hay que agregar, que esa bestia estaba  a las ordenes del dragón que representaría al comunismo, lo que no es difícil de entender, ya que el marxismo en su salvajismo es responsable de el mayor número de crímenes que se han cometido en toda la historia de la humanidad.

La segunda bestia apocalíptica venezolana, sin lugar a dudas es el actual dictador  Nicolás Maduro, porque  es la continuación de  la obra perversa de Chávez y hace que lo sigan mediante la fuerza bruta  y el engaño, con el agregado que  cumple con la marca de la bestia, que según el apóstol San Juan es el numero 666, pero que puede ser otro símbolo como en  el caso venezolano del “carnet de la patria” con los  Comités  Locales de abastecimiento y Producción (CLAP), en donde solo se les da comida y pueden adquirir artículos de primera necesidad  los que siguen como ovejas a la pandilla marxista venezolana, cumpliéndose  el verso 17 del mismo capítulo 13 del  Apocalipsis que dice: “Y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el numero de su nombre”; así que  cualquier parecido con las aflicciones que ha sufrido el pueblo venezolano con Chávez y Maduro y las 2 bestias del apocalipsis que le traen gran dolor a una población, no están lejos de la realidad convirtiéndose en una analogía.

Hay que reiterar que Hugo Chávez, fue un personaje funesto  que vivió haciendo el mal y murió haciendo el mal, orientado por el tirano cubano  Fidel Castro que es  parte  del dragón   que  menciona el Apocalipsis, lo que demuestra que la maldad bestial de Chávez, no tenia limites, pues  las desgracias y sufrimientos que le infringió a los venezolanos, fueron premeditados para enajenar y adocenar a la población, buscando la perpetuidad en el poder del comunismo.

Chávez no tuvo dignidad ni para morir, ya que tanto   su enfermedad como su muerte fueron  repugnantes,  al dejarse utilizar de una manera miserable por Fidel Castro, de pronto buscando la inmortalidad, pero hay que aclarar que en apocalipsis 19:20, menciona que la bestia fue apresada y lanzada a un lago de fuego que arde con azufre. Ese será también el destino de la otra bestia, ya que el  par de monstruos han  hecho sufrir lo indecible al  noble pueblo venezolano.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario