El mal manejo de la empresa de basuras Urbaser en Montería contaminó la zona y tiene en riesgo a Comunidad Zenú

Compártelo:
La empresa será denunciada por incumplimiento del contrato de concesión para la recolección, transporte y disposición correcta de las basuras de Montería. Se le acusa de incumplir las normas sobre manejo adecuado y disposición de basuras en el botadero Loma Grande. Urbaser ha contaminando más de 60 mil hectáreas de tierras fértiles y pequeños asentamientos humanos. 

Por: Unidad Investigativa de La Otra Cara y Red Vigila.

Es tan grande y grave el problema de las basuras en la ciudad de Montería (Córdoba), que la Asociación Red Colombiana de Veedurías Ciudadanas, en cabeza del abogado Eduardo Padilla Hernández*, anunció que interpondrá denuncia penal ante la Fiscalía General de la Nación, contra los principales actores en este tema.                                 

La acción jurídica será contra las siguientes personas y empresas:

-Urbaser, empresa encargada del aseo en el municipio de Montería.
-Juan Manuel Fernández García, gerente interventoría Urbaser.
-Corporación Autónoma Regional de los valles del Sinú y del San Jorge (CVS).

Eduardo Padilla
Eduardo Padilla Hernández

«Demandaremos, ante todas las entidades de control del Estado colombiano, al concesionario Urbaser S.A. E.S.P., por el incumplimiento del contrato de concesión para la recolección, transporte y disposición correcta de las basuras de Montería y Los Garzones, según contrato 003 de abril del 2005 y la respectiva interventoría, a causa de la omisión de sus funciones obligantes del artículo 8 de la Ley 80/93, además del incumplimiento en el manejo adecuado y disposición de basuras en el botadero Loma Grande, que genera un volumen de lixiviados mayor de 50 litros por segundo sin ningún tratamiento residual, mientras vierte dichos fluidos ácidos y venenosos en el Caño Sierra Chiquita que discurre en dirección Norte por el sistema de canales de drenaje del valle Sinú medio, que luego sigue su curso hacia el Caño Aguas Prietas de Ciénaga de Oro y el mismo efluente contaminado irrumpe en la ciénaga Grande de Lorica, en el bajo Sinú», ratificó el veedor Padilla, uno de los juristas que más ha denunciado  la corrupción relacionada con los temas ambientales en Colombia.

Estos fluidos letales efluentes de Loma Grande, ubicada en juridicción de Montería, se mezclan con el tránsito hidráulico contaminando más de 60 mil hectáreas de tierras fértiles y pequeños asentamientos humanos que explotan sus parcelas con cultivos cíclicos de pan coger.

El impacto negativo que sufre el asentamiento indígena Zenú y demás comunidades aledañas a Loma Grande, a causa de la contaminación que genera, el citado relleno sanitario, en las fuentes hídricas y en el aire, pues la comunidad tiene que consumir agua contaminada y respirar olores ofensivos, a causa de que el vertedero no ha sido adecuado en su componente verde de compensación, con el subsiguiente deterioro hídrico del sector, que se constituye en delito ambiental ante la mirada cómplice de la CAR-C.V.S.

Estas dos entidades de control climático regional no realizan su labor de vigilancia, a pesar de que el relleno sanitario de Loma Grande es un problema crítico de más de tres años, a causa de que por el copamiento del botadero que recepciona basuras de otros municipios vecinos como Arboletes y Cereté, entre otros, a los cuales no cobija el mencionado contrato de concesión, generando así detrimento en el patrimonio ambiental e hídrico de Montería, que no recibe remuneración económica consecuente, pero sí funciona la facturación por parte del operador, todo esto cohonestado por la interventoría y la CAR-CVS.

URBASER SANCIONADA POR LA SUPERSERVICIOS 

Todo esto se une al cobro exagerado de la tarifa por la recolección de las basuras en Montería por parte de Urbaser, firma a la que la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios le ordenó devolverle a los usuarios de la capital cordobesa los cobros que hizo no autorizados entre julio de 2017 y abril de 2021. 

Eso fue el 1 de abril de 2022,  cuando el director técnico de Gestión de Aseo de la Superservicios, Armando Ojeda Acosta, al respecto dijo: “El control tarifario y la identificación de esos cobros a devolver por Urbaser son resultado de los compromisos adquiridos con los usuarios ante las quejas e inquietudes presentadas en un ejercicio de participación ciudadana desarrollado en el 2021 en Montería. Los resultados del análisis de las tarifas aplicadas fueron presentados al prestador que deberá hacer un cronograma de los recursos a devolver a que tienen derecho los usuarios”..

COMPLICIDAD ENTRE EL CONTRATANTE Y EL INTERVENTOR

La denuncia tiene el componente de incumpliendo civil que se deriva a su vez del factor delictivo ambiental, teniendo en cuenta la complicidad del contratante concesionario y de la interventoría, en detrimento del patrimonio económico y ambiental municipal y la omisión de control por parte de la CAR-CVS.

El delito ambiental es causal de revocatoria de la licencia de operación del botadero que tiene colapsadas sus lagunas de estabilización de fluidos.

La denuncia fue instaurada por el delito de contaminación ambiental generada por el basurero Loma Grande, el cual funciona a cielo abierto.

La historia es la siguiente:

El Concesionario Urbaser contamina el valle del Sinú medio, incumpliendo así el contrato de concesión de servicios públicos de recolección, transporte, disposición y tratamiento estabilizador de las basuras de Montería.

Y lo peor es que esta contaminación ambiental, en el citado sector cordobés, tendrá una duración de tres años, pues Urbaser compró los derechos del contrato respectivo que estará vigente hasta el 2025.

Es obligante para Urbaser cumplir lo requerido por la Ley 80 del 94, con referencia a lo exigible por el municipio de Montería, bajo la supervisión e interventoría respectiva.

Y adicional, Urbaser debe cumplir lo exigible por la Ley 142 de Servicios Públicos Domiciliarios y por el control de la Superintendencia de Servicios P.D., además de lo preceptuado por la regulación de comisión de agua potable y saneamiento básico (CRA), en su proceso general debidamente facturado en el recibo mensual de Energía eléctrica que cobra coercitivamente Afinia S.A. E.S.P.

RECEPCIÓN DE ILEGAL DE BASURAS DE OTROS MUNICIPIOS

El Contrato 003 de abril del 2005 es muy específico para la recolección de basuras de Montería y Mocarí, pero el botadero de Loma Grande, no es para recepcionar las basuras de municipios vecinos y de otros departamentos, incumpliendo así el objeto primigenio del contrato en mención.

Desde el año 1.985 existe el botadero de Loma Grande, ubicado al Noreste, a 7 kilómetros de Montería, el cual, a pesar de operar a cielo abierto, fue ratificada su operación desde el primer POT del año 2.000 de ese municipio. Y, como secuela, no se han respetado las minorías étnicas sectoriales aledañas a Loma Grande, pues los vertimientos de lixiviados sobre el vecino caño de Sierra Chiquita se identifican fácilmente por sus aportes en olores ofensivos al medio ambiente.

La expansión urbana y crecimiento poblacional del último quinquenio es superior al 20%, según referencial del concesionario de AA que es Veolia y Afinia, pues según censo de suscriptores el crecimiento poblacional generó un gran volumen de basuras que sumado a los aportes de municipio de Arboletes y Cereté, colmaron la capacidad de recepción de Loma grande y generaron gran volumen de lixiviados sin tratamientos de recepción y estabilización química de este efluente ácido corrosivo, venenoso y de fácil dilución en el medio acuoso generado por las altas precipitaciones y escorrentías que manan de las terrazas del botadero.

El concesionario maneja la volumetría y estabilidad del depósito de basuras a cielo abierto y sus drenajes superficiales, los que son conducidos a un canal trapezoidal revestido que los recepciona, conduce y vierte aproximadamente 50 litros por segundo en el caño Sierra Chiquita, cercano al Basurero, que se convirtió en drenaje natural del sector Noroccidental de Montería, en su área ocupacional del valle aluvial del río Sinú.

Estos Lixiviados contaminantes y venenosos transitan en dirección Sur-Norte que es la pendiente natural del valle y son captados por el sistema de drenajes y humedales del Cerrito, contaminando áreas de cultivo de arroz, maíz, sorgo y frutales.

Algunos periodistas como Mauricio Castilla Castro también han denunciado en su cuenta de Twitter: @pulsodeltiempo2  el manejo irregular de las basusras en el relleno sanitario Loma Grande, en Montería.

LIXIVIADOS CONTAMINAN LA CIÉNAGA GRANDE

Además, contamina toda la Ictiofauna, hasta el gran colector de Ciénaga de Oro, que, como consecuencia, se ha convertido en una gran cloaca sanitaria que sigue su curso hasta desembocar en la Ciénaga Grande del municipio de Lorica, contaminando más de 35.000 hectáreas de playones inundables y afectando las poblaciones históricas indígenas Zenúes, generando una catástrofe ambiental disimulada pero peligrosa, en detrimento de las comunidades aledañas.

