Autogestión y socialismo


 

Por Ariel Peña.

El socialismo basado en la trampa comunista del marxismo leninismo, ha demostrado su fracaso antropológico e histórico, llámese científico, real o del siglo XXl, y  sin ir muy lejos lo estamos  viendo  en Venezuela, en donde queda patentado  sin atenuantes, que definitivamente el lugar del comunismo totalitario es el basurero de la historia. El himno de la internacional comunista que proclama: “la tierra será el paraíso  bello de la humanidad” es una ficción de lunáticos, porque los burócratas comunistas siguiendo las enseñanzas de Karl Marx, cuando conquistan el poder en un Estado lo   utilizan  para montar dictaduras eternas que lo fortalecen; envileciendo, enajenando y adocenando a las masas.

Ante las propuestas dictatoriales, violentas y absolutistas de Marx  con respecto al Estado, el libertario Pierre- Joseph Proudhom, le respondió: “el problema no está en saber cómo seremos gobernados, sino cómo seremos más libres”, significando ello, que las contradicciones son  antagónica entre el socialismo de Marx cuya aplicación práctica es la distribución igualitaria de la miseria y la Autogestión libre y creativa, que promovieron  Bakunin y Proudhom  en el siglo XlX.

El régimen comunista  de Venezuela, ha convertido a los ciudadanos en esclavos del Estado, para que naciera un maridaje entre la violencia, el latrocinio, el saqueo y la pobreza, por lo que se hace necesario en ese país eyectar al dictador Nicolás  Maduro, para  desarrollar la libertad política y económica, en donde brille la solidaridad que es un inmenso poder que multiplica la energía y la fuerza creadora de hombres y mujeres, repudiando el socialismo marxista e impulsando la Autogestión, para que la economía no esté basada únicamente en el petróleo.

Es una bufonería, cuando  los seguidores de la estafa comunista del marxismo leninismo con sus idiotas útiles hablan de la Autogestión, porque para asumir esa postura lo primero que deben hacer es renegar de los dogmas  del  señor  Karl Marx, ya que  el sistema  en mención es el fruto teórico y práctico de los libertarios, quienes como ya lo hemos dicho en varias ocasiones, le propinaron a Marx una  vergonzosa derrota en la Primera Internacional de los trabajadores.

No solo los libertarios tiene como instrumento  humanista la Autogestión para el bienestar de la población, sino que también la democracia liberal ha sido en varias oportunidades consecuente con ello, teniendo el mayor ejemplo en Israel con los  Kibutzi, en donde los sindicatos exaltando  las libertades individuales (cosa que no hace el comunismo totalitario) a través del trabajo solidario, con una democracia participativa laboran y distribuyen de acuerdo a las necesidades, pero es bien sabido que a la aberración marxista poco le interesa el bienestar o la opinión de los ciudadanos, pues su objetivo es conquistar el poder para crear una dictadura a perpetuidad.

La  barbarie marxista desde  sus comienzo  buscó con el Estado encadenar a los obreros  mediante la dictadura, para generar una oligarquía (nomenclatura) que convirtiera  a ese  Estado en una maquina represiva,  ya que es imposible en una tiranía comunista llevar a cabo un proyecto  autogestionario; porque  como condición necesaria debe existir la independencia de los ciudadanos y de las organizaciones sindicales y sociales frente al Estado, pero el comunismo siendo una corriente totalitaria  al ser hegeliana impulsa igual que el fascismo y el nazismo, aquello que dice:  “todo dentro del Estado, nada fuera de él”

La  expresión más autentica de Autogestión en todos los tiempos, ocurrió hace 2000 años con el  cristianismo primitivo, en donde sus  miembros tenían todas las cosas en común,  y no había entre ellos ninguna necesidad, esto lo hacían superando las barreras del Estado, contrario  a los regímenes  marxistas que ponen como principio y fin de todas las cosas perpetuarse en el poder político. Además han existido otras experiencias de Autogestión,  como   la Comuna de Paris  en 1871 que fue una fusión  entre las ideas libertarias y el liberalismo clásico; otras manifestaciones de Autogestión, fueron los consejos de obreros en Hungría en 1956 y la primavera  de Praga en 1968, aplastadas estas dos últimas por el  imperio comunista Soviético.

La monserga comunista nada tiene que ver con la Autogestión, porque   es  indudable  que  el marxismo lo que pretende es imponer mediante el engaño y la violencia  dictaduras   neo-stalinistas en Latinoamérica, como ocurre en Cuba, Venezuela y Nicaragua, pero  al  igual que lo sucedido hace 29 años en Europa oriental con la caída del muro de Berlín, los pueblos tendrán que expulsar  el comunismo totalitario de  la región, pues está demostrado que el poder político decide sobre la economía y en ocasiones condena  al hambre y la miseria a millones de seres humanos, teniendo el ejemplo más patético en Venezuela.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario