El Padre Javier Giraldo también pidió la información de inteligencia de todos los militares en Urabá

Padre Javier Giraldo
El Padre Javier Giraldo

 

El padre jesuita Javier Giraldo Moreno, líder de la Comunidad de Paz de Apartadó (Antioquia), también les pidió al Ejército Nacional la información de inteligencia de todos los militares que operan en su área de influencia en Urabá.

Giraldo es colega y gran amigo del cura jesuita Francisco De Roux, jefe de la Comisión de la Verdad, quien en meses pasados le solicitó a las Fuerzas Armadas de Colombia toda la información de sus operaciones de inteligencia reservada y los datos de los hombres relacionados con las mismas, desde 1953. Lo cual causó revuelo nacional.

El sacerdote Giraldo le envió una carta al entonces Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, que conoció nuestro portal, en donde lo recrimina y le expresa sus molestias porque el Ejército no le había suministrado los datos de todos los militares que han operado en cercanías a la llamada Comunidad de Paz, a quienes acusa de una larga lista de delitos graves, no dignos de integrantes del Estado que defienden las leyes, sino de los peores delincuentes o bandoleros de la historia del país, solo comparables con los crímenes con la guerrilla, los paramilitares y las Bacrim juntos…

“Usted, pues, Presidente Santos, sale responsable ante la historia y ante el mundo de centenares de crímenes horrendos que han tratado de exterminar a nuestra Comunidad de Paz, tales como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, abusos sexuales, masacres, desplazamientos forzados, torturas, retenciones, detenciones y enjuiciamientos ilegales y arbitrarios, amenazas por millares, anuncios de exterminio, cercos de hambre, destrucciones e incineraciones de viviendas y de campos de cultivos, asaltos a mano armada para robar los bienes de sobrevivencia de las víctimas, profanación y ocultamiento de cadáveres, pillajes, robos de animales domésticos, principalmente de bestias de carga, único medio que posee el campesino de la zona para comercializar sus pobres productos, robo de los instrumentos de trabajo agrícola, campañas de calumnia, difamación y estigmatización a través de los medios masivos, ausencia, manipulación y corrupción de investigaciones judiciales y disciplinarias, generalización de la impunidad y de la desprotección judicial”,  ratifica el mencionado sacerdote.

¿Habrá que preguntarse qué pruebas (audiovisuales) tiene Giraldo de que los militares en Urabá cometieron todos esos detestables y repudiables delitos? ¿O son simplemente rumores o versiones de oídas, propios en la zona? ¿Cual sería el destino de esa valiosa y reservada información de inteligencia sobre los hombres de las Fuerzas Armadas?

El padre Giraldo es un reconocido defensor de los Derechos Humanos, muy cercano a la izquierda nacional, la misma ideología de la guerrilla, que se volvió célebre en los grandes medios de comunicación por ser un férreo opositor o enemigo de las Fuerzas Armadas colombiana.

“Durante todo su gobierno (le dice a Santos), como también durante el gobierno del Presidente Uribe, estuvimos solicitando que se nos suministrarían los nombres, códigos institucionales, unidades y cadenas de mando de todos los miembros de la fuerza pública que estuvieron presentes en los días, horas y sitios en que fueron perpetrados los crímenes…”, reitera Giraldo en su escrito.

Algunos sectores del país le critican a este sacerdote que sus denuncias siempre son contra los hombres de la Fuerza Pública, pero nunca vincula a las Farc con ningún hecho delictivo. Sin embargo, hay que recordar que Urabá es considerada una zona calienta en donde han operado grandes jefes de ese grupo guerrillero como “El Manteco” y “Silver”, autores de un sinnumero de desplazamientos y masacres de campesinos, empresarios o líderes sociales locales como Graciano Blandón, Manuel Moya y Adán Quinto, dolorosos casos que nunca han sido denunciados por la Comunidad del Padre Giraldo.

Giraldo hasta critica que a Santos le hayan dado el Premio Nobel por el  “Proceso de Paz” de La Habana (Cuba), porque según él, los “millares” de crímenes de los militares quedarán sin investigar y exonerados. Pero, paradójicamente, no se refiere a que dentro del mismo Acuerdo, los miembros de las Farc no pagarán un sólo día de cárcel por sus incontables actos violentos e ilegales.

 

 

 

 

 

Volvemos a preguntarnos… ¿A dónde iría a parar la información de Inteligencia de los soldados en Urabá?

Varios críticos del padre Giraldo afirman que la información que este pretende recolectar iría a dar a la Justicia Especial para la Paz (JEP) para procesar a militares o sería material importante para la Comisión de la Verdad, de Francisco De Roux, para crear su visión de la historia del conflicto armando, que para muchos es sesgada por la inclinación ideologíca de este y su pública admiración hacia jefes de la subversión.

También hablan de que sería insumo para demandas contra el Estado, una buena fuente de financiación; e inclusive, información valiosa para la Contrainteligencia a cargo de los enemigos de los militares.

Esta es la dura Carta de Giraldo a Santos:

San José de Apartadó, julio 13 de 2018
 Señor JUAN MANUEL SANTOS CALDERÓN
Presidente de Colombia
Bogotá, D. C.
 De toda consideración.
A muy pocos días de terminar su segundo período de gobierno, queremos manifestarle sinceramente y de manera somera lo que hemos vivido y sentido durante estos 8 años en los cuales usted ha ocupado el cargo de Presidente y Jefe de Estado, período que se proyecta hacia atrás por el tiempo en que usted ejerció como Ministro de Defensa del ex Presidente Álvaro Uribe Vélez.
Durante su mandato, Presidente Santos, acudimos en 20 ocasiones a usted, haciendo uso del derecho constitucional de petición, para pedirle, de manera apremiantes, que en atención a obligaciones muy claras que la Constitución le impone al Jefe de Estado, interviniera directamente para frenar la cadena de crímenes de lesa humanidad que su ejército, sobre todo a través de la Brigada XVII y otras unidades, en unidad de acción con las estructuras paramilitares, había perpetrado y aún sigue perpetrando contra la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y contra el campesinado de su entorno. Usted siempre esquivó esas peticiones y les dio órdenes a sus secretarías jurídicas de remitirlas a los mismos victimarios: el Ministerio de Defensa y sus diversas unidades, alegando decretos que no pueden oponerse a órdenes constitucionales y que se ajustan a la figura universalmente antijurídica de convertir al victimario en su propio investigador y juez.
Nadie ignora que una política evasiva frente a cadenas de crímenes horrendos y sistemáticos, encubiertos por los veredictos autoabsolutorios de sus propios subordinados, compromete con toda evidencia al primer mandatario ante una Comunidad Internacional que durante ya muchas décadas ha elaborado tratados y convenciones para proteger a las víctimas de esos horrores. Usted, pues, Presidente Santos, sale responsable ante la historia y ante el mundo de centenares de crímenes horrendos que han tratado de exterminar a nuestra Comunidad de Paz, tales como ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, abusos sexuales, masacres, desplazamientos forzados, torturas, retenciones, detenciones y enjuiciamientos ilegales y arbitrarios, amenazas por millares, anuncios de exterminio, cercos de hambre, destrucciones e incineraciones de viviendas y de campos de cultivos, asaltos a mano armada para robar los bienes de sobrevivencia de las víctimas, profanación y ocultamiento de cadáveres, pillajes, robos de animales domésticos, principalmente de bestias de carga, único medio que posee el campesino de la zona para comercializar sus pobres productos, robo de los instrumentos de trabajo agrícola, campañas de calumnia, difamación y estigmatización a través de los medios masivos, ausencia, manipulación y corrupción de investigaciones judiciales y disciplinarias, generalización de la impunidad y de la desprotección judicial.
Si bien la Comunidad de Paz hizo uso de la Acción de Tutela en ciertas ocasiones y obtuvo respaldo de la Corte Constitucional, la cual emitió tres Sentencias y dos Autos en favor de la Comunidad, usted mismo y las instituciones de su gobierno desacataron todas las órdenes de la más alta Corte del Estado, además de otras órdenes incluidas en otras sentencias de dicha Corte, como las referidas a la prohibición de mantener unidades militares y policiales en medio de la población civil en zonas de conflicto, o las que se refieren a la prohibición al mandatario de pronunciarse públicamente contra grupos y comunidades echando mano de informaciones no verídicas o las que se refieren a la prohibición de empadronamientos. El desacato de su gobierno a todas esas normas y decisiones constitucionales nos hizo concluir siempre que el “Estado de Derecho” constituye más una ficción propagandística utilizada para encubrir realidades contrarias.
Durante todo su gobierno, como también durante el gobierno del Presidente Uribe, estuvimos solicitando que se nos suministrarían los nombres, códigos institucionales, unidades y cadenas de mando de todos los miembros de la fuerza pública que estuvieron presentes en los días, horas y sitios en que fueron perpetrados los crímenes, pero su gobierno siempre se negó a ello, y cuando la Corte Constitucional se lo ordenó repetidas veces, usted desacató sus órdenes burlándose de la más alta Corte del Estado. Y ya para terminar su mandato, en diciembre de 2017, la Corte se lo volvió a ordenar, dándole dos meses de plazo para cumplir la orden y su gobierno volvió a desacatar el mandato de la Corte. Tal contumacia tiene, de toda evidencia, un propósito: mantener encapuchados y clandestinizados, al peor estilo paramilitar, a los criminales insertos en su gobierno.
Usted deja, pues, la Presidencia, con una enorme deuda frente a la humanidad. Ojalá llegue el día en que tribunales internacionales honestos ejerzan justicia frente a esos millares de crímenes y enjuicien su comportamiento de participación en los mismos con carácter de complicidad, connivencia, apoyo, tolerancia y protección de sus actores.
En este contexto, nos avergüenza la distinción que se le hizo al otorgarle el Premio Nobel de Paz, sin que mediara siquiera un reconocimiento de culpa en estos y muchos millares más de crímenes contra los derechos elementales de los colombianos, perpetrados por sus subordinados protegidos por su actitud de negarse a que siquiera fueran investigados y más bien exonerados ideológicamente de toda culpa, como ocurrió en las intervenciones durante del “Proceso de Paz”, luego enormemente degradado.
Con enorme dolor de patria,
Comunidad de Paz de San José de Apartadó
Javier Giraldo Moreno, S. J. firmante de los derechos de petición.
Decimos lo que otros callan
Cargando...

