¿Cómo acabar con la cifra récord en los cultivos de coca de 230 mil hectáreas en Colombia que informó la ONU?

Compártelo:

La preocupación de Colombia cada año en asuntos de narcotráfico, es cuánto aumentó la producción de coca en el país. Combatir ese cultivo ilícito ha sido la lucha de todos los gobiernos de la Nación.  Pero a diferencia de otras épocas, cuando se utilizaba la fumigación con el químico glifosato y una fuerte presencia de las Fuerza Pública contra los sembradores cocaleros y los productores de esta droga, en la admnistración de Gustavo Petro Urrego tienen un nuevo plan.

El Informe del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos de la Oficina de las Naciones Unidas (ONU) contra la Droga y el Delito, reveló cifra récord de coca en Colombia: El año pasado el país llegó a 230.000 hectáreas sembradas con matas de coca, lo cual es 12,7% más que en 2021, cuando fueron 204.000.

Recordemos que año pasado también se superó el máximo histórico de producción potencial de cocaína, con 1.738 toneladas de métricas al año, lo cual es 24,14% más que en 2021, según el informe de la ONU.

A su turno,  el Ministro de Justica, Néstor Osuna, al comentar la nueva Política de Drogas del Gobierno de Petro, dijo que la erradicación forzada seguirá para industriales.

Estos resultados se dieron a la par del anuncio del Presidente Gustavo Petro quien, desde Cali, en medio de la clausura de la «Conferencia Latinoamericana y del Caribe Sobre Drogas», en la que estuvo el Presidente de México, Andrés López Obrador, dio pautas de lo que seria su nueva Política de Drogas.

El Ministro  Osuna, ya había asegurado en entrevista con un medio internacional que la erradicación forzada seguirá en «cultivos industriales», pero que se va a priorizar la voluntaria con foco en campesinos pobres que tengan menos de 10 hectáreas o que tengan un laboratorio.

El informe de la ONU dice que hay siembras de coca en 185 municipios del país y 88% de estos cultivos han persistido allí por más de 10 años. Alineado a lo anterior, 49% de estos cultivos se ubican en zonas de manejo especial; 19% en tierras de comunidades negras, 15% en reservas forestales; 10% en resguardos indígenas y 5% en parques naturales.

SE BUSCA DISMINUIR LA PRODUCCIÓN DE COCAÍNA EN UN 40%

De aucerdo con plan del Gobierno de Gustavo Petro, «los cálculos que hacemos es que podemos disminuir la producción de cocaína en un 40 %, es decir, a 900 toneladas al año y el número de hectáreas cultivadas disminuiría también en un 40 %, es decir, de 230.000, más o menos, a 150.000 hectáreas cultivadas», explicó el Ministro.

El Alto funcionario petrista es «optimista» de que eso se puede conseguir con un plan que también busca «acompañar en el tránsito a economías lícitas a 50.000 familias», de las 115.000 que viven de cultivar coca.

«Es una política que está diseñada para una duración de 10 años, del 2023 al 2033, que tiene como ejes diferentes a lo que tradicionalmente se ha hecho que va a concentrar el esfuerzo penal del Estado en la persecución de las mafias de narcotraficantes, del lavado de activos, la persecución de la cocaína y del dinero de la cocaína», aseveró Osuna.

El titular de la cartera de Justicia indicó que antes se perseguía «de un modo casi que igual a una estructura criminal muy potente y a una pequeño narcotraficante o un cultivador» y al final la diferencia de penas entre alguien detenido por llevar 20 kilos de hoja de coca y otro con 20 kilos de cocaína «no es mucha».

Su apuesta es «dejar de perseguir penalmente a los campesinos cultivadores de hoja de coca, que en su gran mayoría son pobres».

«A ellos lo que les vamos a ofrecer es un abanico de posibilidades para el tránsito de economías ilegales a economías legales», añade el Ministro.

