Dos investigadoras del CTI encartadas por un paramilitar


 

Corría el año de 2002, en pleno apogeo el movimiento paramilitar en la Costa Caribe colombiana, cuando se realizó una famosa reunión en el municipio de Arjona (Bolívar) en la finca “Casa Loma” o “Cocina Sabrosa”, donde los comandantes Úber Banquez Martínez, alias “Juancho Dique”, y Édwar Cobos Téllez, alias “Diego Vecino”,  hicieron asistir,  mediante su inmenso poder intimidatorio, a más de 30 líderes de la zona para presentar a “Vecino” como jefe político del Bloque Montes de María, que dependía del Bloque Norte de las Autodefensas, liderado por sus máximos jefes Salvatore Mancuso y Rodrigo Tovar Pupo, Jorge 40.

 En ese encuentro se pactó una alianza de apoyo mutuo entre los políticos asistentes y los paramilitares para tomarse el poder en las elecciones parlamentarias de 2002 y las regionales de 2003 en Bolívar.

 Dicha reunión se volvió pieza fundamental para la justicia para poder condenar por el delito de concierto para delinquir a famosos políticos bolivarenses como Javier Cáceres, Vicente Blel, William Montes y el ex gobernador Libardo Simancas, entre otros.

 La Corte Suprema utilizó los testimonios de los comandantes paramilitares que organizaron dicho encuentro, en contra de los célebres dirigentes procesados. Uno de ellos fue el del temible Óscar David Villadiego Tordecillas, alias “Néver”, quien prestó la seguridad de ese evento bajo el mando de “Juancho Dique”, y que  ahora está dentro del programa de Justicia y Paz, en el cual prometido contar la verdad para ganarse los beneficios que le otorga la Ley.

 Por ejemplo, “Néver” dice que vio a Cáceres y su versión  fue fundamental para la condena del ex congresista del Polo Democrático y luego de Cambio Radical.

 Según la Corte, el citado paramilitar, “el 12 de agosto de 2010, dijo conocer de una reunión celebrada a finales de 2002 en “Casa Loma” donde vio a JAVIER CÁCERES, concejales de Cartagena, CARLOS TINOCO, alcalde de Arjona, PERRO PÉREZ, alcalde de Turbana, “Dique” y “Vecino”, la cual duró aproximadamente 45 minutos. Empezó como a las 10:30 a.m., en un kiosco grande donde había una mesa grande”.

Ese mismo miembro urbano de las Autodefensas tiene encartadas a dos reconocidas funcionarias del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía  que trabajan como investigadoras para la Corte Suprema en varios casos de parapolítica. Se trata de Janeth González y Clara López Pérez, con carnet 0559, funcionarias de Policía Judicial, quienes legalmente estaban encargadas de conseguir pruebas como contactar a los testigos, etc.

 “Néver” denunció que estas funcionarias lo presionaron en forma indebida ofreciéndole prebendas e indujeron y direccionaron su testimonio, suministrándoles fotografías para que señalara a personas investigadas dentro del proceso 30565.

 Afirma que lo visitaron entre 5 y 6 oportunidades y hasta “…me trajeron un papel…” con fotos para que le sirvieran de apoyo y de esa manera, por medio de dichas fotos determinar el nombre y señalar personas como partícipes de reuniones con el Grupo Armado de las Autodefensas. En las fotos se venían a la actual senadora de Cambio Radical Dayra Galvis y el ex senador Cáceres,  entre otros.

 También sostiene que le llevaron fotos de Piedad Zuccardi para que la señalara como una de las asistentes al evento de “Casa Loma”, y si decía que sí, lo premiaban en su proceso. “Néver” asegura que después de tener la promesa en mano por parte de las investigadoras, dijo inicialmente que sí, que Zuccardi estuvo en el evento con los paramilitares, pero luego, a motu proprio, decidió denunciar a las funcionarias por hacerlo cometer el error que le podía costar caro ante la justicia:

 “…Yo les dije que no, entonces me dijeron no qué… que si decía que sí, ellas me solucionarían la situación para que me escucharan en versión libre rápido y yo como, como quería salir rápido de esto, entonces me mostraron fotos de la doctora PIEDAD ZUCCARDI que ahora le pido perdón públicamente con ese horror que yo hice… porque ellas me prometieron que iban a solucionar las cosas rápido para que me trajeran en versión libre, que ella si había estado reunida con el comandante, con el excomandante mío que era Juancho Dique y yo dije esa declaración que sí, pero para ellas por … como porque ellas me… me prometieron eso. La… señora Janeth y Clara López, investigadoras de la Corte, ellas me dijeron que si yo decía eso, ellas me solucionaban pa’ que me escucharan en versión libre rápido y yo me dejé llevar por eso y yo dí la declaración, y yo dije sí, sí pero … no siendo así… entonces yo… quisiera pedirle perdón públicamente a la, a la, doctora que… realmente yo noo, no,  no la conozco…”, dijo el paramilitar ante el estrado.

 “Néver” denunció ante la propia Corte Suprema, bajo la gravedad del juramento, a González y López por manipulación y ante el miedo de perder las ventajas del Justicia Paz por falsedad. En este video el paramilitar se sostiene en sus afirmaciones:

 El hecho quedó registrado por su abogado en el expediente que lleva el Alto Tribunal contra Zuccardi: “…Yo también quiero dejar una constancia. Mi defendido ha sentido presión en tres ocasiones diferentes, él siente que le están pidiendo que falte a la verdad. Yo quisiera solicitar a través suyo que no sigan ejerciendo este tipo de presión a mi cliente, porque él es consciente de que eso puede redundar en los beneficios que sostiene en Justicia y Paz…”

 El caso ruborizó hasta a la misma magistrada auxiliar de la Sala Penal de la Corte Suprema, Martha Lucía Zamora, encargada en esa época de la investigación, quien, aunque ya conocía el hecho por boca del propio “Néver”, salvó su responsabilidad ante la gravedad de las acusaciones por las irregularidades cometidas por sus subalternas y dejó esta constancia en el proceso:

 “… También me preocupa enormemente lo que ha sucedido, haremos lo posible para ahondar y establecer los hechos, pero también quiero que quede muy claro que este no es el método ni el sistema… (que emplea la Corte en sus investigaciones) ”.

Pero “Néver” fue más allá para defender sus beneficios, ante la Unidad Delegada de Justicia y Paz de la Fiscalía, el 13 de julio de 2011 ratificó sus denuncias contra las integrantes del CTI y reveló más detalles de sus propuestas como ayudarlo a curar de ojo que tenía enfermo, su declaraba contra Zuccardi.  Lo cual quedó registrado en este video que publica la revista La Otra Cara como prueba de la denuncia del ex hombre de las Autodefensas contra las investigadoras.

 Un concepto suscrito por el reconocido jurista y catedrático Jairo Parra Quijano, que es jurisprudencia en la Corte Suprema, dice sobre los testimonios inducidos: “Se regla en el Artículo 274 de la Ley 600 de 2000: Prohibición: El funcionario se abstendrá de sugerir respuestas, de formular preguntas capciosas y de ejercer violencia sobre el testigo”, inclusive en los sistemas acusatorios, la pregunta insinuante se encuentra prohibida en el interrogatorio directo”. Ver la versión del paramilitar en este link.

 La Corte no se ha pronunciado sobre este caso, que envuelve a dos de sus investigadoras y se espera que este tema no se pase por alto y desemboque en otro escándalo para la desprestigiada justicia colombiana y, al menos, sea revisado.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Leave a Reply