Una consulta con Armando Martí: la autoestima, el reflejo del ser

0
817

La autoestima es la capacidad que tiene el ser humano de aceptarse a sí mismo en toda su complejidad, es el valor de querernos tal y como somos, a pesar de los modelos o estereotipos que a diario la sociedad nos impone. Para llegar a esta valoración, es necesario partir del propio autoconocimiento, para tener la habilidad de reconocer nuestras fortalezas, cualidades, defectos y miedos, herramientas que permiten la construcción de una autocrítica positiva. De igual manera, es importante que la consciencia de cada uno, evidencie las falencias que impiden dejar de lado el sentimiento de culpa, vergüenza y frustración, factores que incitan a la recriminación y a no aceptar el complemento entre lo bueno y lo malo de nuestro ser.

Si en algún momento de tu día, te has encontrado pronunciando afirmaciones como: ¡No soy capaz!, ¡No sirvo para nada! o ¡No nací para ser feliz!, es hora de que te detengas, pues estos son claros síntomas de baja autoestima y una ausencia de amor propio. Lo único que logras es que en tu entorno familiar, laboral, social e incluso tu pareja, te perciban como una persona de pensamientos desarmónicos, con una baja autoimagen. Tranquilo, no todo está perdido, tienes la oportunidad de limpiar ese espejo y ver lo mejor que hay en ti. Llegó la hora de tomar decisiones de compromiso y responsabilidad que te ayudarán a construir una autoestima basada en el respeto y el amor propio.

  1. Deja huella en lo haces: Alguna vez escuché una frase que decía: “en la vida no te vuelvas indispensable, sé inolvidable”. Es así como se debe ir por la vida, dejando una huella, un sello personal en cada cosa que emprendas.

 

  1. Entiende que la vida no es un cuento de hadas: Los sueños son la materia prima de la vida, pero no te quedes en las nubes, estos sueños e ilusiones deben transformarse en metas claras y para lograrlo existirán muchos obstáculos, aciertos y pérdidas, que serán los encargados de fortalecer tu espíritu y mente.

 

  1. No dejes tu vida para dar prioridad a otros: Aprende a dar prioridad a tu espacio y desarrollo personal, para no convertirte en la reproducción de vidas ajenas. Es fundamental el reconocimiento a las personas en tu vida, sólo si representan una motivación positiva y no son verdugos en el camino para alcanzar tus verdaderos deseos.

 

  1. No te sientas víctima: Si hay alguien que le puede dar un rumbo distinto a tu vida, eres tú. Somos responsables de nuestra felicidad o desdicha, las comparaciones y el conformismo no permiten ver las oportunidades que en ocasiones creemos negadas. Recuerda las excusas ya no son un medio para justificar los errores.

 

  1. Aprende algo nuevo: Es necesario dedicar un tiempo a cultivar la mente y enriquecer el pensamiento, para que nuestra percepción explore la satisfacción del crecimiento y la madurez, nivelando el estrés y permitiéndonos descubrir talentos desconocidos.

 

  1. No huyas de los conflictos: No somos ajenos a los conflictos en la cotidianidad, estos son espacios para demostrar la capacidad que tenemos de afrontar los problemas con sensatez, siendo asertivos y humildes para aceptar los errores cuando sea necesario, además son las experiencias que forjan el carácter.

 

  1. Perdona las críticas: Reconocer nuestros defectos es igual de importante como aceptar las críticas de otros, ya que, reflejan aspectos que tal vez nosotros no alcanzamos a visualizar y pueden estar perjudicando el desarrollo de nuestra autoestima. Recuerda de la misma manera en que aprecias tus virtudes debes también tener en cuenta tus limitaciones.

Con estas recomendaciones podemos reflexionar sobre qué tanto conocemos de nosotros mismos, si estamos verdaderamente preparados para la aceptación de este conocimiento interior y si es tiempo de pedir ayuda para tener herramientas con el fin de alcanzar el bienestar integral.

Por: Armando Martí, Life Coach y Mental Trainer

http://www.armandomarti.com

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here