La intocable Katía Rosado, la reina de los contratos escolares


 
Por primera vez en un gobierno, surgió una valiente Ministra de Educación, como Gina Parody, quien desenmascaró la red de corrupción con los contratos de alimentación escolar, entre ellas la de Rosado en el Cesar y la Guajira. La Fiscalía y las autoridades deben actuar.

En el Cesar y La Guajira todos saben que la reina y matrona de los millonarios contratos para surtir de alimentos escolares a los niños pobres de la región por parte del Estado, es Katía Elena Rosado Morillo, pero nadie se atrevía a denunciarla porque detrás de ella logró mantener un gran poder económico y político que intimida a cualquier ciudadano del común.

Mientras tanto, los niños más necesitados reciben raciones de comida en mal estado, a destiempo o con bajo poder nutritivo y en utensilios no aptos para el consumo humano, pero las desproporcionadas ganancias de los contratistas, como Rosado, se incrementan.

Rosado, identificada con la cédula de ciudadanía No. 40.797.986 y quien vive oficialmente en Valledupar, comenzó de la nada, con un modesta propiedad y luego de sus primeros contratos jugosos se volvió una mujer multimillonaria, con lujosas propiedades como apartamentos, fincas o vehículos de alta gama, en la Costa Caribe, e inclusive, se dice que tiene bienes en el exterior.

Su éxito se debe a Rosado se fue acomodando poco a poco a los políticos de turno que han dominado la zona y terminó trabajando de la mano con estos, pues ellos fueron claves para su acelerado crecimiento ya que son quienes entregan los contratos, muchas veces a dedo y otras con trampas legales. Por ejemplo, se dice que después de ser contraria al clan de los Gnecco, en el Cesar, pasó a ser cercana a ellos.

En el negocio de Katia Rosado están vinculados hasta algunos de sus parientes y sus tentáculos en la contratación de los alimentos escolares se expande por toda la Costa y llega a varias regiones del sur del país, como Arauca, Vichada,Vaupés, Putumayo, Amazonas y Guainía. Sin embargo, no solo se mete en los contratos de alimentos para los menores, también está en los negocios de los alimentos para los ancianos, por ejemplo, este contrato de más de 400 millones de pesos en Putumayo:

Katia Rosado en Putumayo

Muchas denuncias contra Rosado, por el tema de la contratación, han rodado en diferentes sectores y autoridades, e inclusive en el Gobierno, pero nadie había tomado cartas en el asunto, hasta ahora, que la valiente Ministra de Educación Gina Parody, reveló ante la ciudadanía la red que maneja los negocios de los alimentos escolares en las Costa Atlántica y Norte de Santander. Resultado que se logró luego de varios meses de pesquisas.

De acuerdo a la jefa de la cartera estatal de educación, hay tres redes que se han detectado, por ahora, en el Programa de Alimentación Escolar (PAE) en las citadas regiones, que han tenido contratos por más de medio billón de pesos, entre ellas la de Rosado, el gran cerebro que se ha quedado con los negocios estatales de la alimentación en el país.

“Esa telaraña que se ha venido tejiendo durante años por parte de algunos de los operadores del PAE involucra cambios en la denominación de entidades sin ánimo de lucro o de nombres, variaciones en la representación legal de estas entidades, agrupaciones en consorcios y uniones temporales”, explicó Gina Parody.

Según la Ministra, “este tipo de acciones les han permitido a algunos de estos operadores ocultar información relacionada con posibles incumplimientos al momento de ser seleccionados para operar el PAE”.

Esta es la versión oficial, en audio, de la Mineducación Gina Parody:

 

Las redes que manejan los contratos escolares

Primera red: Katia Elena Rosado Morillo, Ivis Rosado Robles y María Angélica Araujo, quienes por intermedio de fundaciones, consorcios, uniones temporales y entidades relacionadas con estas han celebrado contratos de alimentación escolar desde el año 2007 por un monto aproximado de $449.613 millones.

Es decir, casi el medio billón de pesos que denunció la ministra Parody sobre los negocios irregulares, se lo llevó Rosado y su gente.

De acuerdo con Mineducación, estas contrataciones se han realizado mediante fundaciones como: Corporación para el Desarrollo de la Serranía del Perijá – CORPERIJÁ, Unión Temporal en los Años Dorados (Wakuzari – Corperijá), Consorcio Años Dorados (Corperijá – Fundación Provenir – Proveer Nuevo Milenio), Consorcio Nuevo País, Asoalimentarce – Asociación de Manipuladores de Alimentos del Cesar, Consorcio Alimentando un Cesar más Educado (Asoalimentarce – Kábala) y Fundación Acción Social Integral, antes (Kábala) y antes (Fundación Pa Todo El Mundo).

Segunda red: Adiela Álvarez y Hugo Mario Álvarez, por intermedio de fundaciones, consorcios, uniones temporales y entidades relacionadas con estas han celebrado contratos de alimentación escolar desde el año 2012 por un monto aproximado de $129.011 millones.

Estas contrataciones se han realizado mediante fundaciones como: Corporación Gestión del Recurso Social y Humano -GERS, Consorcio Alimentos del Cesar (GERS – Mauro’s Food), Consorcio Maná (GERS – Fundación Proveer Nuevo Milenio), Consorcio Alimentando Corazones (GERS – Sydac), Unión Temporal Nutrisantander (GERS – Nutricol), Fundalimentos y UT Ananias.

Tercera red: José Antonio Manrique, por intermedio de fundaciones, consorcios, uniones temporales y entidades relacionadas con estas ha celebrado contratos de alimentación escolar desde 2012 en Norte de Santander aproximadamente por $40.426 millones y prestación del servicio educativo desde el año 2012 aproximadamente por $222.000 millones, para un total de $262.426 millones.

El Ministerio de Educación informó a la opinión pública que “denunció a Paz y Futuro por las irregularidades encontradas en la prestación del servicio educativo ante la Fiscalía General como resultado de la auditoría realizada en Córdoba y Norte de Santander donde se encontraron 7.638 niños inexistentes”.

Miren como operaba la red de Rosado y compañía:

Redes de Contratos de Alimentos Escolares _012
Aquí puede bajar todo el informe completo de Mineducación sobre  La Red de  Contratos  de la Alimentacion Escolar.

 

“Estas redes han venido tejiéndose por años, son empresas que en muchas ocasiones no cumplen con los estándares y lineamientos para prestar el servicio y se han apoderado históricamente de este negocio”, señaló Parody.

La Ministra aseguró que “por primera vez le estamos poniendo el rostro a quienes se esconden detrás de estas empresas”.

Hay que preguntarse: Será que la Fiscalía, la Procuraduría, la Contraloría le meten mano a los negocios irregulares con los alimentos para los niños en Colombia, e indagan sobre el tema de “la intocable reina” de los contratos escolares Katia Rosado, quien ya quedó visible ante la opinión pública? Esto, para no dejar sola en el caso a la valiente Ministra Parody que los denunció.

Para algunos expertos del gobierno, la actuación de las autoridades debe ser rápida, porque así como Rosado y compañía armaron esta telaraña de empresas para ganarse los citados contratos, también puede utilizar su habilidad para esconder las posibles irregularidades y quedar tranquilos, alegando que sólo son hábiles negociantes, ante lo cual la ley no podría operar.

Pero la responsabilidad no es solo de esta hábil contratista costeña y las otras redes de negociantes, sino que también recae contra quienes les han suministrado durante años los jugosos negocios con dineros del Estado. Todos deben responder ante las autoridades, la justicia y los colombianos.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario