Trump, entre su derrota o el de la democracia norteamericana

De continuar con el rechazo a la derrota, el saliente Donald J. Trump se convertirá en el primer presidente en romper una larga tradición pacífica del traspaso presidencial en su país.

Si algo ha caracterizado a los EE.UU. es que a lo largo de su historia, siempre tuvo transiciones pacíficas del poder. Una conducta que ya lleva más de 200 años de historia. Desde el año 1797, cuando George Washington le hizo entrega el mando a su sucesor, John Adams. A punto de quebrar esa tradición, el presidente Trump lo hace en base a acusaciones de fraude.

Este tipo de acusación es algo que no se ha visto jamás en la historia norteamericana reciente. La palabra fraude utilizada por Donal Trump, para aferrarse al poder y no aceptar su derrota puede conllevar consigo una infinidad de problemas institucionales. Ya que la denuncia de fraude, si se la utiliza con fines políticos, puede traer consigo problemas en el seno mismo de la Democracia. Por lo que puede no solo ser la derrota de un presidente, puede ser una gran derrota –por el daño causado– a todo el sistema democrático.

La idea del fraude sumó muchos adeptos de pensamiento visceral, lo que ha generado la viralización de las acusaciones, multiplicando los clics e incluso logrando aparecer en titulares sensacionalistas. Sin dimensionar que semejantes acusaciones comprometen la estabilidad institucional, no solo de dicho país sino de toda la región, ya que siempre ha funcionado como modelo democrático moderno.

Cinco factores que ponen al fraude electoral en entredicho

1. “Las elecciones más seguras de la historia de EE. UU.”: Así se pronunciaron las autoridades electorales el pasado 12 de noviembre. Formada por una coalición bipartita de autoridades electorales federales y estatales del Departamento de Seguridad Nacional concluyeron que “No hay evidencia de que ningún sistema haya borrado, perdido, o cambiado un voto, o que se haya visto comprometido”.

2. “Acusaciones infundadas”: Observadores internacionales ratifican credibilidad de resultados. Fue uno de los dichos resaltados por la OEA en su informe preliminar. Además, la Organización de Estados Americanos declaró que no ha “observado directamente ninguna irregularidad” y pidió a los candidatos evitar “especulaciones perjudiciales”. Por su parte, los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) criticaron al mandatario Trump y señalaron que sus “acusaciones infundadas” sobre deficiencias sistemáticas en los comicios “dañan la confianza” en las instituciones.

3. Comunicado de prensa de las empresas de tecnología electoral. El abogado de Trump, Rudolph Giuliani ha señalado a varias empresas proveedoras de la tecnología electoral como: Dominion, Indra, Scytl, y Smartmatic. Pero la realidad es que sólo Dominion provee tecnología para contar votos en ese país; por ejemplo, la empresa Smartmatic limitó su participación en las elecciones de EE. UU. 2020 en el condado de Los Ángeles, y su rol fue el de fabricar máquinas para marcar boletas de papel, por lo que no participaron en el conteo de votos.

4. Abogados de Trump abandonan la pelea. Un indicador llamativo e importante, es que dos de los escritorios de abogados que asistían al presidente Trump se han retirado del proceso. Sumado a las decisiones en contra del reclamo, que aún no han entregado pruebas del fraude, empinan el camino legal para el Presidente.

5. Involucrar a Venezuela. Una de las estrategias del abogado de Trump fue la de involucrar a Venezuela dentro del centro del debate. Dada la baja probabilidad de revertir el resultado de la elección, esta estrategia les es funcional para desviar la atención y mejorar el engachement. En este sentido, involucraron a la empresa anglosajona, Smartmatic, como parte del fraude electoral. Una empresa que ha registrado más de cinco mil millones de votos en elecciones en 25 países, y todas las auditorías realizadas han demostrado la exactitud de los resultados. En sus 16 años en la industria electoral, no ha habido un solo reclamo o protesta electoral que haya procedido y todas las elecciones realizadas con la tecnología de esta compañía han sido avaladas por prestigiosas instituciones como el Centro Carter, la OEA, y la Unión Europea. Más aún, para esta elección no contó votos en ningún estado o condado de Estados Unidos. Solo prestó otro tipo de servicios dentro del Condado de Los Ángeles.

Hay mucha evidencia que garantiza y corrobora la integridad de las elecciones; información que está a la vista de todos. Las semanas venideras serán fundamentales para saber si Trump aceptará los resultados y estará dispuesto a entregar la Casa Blanca para continuar con la tradición democrática, o si está dispuesto a sacrificar la democracia para no asumir su derrota.

Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario