¿Looks o Bebés?

Compártelo:

Por: Roberto Trobajo Hernández.

Las células madres tomadas de fetos son la materia prima con la que se hacen cremas y jabones “rejuvenecedores”.

Cuba vende en dólares sus jabones de rejuvenecimiento, dizques hechos a partir de células provenientes de girasoles y cocos.

Los seres humanos compartimos solo un 20% de genes con los vegetales.

Científicos aseguran que todavía no se ha podido comprobar la efectividad dermocosmética al extrapolarse genéticamente desde plantas hacía humanos.

Las células madres son capaces de autorregularse y multiplicarse, haciendo copias exactas de ellas mismas y así originan células hijas; de esta manera sustituyen y renuevan células que van muriendo por el proceso natural de recambio.

Esa replicación celular acontece desde células vegetales a las vegetales, y desde las humanas a las humanas.

En Cuba, donde el aborto es legal y un servicio sanitario gratuito, ya es como un deporte para las cubanas; y el notable disfrute de la sexualidad caribeña no incrementa la natalidad, por los miles de abortos que se hacen anualmente en hospitales cubanos.

Desde hace siglos las cubanas saben evitar embarazos recurriendo a un infalible anticonceptivo natural: en la vagina se colocan pedacitos de manteca de cacao, que al derretirse crean una barrera capaz de bloquear la entrada de los espermatozoides; así evitaban llegadas de hijos no deseados.

Ya hoy en Cuba no hay ni cacao y los condones están desaparecidos para el pueblo cubano, solo se encuentran algunos en almacenes “tiendas” para turistas o quienes tengan mucho dinero en CUC (moneda con la que la dictadura obliga a cambiar dólares y euros).

Ocurre que un condón lo venden a 1 CUC (1 dólar) y el salario mínimo en Cuba es de 20 CUC (20 dólares al mes) por lo tanto si el cubano de a pie compra un condón renuncia a 1kg de arroz o un jabón para bañarse.

En el mercado negro, el ilegal, en la Habana, a veces se consiguen condones a menores precios: entre 0,20 y 0,50 de CUC (20 a 50 centavos de dólar) pero son de muy mala calidad y chinos.

¿Y entonces? Abortar. El régimen facilita los abortos, sin compliques, gratis. Así controlan el crecimiento de la natalidad y con los fetos aseguran la materia prima para la producción de los “milagrosos” jabones “rejuvenecedores” que venden a turistas y exportan a países donde se viene haciendo creer que se rejuvenece gracias a la repigmentación proporcionada por las células madres, dizque de coco, girasoles, flores.

El régimen cubano tiene muy mal al pueblo, gran escases de todo, pero sí se invierte en el Instituto de Ingeniería Genética y Biotecnología que da sus “logros” a empresas como la Suchel que produce esos tales jabones.

Si seguimos pagando por esos “gusticos para lucir apariencias juveniles” habrá más abortos abastecedores de esas macabras industrias.

Ya que saben de dónde salen esas cremas y jabones: ¿Look o Bebés?

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario