Qué íntimos secretos le guarda Piedad Córdoba a Maduro y a las Farc, en décadas de estrecha relación?


 

La exsenadora liberal colombiana es una de las personas de más confianza, como ninguna otra, de la cúpula bolivariana, que EE.UU. busca con recompensas por narcoterrorismo. Sus fuertes nexos de amistad y confidencialidad empezaron desde la época del fallecido Hugo Chávez. 

Hoy se podría decir, sin equivocaciones, que en Colombia, a excepción de las Farc, no existe nadie más cercano al jefe de la dictadura venezolana Nicolás Maduro, que la exsenadora liberal Piedad Córdoba. Su gran defensora pública desde vieja data.

Una mujer que conoce los más íntimos secretos del regimen venezolano, todo su andamiaje por dentro y por fuera, su forma de proceder, cómo se sostienen política y economicamente, su moral, su ética, sus propiedades, sus futuros nombramientos, su estrategia de comunicación, sus planes militares, a quién le compran alimentos o medicina, con quién hacen negocios de oro, petróleo, gas o energía y hasta se dicen que ella ha sido financiada por la revolución bolivariana.

La misma Piedad Córdoba se ha jactado en la prensa de ser una gran experta en el chavismo, oviamamente por su cercanía pública con el movimiento bolivariano.

Su gran relación viene desde la época del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, a quien Córdoba idolatraba y defendía a capa y espada, cariño que era recíproco.

Chávez y Piedad Córdoba

Versiones de los mismos integrantes de las Farc, aseguran que aunque Chávez ya había hecho contacto con algunos cabecillas de la organización ilegal, fue ella quien lo habría acercado más al alto mando del grupo guerrillero, cuando aquel comenzó su mandato en Venezuela, en 1999, especialmente en épocas de los fallidos diálogos de paz del Caguán (Caquetá) en el gobierno del presidente Andrés Pastrana.

Chavez, con su personalidad desbordante, tampoco ocultaba su cariño por la Farc y más de una vez les ofreció públicamente apoyo a quienes llamaba camaradas.

Basta ver el video en el cual Ramón Rodríguez Chacín, su entonces ministro de defensa, en forma inverosimil, en el 2008, en plena época de combates entre esa guerrilla y el Ejército colombiano que los tenía acorralados, en tiempo del Presidente Álvaro Uribe, recibe en territorio venezolano a los rebeldes y les muestra su apoyo en nombre de su comandante Chávez.

 “Las FARC y el ELN (Ejército de Liberación Nacional) no son ningún cuerpo terrorista, son verdaderos ejércitos (…) que ocupan espacio en Colombia”, destacó el mismo Chávez, en su programa Aló Presidente del 13 enero de 2008, donde pidió que las Farc y el ELN fueran considerados como beligerantes, porque su gobierno reconocía a esos grupos “como fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político, que tienen un proyecto bolivariano, que aquí es respetado”.

Tanto Chávez como Piedad Córdoba tenían el mismo pensamiento bolivariano para Colombia, es decir, que algún día la revolución socialista “roja, rojita”, se tomara el poder en nuestro país contra la “burguesía nacional” para cambiar las viejas prácticas e implantara la equidad social. Por eso siempre le apuntaron al proyecto político, ideológico y jurídico de las Farc, el cual no deja de lado las armas.

No hay que olvidar que la propia Piedad Córdoba anunció en mayo del 2013, en una rueda de prensa, pero en Caracas, Venezuela, que quería ser Presidenta de Colombia.

MUY DE ADENTRO DE LAS FARC

Como dijimos, la relación entre Córdoba y las Farc se consolidó desde la época del Caguán en el gobierno Pastrana. En sus tiempos de senadora. La justificación: “La paz”.

Por eso, visitaba, inicialmente, en forma oculta, los campamentos subversivos, lo que con el paso de los años se volvió público. Trenzó enorme amistad con el mismísimo máximo jefe y fundador de las Farc, el fallecido Manuel Marulanda Vélez (“Tirofijo”) y con su hijo consentido “El Mono Jojoy”, sanguinario comandante militar de ese grupo violento, dado de baja por el Ejército en la Operación Sodoma en el 2010.

Sin ir muy lejos, Norberto Uribe, un desmovilizado del Frente 15 de las Farc, que fue escolta personal de “Tirofijo”, señaló ante una magistrada de Justicia y Paz, haber sido testigo que en 2001, Piedad Córdoba, quien se desempeñaba como senadora, y el político Álvaro Leyva Durán participaron de una fiesta, ofrecida por “Tirofijo” y amenizada por alias “Julián Conrado”, conocido como el “cantante de las Farc”, quien supuestamente cayó preso en Venezuela, pero en verdad estaba era militando en la plataforma del Movimiento Continental Bolivariano. Hoy es el flamante Alcalde de Turbaco  (Bolívar) por el partido Colombia Humana de Gustavo Petro.

NEXOS CON RAÚL REYES 

Para nadie es un secreto, las grandes temporadas que Córdoba se pasaba en los compamentos del desaparecido jefe de las Farc, alias Raúl Reyes, abatido en 2008, “hablando de temas de paz”, así lo dicen los estudios de la inteligencia militar colombiana y, sin ir muy lejos, la decena de registros de los medios de comunicación que hablan sobre ese caso.

Piedad Córdoba y Raúl Reyes

Es más, recordemos que Córdoba fue procesada disciplinariamente por la Procuraduría General de la Nación, en 2010, en épocas de Alejandro Ordóñez, por sus vínculos con las Farc, donde supuestamente la llaman compañera “Teodora Bolívar”, pero una polémica decisión, en segunda instancia, del Consejo de Estado la absolvió.

Ordóñez la señalaba de ser “Teodora Bolívar”, gran colaboradora de las Farc, y lo sustentó con los correos electrónicos archivados en el computador de Raúl Reyes, dado de baja en una operación militar en terreno ecuatoriano en los tiempos del expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez. La Procuraduría sostuvo que la dirigente de izquierda se extralimitó en sus funciones como facilitadora de paz, por eso, la destituyó e inhabilitó 18 años para ejercer cargos públicos.

Pero la Corte Suprema de Justicia, había tumbado las pruebas de la Operación Fenix, donde murió Raúl Reyes, porque para los magistrados fueron recogidas de manera ilegal, por lo cual, el Consejo de Estado, anuló la sanción de la Procuraduía contra la exsenadora, diciendo que Ordóñez se basó en “conjeturas e indicios”.
El twitter de Iván Márquez felicitando a Córdoba por el fallo absolutorio del Consejo de Estado

SU INTERVENCIÓN CON CHÁVEZ EN LA PAZ DE LAS FARC 

Córdoba y Chávez, al ser de las entrañas de las Farc, acordaron con el grupo guerrillero la liberación de Clara Rojas y Consuelo González, dirigentes políticos nacionales que esa organización al margen de la ley mantuvo secuestrados durante seis años, en forma infrauhumana en las selvas colombianas, como un golpe de opinión para ganar la aceptación de la ciudadanía, pensando en una futura estrategia política y jurídica.

El expresidente de Venezuela Hugo Chávez posa junto Consuelo Gonzalez , Clara Roja y Piedad Córdaba, en la palacio presidencial de Miraflores , en la ciudad de Caracas el 10 de Enero del 2007. AFP PHOTO/Pedro REY

Los dos personajes pasaron a la historia como los principales garantes de esa mediática entrega de los cautivos, que fueron recibidos en el Palacio de Miraflores (Caracas) por la cúpula bolivariana, lo cual fue considerado un “acto humanitario”.

Chávez y Córdoba, luego, siguiendo el plan, fueron propiciadores del Acuerdo de Paz de Juan Manuel Santos con las Farc en La Habana (Cuba), entre el 2012 y 2016. El entonces “Comandante” de Venezuela puso todo necesario para que se lograran los diálogos entre esa guerrilla y el gobierno santista. Recordemos que hasta Santos tembló cuando hubo una especie de disgusto y el regimen venezolano a anunció que se retiraría del proceso, amenazando con revelar todo lo que sabía del mismo.

Iván Márquez, Hugo Chávez y Piedad Córdoba

Son varias las fotos de Hugo Chávez, Piedad Córdoba e Iván Márquez, el jefe negociador de las Farc en La Habana, en territorio venezolano, “hablado de paz”.

MÁRQUEZ Y SANTRICH ESTÁN DENTRO DE SU CORAZÓN

Piedad Córdoba tampoco niega su cercanía con Iván Márquez y Jesús Santrich, jefes de las Farc, quienes ahora tienen orden de captura de Estados Unidos, con recompensa en dólares incluida, por narcotráfico desde Venezuela y en asocio con el cartel mexicano de Sinaloa. Lo que es evidente y público.

Márquez y Santrich en cierta oportunidad hasta homenajearon a Córdoba.

Cuando Santrich estuvo detenido, dentro de la investigación por narcotráfico en su contra y  realizó, como plan de fuga, una huelga de hambre muy publicitada por los medios de comunicación que simpatizan con la izquierda, la señora Córdoba, de inmediato, realizó arengas, con pancartas incluidas, pidiendo la libertad del jefe de las Farc y apoyando su estrategia.

Piedad Córdoba hasta abogó desde Venezuela para que no extraditaran a Santrich.

Finalmente, la Justicia Especial para la Paz (JEP) absolvió a Santrich, no lo extraditó a EE.UU. y lo dejó evadir. La Corte Suprema de Justicia, por su parte, coadyuvó todo.

DISCURSOS A FAVOR DE MADURO Y SU REGIMEN 

Al morir Chávez, la exsenadora siguió con más fuerza dentro del regimen venezolano, pues ya tenía una larga y estrecha amistad con el círculo más cercano del chavismo que quedó en el poder: Nicolás Maduro, a quien convirtieron en el Presidente; Diosdado Cabello; Vladimir Padrino López; Tareck El Aissami; Delcy Rodríguez; Tarek William Saab; Jorge Arreaza; Elías Jagua; Aristóbulo Istúriz; Hugo “El  Pollo Carvajal”; Ramón Rodríguez Chacín, entre otros.

Córdoba y su gran amigo Maduro

Es tan grande la cercanía de Córdoba con Venezuela, que estuvo como invitada de honor en la posesión de Nicolás Maduro como nuevo jefe del regimen.

También ayudó a legitimar a Maduro ante su misma población, porque en muchos sectores no contaba con la aprobación popular y no lo veían como un digno sucesor de Chávez. Fueron muchos los discursos que dio Córdoba en favor de Maduro.

Maduro y Córdoba llegan de la mano al Foro de Sao Paulo

Sin dejar de contar que recientemente, la exsenadora liberal, quien es miembro pleno del Foro de Sao Paulo por el movimiento colombiano Poder Ciudadano, asistió a ese evento, que se llevó a cabo en Venezuela, en noviembre de 2019, de la mano de Maduro y defendió la polémica versión del mandadario venezolano, cuando dijo que sobre América Latina iba a caer la “brisita” del socialismo, justificando los desmanes y el vandalismo provocado por la izquierda en Chile, con el fin de tumbar el gobierno de ese país.

“Yo creo que [Maduro] se refería a lo que viene pasando en toda la región, pues nadie esperaba una movilización tan impresionante en Chile (…) Lo de Perú ha venido muy fuertemente. Lo que pasó en Argentina, en Brasil con lo de Lula, surgió una movilización muy impresionante”, indicó Córdoba.

QUÉ DIRÁ CÓRDOBA SOBRE EL TRÁFICO DE DROGAS?

Ahora que Estados Unidos anunció la recompensa en millones de dólares para capturar la cúpula del gobierno de Venezuela por narcoterrorismo, hay que recordar que en Colombia está una mujer, como Piedad Córdoba, que conoce, como ninguna otra, los más íntimos secretos de las Farc y del régimen chavista venezolano, encabezados por Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Valdimir Padrino López, entre otros, los jefes del narcotraficante Cartel de los Soles, que invadió con toneladas de cocaína de esa guerrilla colombiana las calles norteamericanas.

Córdoba tenía visa para entrar campante a Estados Unidos, a donde a ido con frecuencia a vistar a otro jefe de las Farc, Simón Trinidad, también extraditado por narcotráfico, con quien también tiene una larga y gran amistad.

No estaría de más, que la justicia estadounidense le preguntara sobre sus estrechos nexos con los mandamás de la dictadura venezolana y los líderes de esa tenebrosa organización subversiva, comandados por Márquez y Santrich, todopoderosos traficantes de droga… sólo para saber qué dice.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

1 COMENTARIO

Deja un comentario