¡Cuba libre!

Compártelo:

¡Cuba libre!

Protestas en Cuba

Protestas en Cuba

Título inspirado en la inédita primavera cubana -sin precedentes-, que despertó, sacudió la conciencia cívica, del largo letargo -vegetativo- vivido por la alienada, constreñida, inerme ciudadanía -de todas las sangres y condiciones- abandonada a su suerte por la indiferencia, indolencia del mundo, que le importó un carajo, la agobiante crisis que la mantuvo en el limbo por más de medio siglo.

Crispado, conmocionado resucitar que la llevó -como desahogo- a elevar la voz en busca de ser escuchada, preludio de la sazonada insurrección -en ciernes-. Áspero, explosivo malestar social provocado por el hambre, censura, desempleo, falta de libertad, expectativas, oportunidades; desabastecimiento racionamiento, dolencias -palpables- a las que ha estado sometida la población, por cuenta de la envilecida, oprobiosa, perversa tiranía que camina a contracorriente, inducida por el fracasado comunismo, generador de pobreza extrema, que tras 63 años empieza a desmoronarse.

Volcán convertido en enardecidas, turbulentas protestas, ferozmente reprimidas -a sangre y fuego-, con masivas retenciones, corte del internet, electricidad; epopeya popular en expansión, impulsada por impacientes masas, avasalladas, menospreciadas, sojuzgadas, sometidas, vapuleadas por una envejecida, genocida, sanguinaria satrapía.

Anhelante hermandad, urgida de recalzar la emancipación legada el 10/10/1868, por José Martí -apóstol de la independencia-, cuya filosofía, democrática, libertaria, espera ver nuevamente trasplantada junto al cambio político, que aleje para siempre, el baldío, estéril, yermo comunismo; sepulte definitivamente el infamante, humillante castrismo. Gesta redentora, que a seis días del 238° aniversario del nacimiento (24/07/1783) del parigual, Simón Bolívar, rememoro, a efecto de correlacionar su cardinal, fundamental analogía ideológica, con el momento presente.

 

Ideas, arquetipos de la independencia de  Colombia y Cuba, que propulsaron la unidad -única, óptima vía, insuperable- de salvación de los pueblos caribeños y latinoamericanos, hoy más vigentes que nunca para desterrar de sus suelos, las tenebrosas, caníbales dictaduras.

Vida, acción, reencarnadas por quienes se enfrentan, presionan a los despóticos, sanguinarios monstruos, antropófagos de los sagrados, soberanos valores éticos, morales, sociopolíticos que, como verdolaga en playa, Cuba fertilizó en América, revitalizada -para desgracia- por el esperpéntico ‘Foro de São Paulo’, engendro parido en 1990, por el Partido de los Trabajadores de Brasil. ‘Hidra de siete cabezas’ que hace parte de la farisaica “izquierda globalista”, envuelta en el rancio polvo del desprecio, desprestigio en el universo democrático.

Cuba: piden luz verde para exponer la realidad de la tiranía

Macabra, maximizada influencia que le permitió apoderarse, a la aciaga caterva, de la martirizada, esclavizada, otrora rica Venezuela, Méjico, Argentina, Bolivia, Chile. Miserables sanguijuelas que saborean el robo del Perú, y tienen -con Petro- en turno a Colombia.

Letal, lóbrego, trágico imperialismo izquierdoso, dedicado a cautivar al populacho que malvive en los cinturones de miseria, adoctrinarlos en sus escuelas de odio de clase que, al caer en sus garras, los encadenan, vejan, explotan. Arrodillada, resignada militancia que pierde su libertad, independencia, convirtiéndose en tributarios que pagan con lágrimas sangre su equívoco. ‘Remember’ Cuba; la rebautizada patria bolivariana.

Axial, pétrea tragedia, que no deja lugar a dudas, prohijada -por acción u omisión- por una canallesca, calculadora, corrupta, draconiana, indolente, inhumana, tibia clase dirigente, que frente a lo antedicho,  prefiere hacerse de la vista gorda, dado que, su afán -solitario- luego de capturar el poder, es conservarlo a como dé lugar,  mediante amanuenses, como el caradura subpresidente; acomodado, hipócrita; charlatán, causa, origen de la incontenible, incesante, imparable ola de reprobación,  antesala de la latente revuelta popular, manifiesta en las calles, plazas de Colombia, que comprensivamente grita:  ‘QUE SE VAYAN TODOS’ ya.

Respuesta a la impresentable facundia, hueca cháchara, al doble discurso, que cual mantra, el descalificado, desmemoriado gobernante, repite, incansablemente, cuyo desgobierno -que no para- ha empobrecido irreversiblemente a los colombianos, razón del profiláctico alboroto que, se reanudará pasado-mañana (20 de julio), agenciado por los aguerridos, inhiestos, indesmayables, valientes jóvenes de la “Primera Línea” -hueso duro de roer-, cuyo liberador objetivo -además de proteger a los manifestantes-, es luchar por la libertad; la democracia; por desahuciar el totalitarismo; amparándose en los principios y derechos constitucionalmente homologados, desconocidos por el procaz mandatario.

Protestantes ‘con los pechos (tetas) afuera’, escoltados por multitudes hambrientas, desempleadas, excluidas, irredentas, confrontadas por los azuzados esbirros del desafiante Gobierno que, los califica inmerecida, insolentemente de vándalos; epíteto que acrecienta la huracanada, incendiaria inconformidad, furia -in crescendo- , avivada, estratégicamente, conscientemente, manera de ambientar -mediante la anarquía-,  el ‘estatuto de seguridad’ en trámite, plagiado al ‘testiculado, hormonado’ expresidente Turbay.

Me cagué - meme

Abrumada, apurada caricatura, que llama -eufemísticamente- protesta de ‘baja intensidad’, sin que se sepa que quiere decir, declarándose -de dientes para afuera- defensor a ultranza, de las protestas que lo tiene meado en los pantalones, sospechando que le llegó hora. De ahí los llamados -tardíos- al diálogo y otras zarandajas.

Bogotá, D.C., 18 de julio de 2021

http://articulosmarioariasgomez.blogspot.com.co/30

Compártelo:
Imagen por defecto
mario arias gómez
Abogado, periodista y escritor


Un comentario

Deja un comentario