1 COMENTARIO

  1. CARTA ABIERTA AL PADRE FRANCISCO DE ROUX

    Bogotá 31 marzo 2020

    Reverendo Francisco De Roux Rengifo Presidente de la Comisión de la Verdad. Vía Email y correo certificado
    Padre Francisco, doña Enriqueta Rengifo su madre, era muy cercana a Pedro Arrupe y Gondra, prepósito o superior General de los Jesuitas, quien dirigió la organización eclesiástica entre 1965 y 1983 en Roma. El trabajo social de su madre y un tío suyo que, se desempeñaba como miembro de la Compañía de Jesús, motivaron su decisión de ingresar al Seminario de la Ceja, Antioquia, a los 15 años,
    Usted, es considerado carta clave en el proceso del posconflicto en Colombia. Y nada raro que, influya y participe en una negociación con los criminales de ELN, pues saben a priori que, pueden asesinar, secuestrar, destrozar el país y el medio ambiente y que, ningún crimen por detestable y vituperable que sea, merecerá condena, porque la “paz”, que nunca hemos visto brillar según el premio Nobel Juan Manuel Santos, lo merece todo. Y usted, para ellos, es una ficha clave de garantía que, les dará el “Ego te absolvo a peccatis tuis”, sin penitencia alguna y menos que vayan a la cárcel. Padre de Roux, con ese bagaje cultural que tiene, sabe y conoce que, el pueblo está fastidiado de la farsa, engaño y mentira de la “Terminación del Conflicto” con los narcoterroristas de las Farc, los que hoy fungen como catedráticos de la moral y la ética; son congresistas sin votos y convirtieron ese sagrado lugar de la nación, en una cueva de deshonra e inmoralidad. De esa negociación, el pueblo dijo NO y fue engañado y la opinión pública es cada vez más escéptica.
    El expresidente Santos, creó un organismo incontrolable y de facultades inconmensurables, con el pretexto velar la implementación de los acuerdos, lo que significará la vía para que los narcos terroristas de las Farc ejerzan durante diez años, tiempo que durará la “transición” (“posconflicto”) un poder total, absoluto y omnímodo, subyugando y capitulando el engranaje de Colombia a su gabela e imposiciones. Usted padre de Roux, la presidente de la JEP y todos los representantes del gobierno que fueron a la Habana, tienen que estar de plácemes.
    Usted reverendo, anda en busca de la paz, sabiendo que la paz que usted busca y apoya es la de las tumbas, pero la de las que ocasionaron los mal llamados “paramilitares”, pero ni una palabra sobre las tumbas de la víctimas y desaparecidos de las Farc, el ELN, EPL y grupos narcoterroristas. Como sacerdote, sabe que la única paz, es en Cristo nuestro Señor. «El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga.»
    Usted, ha tenido amistad con los criminales farianos. Anexo una foto, donde usted está uniformado con fusil de las Farc muy demacrado. Si es falsa, me gustaría saberlo, pudo ser una hoax photo.
    Padre de Roux, usted fue director del CINEP, Centro de Investigación y Educación Popular, una fundación sin ánimo de lucro creada por la Compañía de Jesús en 1972, con la tarea de trabajar por la edificación de una sociedad más humana y equitativa, mediante la promoción del desarrollo humano integral y sostenible, reprobar el capitalismo e instaurar una sociedad que eliminara la explotación del hombre por el hombre, rechazar el presupuesto de guerra, que no defendía la soberanía nacional, pero si reprimía las luchas populares, para defender los intereses de la minoría dominante. El CINEP, fue anexo a Golconda que, estaba bajo la orientación de lo que se conocería como “Teología de la liberación”. Varios de sus integrantes radicalizaron su discurso y algunos miembros del grupo terminaron por vincularse con grupos guerrilleros como el M-19, el ELN, o las FARC. Los padres españoles Domingo Laín Sanz, Manuel Pérez Martínez y José Antonio Jiménez Comín, ingresaron a los altos mandos de la guerrilla del ELN. Padre de Roux, usted no es garantía para el pueblo colombiano, como presidente de la Comisión de la Verdad, usted, igual que la JEP, son parcializados, dada su tendencia socialista.
    Todos sabemos y conocemos objetivamente la realidad nacional. Desigualdad, injusticias, hambre, pobreza, mala distribución de la riqueza etc. Pero esa no es razón, para que en los centros universitarios envenenen a los jóvenes, los lleven a la JUCO y de ahí a la clandestinidad; luego una misión especial, asesinar un miembro de la fuerza pública, robarle el arma y para el monte; pero nada de eso comentan los insignes buscadores de la paz. Si buscan la verdad, miren qué enseñan en las clases de sociales de la Universidad Nacional, de la Distrital y cuántos profesores son socialistas.
