Acuerdo sobre desminado es un avance en la paz


 

Según las estadísticas de organismos del Estado, en Colombia hay más de 11 mil víctimas de minas, contabilizadas desde 1990 hasta 2015. De estos afectados, 1.110 han sido niños, 326 mujeres y 6.817 miembros de la Fuerza Pública. 

El Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc llegaron a un compromiso histórico que pretende limpiar y descontaminar los territorios de Colombia en los que hay sembradas minas antipersona, artefactos explosivos artesanales, municiones sin explotar y restos de material de intendencia ocultos en caletas. Estos objetos han sido enterrados por la subversión en diferentes sitio del país, donde operan sus frentes, como una táctica de guerra.

Este trascendental  anuncio fue realizado por las delegaciones de ambas partes que están reunidas en las mesas de conversaciones de paz en La Habana, Cuba.

La noticia surgió mediante una rueda de prensa en la que estaban presentes los jefes negociadores del Gobierno, Humberto de la Calle, y de las Farc, Iván Márquez, además de los representantes de los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega.

 

 

“Se trata de un nuevo y decisivo paso en el desescalamiento del conflicto armado. La tarea que haremos con la colaboración de una organización Noruega especializada en desminado, significará llevar alivio a las zonas más afectadas por décadas de violencia. Será un trabajo en el que participarán miembros representantes de las Farc, sin uniforme, sin armas y previa suspensión temporal de las órdenes de captura de acuerdo con la ley, para brindar la información requerida y acompañar el proceso de desminado. El Batallón de Desminado del Ejército Nacional -BIDES- se encargará de la limpieza y desminado de las zonas bajo la coordinación de Noruega. Todo esto se dará en un marco de diálogo con las comunidades con el fin de informar a los ciudadanos de los procesos y mecanismos”, explicó Humberto de la Calle.

El vocero del Gobierno aclaró: “Nuestro objetivo principal con estas conversaciones es poner fin al conflicto evitando así víctimas futuras en nuestro país, por eso la propuesta de desminado es un primer paso pero un paso gigante hacia la paz. Esto es una muestra de que estamos trabajando en la dirección correcta. Otro hecho que así lo demuestra es la participación de seis generales activos en la Subcomisión Técnica del Fin del Conflicto. Serán los miembros de las Fuerzas Armadas los encargados de explorar las opciones para conseguir el cese al fuego bilateral y definitivo y la dejación de armas”.

Por su parte, el Presidente de la República, Juan Manuel Santos, al terminar la reunión del Consejo de Ministros celebrada en Montería y enterarse del tema, lo calificó como un paso importantísimo para poner fin al conflicto en Colombia.

 

 

“Esto que sucedió, este acuerdo a que llegaron los negociadores del Gobierno y las Farc para iniciar el desminado, es un paso importantísimo, porque era un paso necesario, como demostración de que efectivamente vamos en el camino correcto para ponerle fin a un conflicto que nos ha desangrado durante más de 50 años”, declaró el Jefe de Estado.

Santos precisó que el proyecto de eliminación de artefactos explosivos se va a iniciar en las zonas donde la población ha sido o está siendo más afectada. También  indicó que se le solicitó a una organización noruega coordinar este trabajo.

 

 

“Las Farc se comprometieron a suministrar toda la información y van a participar por medio de miembros representantes, de civil, en la elaboración de los estudios que determinen dónde están estas minas”, comentó el Primer Mandatario.

Según las estadísticas de organismos del Estado, en Colombia hay más de 11 mil víctimas de minas, contabilizadas desde 1990 hasta 2015. De estos afectados, 1.110 han sido niños, 326 mujeres y 6.817 miembros de la Fuerza Pública.

Las regiones más sembradas de estos artefactos son Antioquia, Meta, Caquetá, Arauca, Bolívar, Arauca, Putumayo, Norte de Santander, Santander, Córdoba, Cesar, Nariño, Cauca, Tolima, Valle del Cauca y Huila.  Además se dice que más de 700 municipios del país están afectados con estos explosivos.

 

 

Desminar todas las zonas minadas en el país, podría costar más de 200 millones de dólares y los expertos afirman que desenterrar todas las minas en Colombia puede durar más de 10 años, siempre y cuando no se vuelvan en sembrar estos artefactos.

El pacto firmado por ambas partes, sobre el tema del desminado humanitario en el territorio patrio, es sin duda un gran avance concreto en la búsqueda de la paz en un proceso que cada día toma más forma.

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario