Maza Márquez, una condena para morir en la cárcel


 

La Corte Suprema de Justicia dio su veredicto en el magnicidio del líder liberal Luis Carlos Galán Sarmiento: condena de 30 años de prisión para  el general (r)  de la Policía Miguel Alfredo Maza Márquez, exdirector del  desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), un fallo que se produce  27 años después del crimen.

El Alto Tribunal confirma que el entonces director del DAS hizo parte “del plan para asesinar al connotado dirigente político, debilitando su seguridad”.

Maza, quien está detenido desde finales del 2013, no recibirá ningún beneficio penal, y purgará su condena en el Centro de Capacitación de la Policía Nacional (Cespo), en Bogotá. La Corte lo encontró culpable de los delitos de concierto para delinquir y homicidio con fines terroristas en calidad de coautor.

 La decisión de la Sala Penal de la Corte fue unánime. Además del homicidio de Galán, la condena también se dio por el asesinato del concejal Julio César Peñaloza Sánchez y el escolta Santiago Cuervo Jiménez, así como las lesiones que recibió el escolta Pedro Nel Angulo Bonilla, quien testificó en el caso. El caso sucedió el 18 de agosto de 1989 en el municipio de Soacha (Cundinamarca), cuando Galán hacía una correría política en medio de su campaña presidencial.
“Maza nombró como jefe de escoltas a un hombre de su confianza (Jacobo Torregrosa). Tarea a la que se comprometió previamente con el paramilitar Henry de Jesús Pérez Durán, con quien mantenía estrechos vínculos, y a quien, a su vez, el denominado Cartel de Medellín le había encargado la ejecución del magnicidio”, explica la Sala Penal.
Luis Carlos Galán

Por su parte la Fiscalía General de la Nación, en el juicio que se realizó en marzo de 2016, sostuvo que las pruebas permiten inferir que quien determinó el asesinato de Galán fue el excongresista Alberto Santofimio, en medio de un plan criminal en el que los capos de los carteles de Medellín y Bototá, Pablo Escobar y Gonzalo Rodríguez Gacha, dieron la orden para cometer el magnicidio.

La Fiscalía, a lo largo de 26 años de investigación, concluyó que desde el mismo día del atentado el proceso penal “fue intencionalmente desviado con la finalidad de descomponer ese compromiso”, pero el caso no precluyó al ser declarado de lesa humanidad.

“La organización al margen de la Ley hizo uso de Maza Márquez, quien se prestó para ejecutar esas conductas… Para cumplir la estrategia trazada por el narcotráfico era indispensable infiltrar y debilitar la seguridad de la segunda persona más buscada del país, Luis Carlos Galán, papel que habría cumplido Maza como director del DAS”, afirma el ente investigador.

La Fiscalía agregó: “Desde el momento mismo en que el doctor Galán Sarmiento dirigió a través de sus manifestaciones públicas los ataques contra el narcotrafico (…), se incrementó su nivel de riesgo porque era objetivo del Cartel de Medellín y su grupo de ‘los Extraditables’ “.

Uno de los testigos del ente investigador ratificó en el expediente que Manuel Torregrosa, cuestionado exoficial de la Policía que, al parecer, murió en el 2009 sin ser procesado, y que fue nombrado en la época de los hechos como jefe de escoltas de Galán, “era un cómplice de Maza para ejectuar el homicidio de Luis Carlos Galán Sarmiento”.

“De manera consciente y voluntaria (Maza) infiltró el esquema de seguridad del candidato a la presidencia y puso, en cambio, a un jefe de escoltas inexperto y que no cumplía con los requerimientos”, expresó la Fiscalía.

Lo cierto es que por este caso de Galán, el polémico general Maza Márquez, de 76 años, quien sufrió varios atentados en la época de la violencia desatada en el país por Pablo Escobar, deberá pagar esta larga pena de 30 años, que posiblemente le garantizará su muerte en prisión, pues su estado de salud es delicado y el mismo oficial retirado dice que esta condena equivale a una “cadena perpetua”.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario