Los Dos Partidos Políticos

Compártelo:

Por: Eduardo Padilla Hernández, abogado, presidente de Redvigila.

Hay una élite obscura que le ha hecho creer al pueblo que existen muchos partidos políticos, pero eso no es cierto, porque en realidad solamente hay dos bandos: partido transparente y partido corrupto. ¡No hay términos medios!

La burocracia cordobesa está compuesta en su mayoría por el partido corrupto. Son muy pocos los transparentes que llegan a ocupar algún cargo público. ¿Por qué? Por una obvia razón: porque no compran votos.

En cambio, los del partido corrupto logran su cometido con gran facilidad, porque profesan toda clase de prácticas ilícitas, y lo peor es que siguen en el poder a pesar de estar denunciados, destituidos, encarcelados, investigados y capturados. Esto no es democracia, es una dictadura ni siquiera disimulada, sino a cielo abierto, de tal manera que todo el mundo lo sabe. Pero el pueblo fue tan adiestrado por el partido corrupto, que ahora es incapaz de renovar su mente.

La degeneración social ha llegado a tal grado que los corruptos salen de la cárcel y son recibidos con honores y cargados en hombros, como en aquellos tiempos gloriosos cuando Happy Lora descendía del avión portando el cinturón de campeón.

A raíz de que en muchas campañas anteriores hubo fraudes electorales, el Poder Central decidió crear, al estilo west, la figura ejecutiva de los cazarrecompensas con el fin de identificar a los compradores de votos, para que luego la justicia competente tome cartas en ese grave problema.

Mientras los corruptos están todos juntos y unánimes, los transparentes estamos jugando a la anarquía, y eso es grave para la democracia.

Cabe recordar que el orden sin libertad es tiranía y libertad sin orden es anarquía.

Es hora de unirnos, porque la unión hace la fuerza, como dice el lema del cooperativismo.

Los corruptos tienen un jefe de agenda, y todos ellos son fieles a esa pauta. Se hace urgente y necesario que los transparentes también seamos fieles multiplicadores de nuestra propia agenda para que esta sea centuplicada por todos.

El principal objetivo de la agenda de los malos es hacernos dudar de los buenos. Vamos a contrarrestar esa agenda con nuestra propia agenda. Empecemos, pues, con la estructura de la corrupción:

Edwin Besaile, financiador y cuñado de Erasmo Zuleta; destituido como Gobernador de Córdoba, por el cartel de la hemofilia, imputado por enriquecimiento ilícito. Su campaña fue financiada por el ex gobernador Alejandro Lyons.
Jhonny Besaile, senador investigado por el presunto robo de los recursos de ciencia y tecnología, cuando era secretario de gobierno del ex gobernador Alejandro Lyons.

Alejandro Lyons, el exgobernador más corrupto de la historia de Córdoba, condenado por robarse los recursos de la salud por medio del cartel de la hemofilia y protagonista del cartel de la toga.
Saray Robayo Bechara, representante a la Cámara, heredera política del clan Bechara.

Mara y Fátima Bechara, hermanas, ambas capturadas por presuntas irregularidades en el manejo de unos convenios con recursos de Regalía en Córdoba, durante la administración del exgobernador Alejandro Lyons.
Erasmo Zuleta Bechara, candidato a la gobernación de Córdoba, heredero político del clan Besaile y del clan Bechara.
Marcos Daniel Pineda, ex alcalde de Montería, en dos períodos y senador actual. Capturado y encarcelado por presuntamente robarse los recursos de remodelación del coliseo.

David Barguil, investigado por fraude y falsedad, tráfico de influencias, cohecho, financiación de campañas con fuentes prohibidas, contrato sin el cumplimiento de requisitos legales. Trajo a la empresa Afinia a Córdoba (supongo que no la trajo por amor al pueblo).

Fabio Amín, senador investigado por tráfico de influencias y explotación de minería ilegal.

Julio Manzur, exsenador, capturado y encarcelado por parapolítico.

Zulema Jattin, capturada, encarcelada y condenada por parapolítica.

Nora García Burgos, exsenadora, investigada por parapolítica (proceso archivado).

Liliana Bitar y Nicolás Barguil, senadora y representante, herederos políticos de David Barguil.

Orlando Benítez, gobernador de Córdoba, actual, investigado por corrupción en la asignación de contratos a

empresas sin el cumplimiento de requisitos legales en el hospital de campaña Covid-19.
Wadith Manzur, heredero político de Julio Manzur, investigado por el robo de los recursos de los proyectos de la paz.
El país se arregla cuando dejemos de votar por los políticos corruptos.

Compártelo:
Eduardo Padilla Hernández
Eduardo Padilla Hernández

Abogado, Columnista y Presidente Asored Nacional de Veedurías


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banco agrario nota 2 1