    1. Usted escribe: “Habíamos establecido como moral que bueno es todo lo que aumenta el capital y malo lo que lo disminuye, y gobiernos y ejércitos cuidaban la plata, pero no la felicidad.”
    Habíamos establecido, ¿Quiénes, los mamertos y socialistas? Si no hay empresa, si no hay inversión no hay trabajo y sin trabajo, surge la delincuencia y demagogos como Petro, llamando a la Resistencia, o atacar a quienes estamos en contra del negocio inconmensurable de la coca y nos llaman enemigos de la paz. Inmoral, es defender y apoyar a criminales como los que están impunemente como congresistas. Timochenko y su cáfila de compañeros.
    2. “Gobiernos y ejércitos cuidaban la plata, pero no la felicidad”
    Padre de Roux, entonces usted es partidario de quitar el Esmad, ¿Para que los bandidos y desocupados asalten y roben? Me gustaría leer un comentario suyo, sobre los ejércitos que cuidan la plata de Maduro, Daniel Ortega y los Castro. ¿Ellos cuidan el dinero del pueblo?
    3. “Los jóvenes se habían ido del campo porque era vergüenza ser campesinos”.
    Padre no digamos mentiras; los campesinos han abandonado sus tierras porque los narcos terroristas, amigos suyos, los desplazaron y están matando a los líderes sociales, porque reclaman sus tierras. Esa es una verdad, no necesita buscarla.
    4. “Con Baudrillard y otros filósofos nos alienamos en un mundo “desrealizado” y escogimos líderes poderosos que dejaron de lado la verdad;”
    Jean Baudrillard, en los años 1960 sostuvo que las teorías marxistas habían quedado desactualizadas: según su pensamiento, la nueva base del orden social era el consumo y no la producción. Participó en movimientos como Marxismo, Postmarxismo, Posestructuralismo.
    5. “El coronavirus nos sacó de la ilusión de ser dioses”. El israelita Yuval Noah Harari escribió: “Dios no existe y su lugar ha sido ocupado definitivamente por el hombre; que la historia empezó cuando los humanos inventaron dioses, y terminará cuando los humanos se conviertan en ellos”.
    Padre de Roux, no sé si usted escribe alegóricamente sobre la ilusión de ser dios. Por que entiendo usted es sacerdote para predicar el mensaje de salvación, a través de nuestro Señor Jesucristo. Hay un cosmos, en orden absoluto, que requiere de un diseñador. El mundo, está al revés, porque perdió el santo temor a Dios y sus amigos sacaron los crucifijos del Senado, de los colegios y a lo bueno le llaman malo y a lo malo bueno, como bien dice (Isaías 5,20): ¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!
    El humanismo, una forma de religión ahora la dominante que, adora a la humanidad en lugar de adorar a Dios.
    Vulnerables, somos todos desde que nacemos hasta que morimos, todos llevamos una lápida a la espalda. Mors certa, sed hora incerta, La muerte es segura; pero la hora, incierta. A usted padre y a todos los que han protegido, ayudado y han sido defensores y encubridores de la Farc, la historia los tendrá como apátridas y ladinos, no lo dude.
    6. “La vulnerabilidad llega para que los gobiernos entiendan qué es el Estado, la única institución que tenemos los ciudadanos para garantizar a todas y todos por igual, en las buenas y en las malas, las condiciones de la dignidad. Para eso están los presidentes y los ministros y la Policía y el Ejército, y los jueces y el Congreso. Todos vulnerables”.
    Todos los seres humanos somos vulnerables, a enfermedades, a secuestros, a extorsiones, a violaciones; a que, sin razón, nos sean violados los derechos y que haya instituciones, que protejan a quienes cometen esos crímenes de lesa humanidad, como la que usted preside. ¡Qué grandeza y qué admirable la labor de nuestras FF. MM. ¡
    7. “Necesitamos saber la verdad”.
