La carta de la madre del joven Lorent Saleh al Premio Nobel Santos


 

En el 2014 el Gobierno Nacional deportó por simples sospechas al ciudadano venezolano Lorent Saleh, acusado desde su país de ser un agitador profesional de extrema derecha que operaba en nuestra patria y había indicios (de oídas) de que estaba planeando supuestas asonadas y acciones armadas en la frontera común para desestabilizar el régimen de Nicolás Maduro.

Lorent Saleh detenido en Venezuela

Ahora, años después, la madre del joven activista, Yamile Saleh, llegó a Bogotá con el propósito de buscar una reunión con el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, Premio Nobel de Paz, para que medie en la liberación de su hijo detenido en Venezuela con su amigo Maduro. La mujer asegura Lorent está muy enfermo, pero es torturado en una tenebrosa cárcel venezolana llamada “La Tumba”, cuyas celdas están 15 metros bajo tierra. Sin embargo, ni las autoridades colombianas, en su momento, ni las del vecino país les han demostrado su responsabilidad.

Ante la imposibilidad de encontrarse con el Mandatario colombiano, Yamile Saleh le envió esta carta para el Premio Nobel demuestre la generosidad que lo llevó a ganar este importante galardón mundial:

“Bogotá, 13 de octubre de 2016

Ciudadano:

Juan Manuel Santos

Presidente de la República de Colombia

Su Despacho.

Mi nombre es Yamile Saleh y soy una madre venezolana. Primeramente quiero felicitarlo por ser el ganador de un premio de tanta importancia como el Premio Nobel de la Paz. Ahora no es usted solo Presidente de Colombia, su compromiso con toda América es aún mayor al ser un representante de las causas justas por el trabajo que ha realizado de tratar de unir y reconciliar a un país en conflicto.

Yo soy madre de dos jóvenes defensores de los Derechos Humanos que hoy en día son presos políticos venezolanos, uno es mi propio hijo Lorent Saleh, y el otro es Gabriel Valles, un hijo que me han dado las luchas por las causas justas, las cuales yo también me he tomado personales por largos años junto a mis hijos en Venezuela. La lucha de ellos es la única razón por la que fueron detenidos ilegalmente, y hoy en día Gabriel y Lorent están confinados en una prisión conocida en Venezuela como “La Tumba” desde hace 25 meses, y en ella han sido sometidos a torturas permanentemente siendo completamente inocentes. Luego de dos años, no les han iniciado juicio porque no existe ninguna prueba en contra de ellos. La prisión injusta de mis hijos es algo muy duro de llevar, como madre no tengo vida, me la están apagando de ver a mis hijos condenados a muerte siendo inocentes. Mi hijo Lorent tiene graves problemas de salud como consecuencia de las condiciones en las que se encuentran, y a pesar de contar incluso con una medida cautelar de protección de la CIDH, en todo este tiempo le han negado la atención médica. Todos los días sufrimos por esta situación, a pesar de que todas las leyes de mi país disponen que deben ser puestos en Libertad inmediatamente.

Hoy quiero pedirle, con la mayor humildad, con el corazón en la mano y como madre, que me reciba unos minutos de su valioso tiempo. De aquí de Colombia fueron entregados mis hijos y aún así quiero dar el primer paso pidiéndole que por favor me reciba. Usted también es padre y puede comprender mi dolor. Los venezolanos también necesitamos la Paz y la reconciliación que necesita el pueblo colombiano. Vamos a demostrar que el diálogo es la mejor herramienta para llegar a la Paz y a la Justicia”

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Leave a Reply