Este hecho, que aquí se denuncia, es un delito ambiental muy grave, pues la contaminación que genera Loma Grande no sólo afecta al valle del Sinú medio, sino que el impacto se hace extensivo, a través del río Sinú, hasta la ciénaga Grande de Lorica, en el bajo Sinú.

LA CAR-CVS ENCUBRE EL PROBLEMA

Este problema, que afecta a los humanos y a todas las especies del ecosistema, está cohonestado por la CAR-CVS y por la interventoría.

Lo extraño es que Urbaser posee licencia operativa vigente, no obstante a que viola toda la normatividad ambiental colombiana, porque la paradoja, lo increíble es que esa entidad encargada del aseo está apadrinada por el Ministerio del Medio Ambiente.

Si los administradores del Estado no fueran corruptos, suspenderían de inmediato la licencia ambiental y la concesión del contrato 003 de abril de 2005, ya que hay incumpliendo ambiental, por afluentes Lixiviados y detrimento del patrimonio ambiental de Montería, por favorecer a municipios vecinos que no le contribuyen con remuneración económica a la capital cordobesa.

Si esos municipios están contribuyendo, ¿Dónde están esos recursos? ¿Quién los recepciona? Pues sabemos que la recepción de basuras de otros municipios no está en el contrato primigenio.

¿De quién es ese negocio? ¿Cuánto cobran por ese servicio? ¿Quién se queda con esa plata?

Las basuras de otros municipios generan lixiviados que deterioran los suelos monterianos y le causan una lesión enorme a la comunidad indígena ancestral en sus fuentes naturales de agua, en humedales de caza y en playones de explotación agrícola de verano.

Comunidad Zenú en el deprtamento de Córdoba

EN RIESGO COMUNIDAD INDÍGENA ZENÚ

Los siguientes factores inciden simultáneamente con drástico impacto ambiental en el citado sector:

1. Es permanente la hostilidad de los señores del sector denominado El Purgatorio contra la comunidad indígena ancestral Zenú de Loma Grande, que viven en un asentamiento rural vecino.

Los miembros de la citada comunidad ancestral tienen reconocimiento constitucional y están amparados por tratados internacionales, pero para la burocracia mercantil las leyes no existen.

Los nativos, a pesar de que bloquean vías, realizan paros y ponen demandas que rechazan la contaminación ambiental generadora de plagas y vectores de infecciones. Pero como nadie los escucha, esa comunidad tiene que continuar con ese problema social, contra el que vienen luchando desde la década de los 70 frente al depósito de basuras de Loma Grande. Los bloqueos de la vía se dan por la comunidad indígena Zenú para protestar contra el vertedero de basura a cielo abierto, el cual es un generador de contaminación ambiental (olores ofensivos, lixiviados, alimañas contaminadas como ratones, goleros o buitres, transmisores que afectan fuentes hídricas y áreas de cultivo de pan coger vecinas ancestrales).

2. Todos los miembros de esa comunidad tienen que vivir respirando la polvareda permanente que levanta el tráfico pesado vehicular que va y viene de las canteras vecinas.

Esa nube diaria de polvo, unida a la contaminación generada por el basurero de Loma Grande, afecta a la comunidad con padecimientos como asma, bronquitis, neumonía y demás enfermedades del aparato respiratorio.

Niños y ancianos están empezando a desarrollar padecimientos en la piel. Ya hay casos de acné severo, eccemas, pérdida de cabello e incluso enfermedades de mayor gravedad, como ataques de corazón.

A pesar de la gravedad del problema, Urbaser aún no ha realizado un diagnóstico preliminar de las afectaciones en suelo, agua, aire y comunidades. Tampoco ha recolectado ni evacuado los lixiviados que han sido vertidos fuera del perímetro del sitio de disposición final licenciado ambientalmente por la CVS.

NADIE SE HA PRONUNCIADO SOBRE EL BOTADERO LOMA GRANDE

Ante un problema tan grave como el de Loma Grande, es inaudito que aún no se hayan pronunciado los administradores del Estado: Gobernador, diputados, concejales, representantes, senadores y secretario de salud, entre otros.

Es absurdo que el pueblo haya elegido a personas que no tienen ni una pizca de sensibilidad social.
Se nota a leguas que esa clase de sujetos llegaron a la política sólo movidos por sus intereses mercantiles.

Ellos mintieron cuando fueron a pedirle el voto al pueblo y le prometieron una vida saludable.
Mi pronóstico es que no creo que las comunidades vuelvan a votar por misántropos que sólo le obedecen al duende de la avaricia que vive en sus almas sombrías.

*Presidente de la Red Colombiana de Veedurías (Red Vigila)

Compártelo:
Imagen por defecto
La Otra Cara


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.