    Claro que sí, necesitamos la verdad. ¿Por qué a los miembros de las FF. MM. no les concedieron los mismos escaños en el congreso, que hoy ocupan impunemente, su amigo Timochenko y sus compinches? ¿Por qué no hubo representación en la entrega de las armas a la ONU, por parte del ministerio de Defensa? ¿Por qué las Farc no han dado cumplimiento a los acuerdos? ¿Por qué la JEP, y La Corte Suprema dejaron volar a Santrich y Márquez? ¿Van a quedar sin investigación los magistrados Jesús Ángel Bobadilla, Caterina Heyck Puyana y Adolfo Murilño Granados? Necesitamos saber la verdad padre de Roux. ¿Dónde están los cuatro monumentos prometidos de las armas entregadas? ¿Tan sólo alcanzaron para una obra de arte, muy censurable?
    8. ¿Cuándo tomaremos medidas extraordinarias contra la violencia política unida al narcotráfico que ha sido mucho más letal que la pandemia entre los colombianos?
    Padre de Roux, usted, la JEP, la ONU, la ONG.s, Fecode, Iván Cepeda, el incendiario Petro, los “congresistas de las Farc” tienen la palabra. ¿No es usted presidente de la Comisión de la Verdad? Simplemente reúnanse, y ordenen a los mal llamados “disidentes” que, no continúen con los asesinatos de los líderes sociales, que luchan por sus tierras, pero las necesitan los narcos farianos para incrementar su maldito negocio. ¿O necesitan de Cepeda, para buscar falsos testigos y decir que son las fuerzas del orden o el gobierno? La verdad brilla por sí sola.
    9. En la Comisión de la Verdad de Colombia oímos con frecuencia que es un error buscar la verdad de lo que pasó en el conflicto. “Dejen eso así”, es la expresión proveniente muchas veces de un temor auténtico
    ¿Temor auténtico de parte de quién? ¿De los narcos terroristas farianos que van a la JEP a puerta cerrada y salen sonrientes? Necesitamos la verdad sobre la ParaFarc, sobre los desaparecidos, sobre el dinero escondido, sobre el olvido de las víctimas que, fueron violadas y nunca reparadas y las rutas de la coca. Si, necesitamos saber la verdad.
    10. Continuaremos lo que hoy sigue, con 10.000 personas armadas entre el ELN, las “disidencias” y los grupos del narcotráfico, el asesinato de líderes y la ruptura de las comunidades.
    Usted y los negociadores con los criminales de las Farc tienen la solución. Que los “disidentes”, amigos de Timochenko no sigan con su endemoniado negocio de la coca. Pero están urgidos de negociar con el ELN, para lograr más curules y mayoría en Senado. Luego su bendición, Ego te absolvo y todos felices e impunes. Es la omnipresencia del mal en los mamertos y socialistas que, orienta a los jóvenes a una existencia de violencia contra todo lo que se llama burguesía, imperialismo y libre inversión y se convierte en su razón de ser.
    11. El mensaje de los koguis. Los seres humanos tenemos que aprender de ese conocimiento. Pero hemos ido matando a esos seres, y al matarlos, matamos el conocimiento. Por eso cada vez conocemos menos, y por eso pasamos a matarnos a nosotros mismos, y puede ser que la naturaleza termine por matarnos a todos.
    Padre de Roux, el mensaje de los Kogui, es para usted y los narcos terroristas de las FARC, ELN, EPL, y los mal llamados “disidentes”. No vuelen los oleoductos, no tumben las torres de energía, no desplacen a los campesinos para robarles sus tierras. ¿O hay que averiguar esa verdad?
    12. En necesidad extrema todas las cosas son comunes, escribió el teólogo Tomás de Aquino.
    ¿Y no fue Tomás de Aquino quien dijo: ¿El amor a la mujer arrastra al marido en la ruina? (De civitate Del 14, 11) Me da la impresión de que, ¿usted justifica los asaltos y atracos a los grandes almacenes y a los carros que transportan los víveres? No he escuchado, a socialistas repartiendo mercados o dando parte de sus sueldos para ayudar al pueblo. La falsa demagogia mamerta.
    13. El silencio. El coraje de vivir en medio de la vulnerabilidad.
    Sí, podemos vivir en medio de la vulnerabilidad, pero no del terrorismo y la violencia callejera. Ya no hay gritos, cacerolazos, daño en las paredes, rotura de vidrios, quema de carros, policías lapidados. Ni escuchar a Petro tratando de incendiar con su demagogia barata, llamando al lumpen para buscar la alforria y lograr la oclocracia. Viva el silencio y la tranquilidad en este acuartelamiento, sin chusma y vándalos cubierta las caras, para destruir y cumplir las órdenes, de quienes creyeron que en Colombia hay espacio para el socialismo Siglo XXI.
    ¿Quid faciat, lex, ubi sola pecunia in cocainum valet? ¿Qué puede hacer la ley, donde impera el dinero de la cocaína?

    Mayor (R. A.) JUAN JOSÉ GARCÍA CABRA
    C. C. 17´090.656

Deja un comentario