Osuna opina que va desde apoyar negocios y otros cultivos a ofrecer terrenos de la Reforma Agraria comprados por el Estado, a pagopor servicios ambientales para que «una vez arranquen la mata de coca, se dediquen a ser guardabosques» o al uso de hoja de coca para fines no narcóticos como fumigantes, comida, textiles, etc.

Para las personas con un consumo problemático se plantea un enfoque preventivo y de salud pública «incluso con el suministro controlado de estupefacientes», lo que ya se realiza en otros países y que Colombia ahora quiere abordar desde la salud pública.

ACABAR EL PROHIBICIONISMO

A esta nueva política de drogas se le ha criticado su falta de osadía para despenalizar algunas sustancias como la marihuana o incluso la cocaína.

El Ministro Osuna se escuda en que la legislación internacional aún no avanza hacia la regulación y el Código Penal colombiano no permite obrar en ese sentido.

«El mundo seguramente transitará hacia una regulación diferente al prohibicionismo; no sé cuándo, ojalá lo alcancemos a ver», piensa Osuna, quien dice que «Colombia está apostándole a liderar ese cambio del prohibicionismo a una regulación sensata y responsable, regulación que necesariamente es internacional».

«Pero mientras esa regulación (internacional) no cambie, pues Colombia cumple sus compromisos internacionales dentro de los cuales está penalizar el narcotráfico y seguirá estando penalizado (el consumo de drogas)», insiste Osuna, al tiempo que promete: «Vamos hacia la (despenalización) del cannabis y podríamos pensar en algunas otras (sustancias)».

LAS DROGAS SON UN MERCADO. PARA ACABAR EL NARCOTRÁFICO HAY QUE REDUCIR LA DEMANDA: PETRO

Las drogas son un mercado y si se reduce la demanda, se reduce el precio, explicó eL sábado 9 DE septiembre de 2023, el presidente Gustavo Petro, durante la clausura de la «Conferencia Latinoamericana y del Caribe sobre Drogas» «Para la vida, la paz y el desarrollo», que reunió en Cali a representantes de treinta países.

El Presidente Petro al clausurar Conferencia Latinoamericana y del Caribe sobre Drogas en Cali.

“¿Cómo se reduce la demanda en un mercado? De primerazo, alguien diría, elevando el precio. Entre más elevado el precio, menos demanda hay. Esa es una tesis. Si se reduce la demanda, se reduce el precio; si aumenta la oferta, se reduce el precio; si aumenta la demanda, aumenta el precio, como el pan», expresó el Presidente.

El jefe de Estado se preguntó “si se cae el precio ¿quién se enriquece? Quizá nadie; incluso se acaba el narcotráfico. Para acabar el narcotráfico hay que reducir la demanda”.

Sin embargo, subrayó que “la demanda por drogas depende no del precio”, sino de factores como las adicciones, que “crecen porque hay falta de afectos en la sociedad. Es decir, de amor”.

Petro indicó que “cada dólar que se invierte en recortar la demanda ayuda a la familia a que no se produzca la adicción”.

“Pero cada dólar que se dedica a recortar la oferta, lo que hace es aumentar el precio. Y si crece el precio, los narcotraficantes tienen más dinero para comprar fusiles, para comprar vehículos blindados, para comprar misiles, para comprar políticos, para comprar senadores, para comprar generales, para comprar jueces, para comprar presidentes”, dijo el Presidente.

“Tenemos es que proteger a los consumidores, tenemos que construir unos entornos alrededor de los consumidores que no son nada más especial, tecnológicamente hablando, que amor”, puntualizó Petro.

El Mandatario manifestó que “no es repitiendo guerritas y guerras, y tan sanguinarias y feroces y tan equivocadas, como la mal llamada guerra contra las drogas, mirando las drogas como un problema militar y no como un problema de salud de la sociedad”.

Compártelo:
La Otra Cara
La Otra Cara

La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banco agrario nota 2 1