El eslabón perdido del Cartel de la Hemofilia, está prófugo de la justicia

0
685

El exGobernador de Córdoba Alejandro Lyons, uno de los implicados en el caso.

Adalberto Carrascal es considerado por las autoridades como la ficha clave que se necesita para llegar al fondo de este caso. Si decide someterse y colaborar con la justicia, se descubrirían muchas verdades y los cerebros de este escándalo de corrupción que agobia a Córdoba. 

Como se sabe, la Fiscalía capturó recientemente a tres personas vinculadas al llamado “Cartel de la Hemofila” en el departamento de Córdoba, pero en este caso hay un eslabón perdido que puede ayudar a las autoridades a llegar a lo profundo de este gran escándalo de corrupción y desenmascarar a sus autores intelectuales.

Este sonado caso se produjo porque 44 mil millones de pesos fueron pagados por la Secretaría de Salud de Córdoba, que depende de la Gobernación, con documentos falsificados en los que reportaban a falsos enfermos de hemofilia, que fueron extraídos del régimen subsidiado, durante las vigencias 2013, 2014 y 2015, con la complicidad de varias IPS de Montería y otros municipios cordobeses.

Los exsecretarios de salud de Córdoba, Alfredo Aruachan y Edwin Preciado Lorduy, fueron detenidos en Montería dentro de una operación directamente coordinada por el propio Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, al estar comprometidos en este desfalco a las arcas de la salud del departamento.  También fue capturado Juan David Náder Chejne, médico auditor de la Secretaría de Salud, detenido en Coveñas, Sucre. Los tres ex funcionarios hicieron parte de la administración del Gobernador local, Alejandro Lyons Muskus.

David Náder Chejne y Edwin Preciado Lorduy

La Gobernación de Córdoba, bajo el mandato del abogado Alejandro Lyons, pagaba las facturas directamente, sin verificar si realmente se prestaba el servicio. Luego se conoció que habían falsificado los resultados de laboratorio y el diagnóstico de un médico hematólogo para tal fin. La estafa consistió en escoger a 128 nombres al azar de la base de datos del régimen subsidiado, para incluirlos como supuestos hemofílicos y cobrar los millonarios recursos por medicamentos no POS al Sistema General de Participaciones. La Fiscalía tiene en su poder varios testimonios de personas que aparecen en el listado de enfermos de hemofilia, pero que aseguran no presentar dicha patología.

Fueron cinco órdenes de captura que emitió la Fiscalía por este caso sonado, es decir, faltan dos.  Ellos son Adalberto Carrascal, jefe de auditores de la Secretaría de Salud de Córdoba, y  su hermano Luis Fernando Carrascal, quien manejaba negocios de la entidad estatal de forma externa, sin ser funcionario público para evitar investigaciones por parte de los organismos de control.

Adalberto Carrascal, ahora prófugo de la justicia, es el eslabón perdido en todo este espinoso tema, pues era el hombre que le organizaba todos los negocios a Lyons Muskus.

El eslabón perdido

El ex Secretario de Salud de Córdoba, Alfredo Aruachan, es esposo de la hija del fallecido ex Presidente del Congreso Jorge Ramón  Elías “Joche” Náder, quien a su vez es prima hermana del famoso senador del Partido de la U, Bernardo “Ñoño” Elías Vidal. Es obvio entonces, que Aruachan era ficha de Ñoño Elías en la administración de Lyons Muskus.

Alfredo Aruachan

Sin embargo, en esas épocas Adalberto Carrascal, jefe de auditores de la Secretaría de Salud, llevaba todos los paquetes de la hemofilia para que esa entidad regional, a cargo de Aruachan, los autorizara y se consumara el fraude.

Se dice que en la Secretaría de Salud, durante la época de Lyons Muskus, no se movía una hoja de ningún documentos de la citada dependencia departamental sin el visto bueno de Adalberto Carrascal.

Lo curioso del asunto es que Adalberto Carrascal y su hermano Luis Fernando Carrascal eran fichas políticas del célebre senador Musa Besaile Fayad, a quien le manejaban todos sus intereses en la Secretaría de Salud de ese momento.

Es decir, la Secretaría de Salud de Córdoba, en la época de Lyons Muskus, estaba tomada por los dos más grandes poderes políticos del departamento: Musa Besaile, que tenía a Adalberto Carrascal, y Ñoño Elías, cuya pieza clave era Alfredo Aruachan.

Alejandro Lyons y su mano derecha Edwin Preciado

Luego surgieron problemas de negocios entre Aruachan y el propio Gobernador Lyons Muskus, por lo cual este decide cambiarlo y así queda afuera de los negocios en la Secretaría de Salud el grupo de Ñoño Elías. En su reemplazo el mandatario local nombró a Edwin Preciado Lorduy, quien fue Secretario de Salud de Córdoba entre el 2014 y 2015. Lógicamente que en la administración de Preciado Lorduy siguieron las contrataciones irregulares.

Pero el manejo con Musa Besaile fue diferente, pues Lyons Muskus observó el gran poder de ese congresista cercano al santismo y  la forma en que estaba posesionado a su hermano Edwin Besaile como futuro Gobernador y, por conveniencias, el burgomaestre siguió trabajando con esa casa política.

Ñoño Elías, el actual gobernador Edwin Besaile y Musa Besaile

Lyons Muskus, conociendo el gran caudal económico de la Secretaria de Salud se apodera de esta entidad y comenzó a dirigirla directamente, pero Adalberto Carrascal, el hombre de Musa, siguió manejando el negocio de la hemofilia. Sin embargo, todos las órdenes para contratar en este caso se daban en el despacho del Gobernador.

La nueva Gobernación también pagó hemofilia

Ahora el nuevo Gobernador de Córdoba, Edwin Besaile, el hermano de Musa, nombró a Roberto Tirado como Secretario General o mano derecha, con quien también autorizó hacer varios pagos por  hemofilia en la Secretaría de Salud, a sabiendas de las irregularidades denunciadas por la Contraloría General de la República. Tirado es un hombre que le obedece ciegamente a Musa.  Por su parte, Adalberto Carrascal, no desapareció del mapa, siguió manejando los contratos en la Secretaría.

Roberto Tirado maneja los hilos del poder en Córdoba

Adalberto Carrascal es considerado por las autoridades como el eslabón que se necesita para llegar al fondo del Cartel de la Hemofilia y si este decide someterse y colaborar con la justicia, se descubrirían muchas verdades y los cerebros de este caso de corrupción que agobia a Córdoba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here