Agua Potable y Saneamiento Básico en el Plan Nacional de Desarrollo


 

Por Eduardo Padilla Hernández.

- Publicidad -

Abogado.  Presidente Asored Nacional de Veedurías*.

[email protected]

Ojalá que el nuevo PND de verdad solucione, de manera real, los problemas relativos a las necesidades insatisfechas, que contemplan los derechos fundamentales de las comunidades, en materia de agua potable y saneamiento básico, y no permanezca, como un texto infructuoso, en los escritorios de los burócratas.

La sociedad colombiana solo es viable si tiene el agua necesaria para cubrir el consumo de las personas y de su aparato productivo. Por tanto, se hizo obligatorio incluir en el PND este importante tema con el fin de hacer operativa la gestión del agua en los próximos cuatro años.  Consulte AQUÍ el PND.

Este Plan asegura un buen entendimiento de la importancia del capital natural colombiano, y el papel central que este juega en el aseguramiento de la cantidad y la calidad del agua. En consecuencia, contiene herramientas importantes para su gestión. En este punto, se resalta el desarrollo de la Estrategia Nacional de Restauración, especialmente porque está en cabeza de los ministerios de Ambiente y Agricultura, un dúo del que depende, en buena medida, la gestión del capital natural.

El consumo es otro aspecto clave de la gestión del agua. Se debe tener en cuenta que por cada metro cúbico de agua que se consume, Colombia genera, en promedio, 18 dólares. Además, el reporte de Avance del Estudio Nacional del Agua 2018 muestra que el sector agrícola es el mayor consumidor de agua del país (43 %). Sobre esto es importante observar que, a pesar de que el PND cuenta con iniciativas relevantes de reconversión productiva y que asegura hacer más efectivas las tasas por uso del agua, no hay una meta clara de reducción de consumo del recurso por parte del sector agropecuario.
A pesar de que ya se encuentra dentro del marco normativo ambiental colombiano, es importante celebrar que este PND plantea que Min Ambiente gestionará la implementación de plataformas colaborativas que permitan la articulación de las inversiones y acciones públicas y privadas alrededor de las cuencas, para la gestión integral del recurso hídrico”, y se fija como meta que, al final de este mandato, deberán existir ocho plataformas como estas.

Las plataformas son claves en la medida en que una gestión exitosa del agua requiere del trabajo coordinado de las instituciones públicas para tener una inversión de recursos más eficiente, y de un ejercicio operativo de corresponsabilidad del sector privado como una herramienta de gestión del riesgo. Si estos dos esfuerzos se orientan por lo mejor de la ciencia y se ejecutan de una manera consensuada, en una plataforma en la que la sociedad civil pueda participar, Colombia tendría una gestión del agua a largo plazo, mejor financiada y más eficiente. Los diferentes fondos de agua del país son una excelente muestra de que estas plataformas pueden ser exitosas.

El planteamiento conjunto del PND alrededor del agua está bien fundamentado. Por lo tanto, si el gobierno hace lo que dice y la sociedad se asegura de que lo haga al final de este cuatrienio, Colombia tendrá una mejor gestión del agua.
La necesidad de mejorar la calidad en la prestación de servicios públicos como el agua, y saneamiento básico, es una de las prioridades del Plan Nacional de Desarrollo “Pacto por Colombia, pacto por la Equidad”.

El Plan propende por un mejoramiento en los niveles de suministro y calidad del agua, como uno de los factores para promover la competitividad y el bienestar de todos.
Este Pacto, planteado en el PND proyecta importantes inversiones para el cuatrienio, en materia de saneamiento, con inversiones estimadas en $44 billones para mejorar la prestación en servicios públicos hasta 2022, de los cuales $19 billones corresponden a agua limpia y saneamiento básico adecuado hacia una gestión responsable, sostenible y equitativa.

El PND también establece mecanismos para fortalecer a la Súper Intendencia de Servicios Públicos, a través de recursos adicionales para financiar las soluciones de largo plazo que se requieren para las falencias que enfrenta el país en materia de agua potable y saneamiento básico.

Con relación al fortalecimiento de la institucionalidad en el sector del agua potable, en el PND quedó establecido el manejo de un fondo para financiar las necesidades de los servicios públicos al que ingresarán los recursos de los excedentes de La Súper Intendencia de los Servicios Públicos Domiciliarios, de la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA), de La Comisión de Regulación de Energía y Gas (GREG), y el producto de las multas que imponga la Súper Intendencia.

El PND le otorgó nuevas herramientas al Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, para llevar soluciones de agua potable y manejo de aguas residuales en zonas de difícil acceso y en las regiones más apartadas de la Colombia rural.

Según el artículo 157 del proyecto, El Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, definirá los criterios para identificar asentamientos humanos rurales y viviendas dispersas rurales que hacen parte del componente rural del Plan De Ordenamiento Territorial, con el fin de orientar la dotación de infraestructura básica de servicios públicos domiciliarios o de soluciones alternativas.

Las autoridades ambientales y sanitarias, y La Súper Intendencia de Servicios Públicos Domiciliarios, definirán criterios de vigilancia y control diferencial para quienes provean agua para consumo humano y doméstico en áreas urbanas de difícil gestión y en zonas rurales, de acuerdo con sus competencias.

Magíster en Derecho Ambiental y profesor de la materia*.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario