Compártelo:
Óscar Ricardo Colorado

¿Qué pasaría si hoy circulara un video, en donde un político de derecha, empresario, industrial, ganadero o miembro de la Fuerza Pública, saliera hablando con un terrorista de cualquier grupo de los que se hacen llamar paramilitares, desde sus madrigueras, en donde planean sus crímenes, rodeado de armas y delincuentes?, simple, el señor Procurador Carrillo saldría destrozándose las vestiduras y pidiendo destitución y mazmorra; Roy Leonardo, Montealegre y Cepeda, se declararían víctimas y demandarían ante organismos internacionales; Petro, FECODE, las FARC, llamarían a sus vándalos a las calles; Claudia López y su pareja culparían al Presidente y con toda seguridad, el cartel de la toga, la juerga especial para delincuentes JEP, los jueces y Fiscales al servicio del narcotráfico, iniciarían por competencia sendas investigaciones y tomarían decisiones inmediatas.

Pero en este caso, seguramente no pasará nada y ahora que este sujeto fue expulsado del pasquín de Semana, hoy salta al estrellato con su nuevo cargo: corresponsal de los terroristas de las FARC desde las selvas del Cauca, quien sin autorización del Gobierno como corresponde, nos presenta en primicia una entrevista con uno de los cabecillas más sanguinarios de esta estructura guerrillera en cabeza de Gentil Duarte, me refiero, al seudo intelectual Ariel Ávila, miembro de una fundación propiedad de un exguerrillero como León Valencia, la cual se ha enriquecido con los contratos del nefasto acuerdo de paz, fundación que ha defendido a capa y espada el mal llamado proceso, a costa de secuestrados, desaparecidos, violaciones, víctimas en el olvido y cientos de cargamentos de cocaína.

En un tono meloso y socarrón bautiza a este terrorista como comandante del comando coordinador del occidente, lo ensalza y conduce diciéndole que controla 8 estructuras y varios departamentos, se refiere a las FARC como una organización asombrosa, le permite que intente justificar sus delitos y le reconoce su poder; a lo largo de esta entrevista este oscuro personaje intenta validar el accionar criminal del entrevistado, permitiéndole responsabilizar al actual Gobierno de sus desmanes, hábilmente maneja las cifras, ensucia al Ejército Nacional, minimiza sus nexos con carteles de droga y esconde la única verdad dicha por su entrevistado: que el proceso habanero fue una total farsa y los hoy “senadores” del partido de la rosa, a los que llama despectivamente el grupo de los 4, siguen delinquiendo en una guerra intestina por el control de la droga y la minería ilegal.

El verdadero problema radica en que este sujeto, con su entrevista, la cual a todas luces es ilegal, logró su objetivo: presentar a estos terroristas como interlocutores legales y sugerir como solución, un próximo proceso de paz, es ahí como ciudadano que espero la acción inmediata de los organismos de control y el Gobierno Nacional.

El mal no descansa y en cambio de estar condecorando inmerecidamente a una persona que representa un partido político, nacido de un grupo terrorista como el M-19 y que de manera pública, en lo único que ha mostrado coherencia, es en su desprecio por la Fuerza Pública, convido respetuosamente a la Cúpula Militar que persiga, desmantele y someta estos actores criminales y sus redes de apoyo, representados en progresistas como el «señor» Ariel Ávila.

POSDATA 36: “Señor Presidente, la carta de Romaña y la entrevista del seudo intelectual Ariel Ávila, dejan dos cosas claras, que el partido FARC, sigue delinquiendo en contubernio con lo que hábilmente llamaron disidencias y que se encuentran en una guerra intestina por las drogas y la minería ilegal con aquellas que hoy, ya no les copian he hicieron rancho aparte, así que esta es una razón más, para derogar la JEP”.

CR (r) OSCAR RICARDO COLORADO BARRIGA
Oscarco16@yahoo.es
Twitter: @ricacoloradodo

Compártelo:
Imagen por defecto
Oscar Ricardo Colorado Barriga
Coronel ®, Analista y columnista


Deja un comentario