Santrich escapó hacia Venezuela, humillando a la Corte Suprema y a sus víctimas

Santrich y Joaquin Gomez
El sanguinario estratega militar de las Farc, Joaquín Gómez, y Jesús Santrich habrían planeado su fuga, cuando este último lo visitó en La Guajira.

 
¿Quién responde por este hecho en la Unidad de Protección? ¿Dónde quedó la inteligencia de las Fuerzas Militares que no previó una jugada cantada? El Cura Hoyos en Barranquilla y otros copartidarios sabían de la fuga…

Los que siempre justifican a las Farc ahora dirán que Zeuxis Pausias Hernández Solarte, alias Jesús Santrich, se fugó de Colombia porque no tenía garantías y temía por su vida. La verdad es que sí temía, pero a la cárcel que le esperaba por narcotráfico, porque la Corte Suprema de Justicia que lo investigaba estaba preparando en su contra una orden de captura por ese delito.

Por eso, se evadió hacia Venezuela con la complacencia de su esquema de seguridad, conformado por hombres de la Unidad Nacional de Protección (UNP), la mayoría, guerrilleros de las Farc, que comparten sus ideales y lo ven como un héroe. ¿Quién responde por el hecho…?

Recordemos que Santrich estaba en la Zona Veredal Transitoria de Normalización (ZVTN) llamada ” Tierra Grata”, en el departamento del Cesar. Sus escoltas, sospechosamente, se justifican diciendo que fueron engañados, porque pensaban que el subversivo ciego estaba durmiendo, pero se voló por una ventana y dejó una nota diciendo que se iba a encontrar con un hijo.  Lo cual nadie en Colombia cree.

- Publicidad -

Este es el comunicado de la UNP:

En este video, difundido en redes sociales, se puede ver como los militantes de Partido Farc reunidos en el llamado Rincón Latino de Barranquilla, que maneja su copartidaro, el Cura Bernardo Hoyos, celebran la fuga de Santrich. En ese sitio, supuestamente, le tenían preparado un gran recibimiento al jefe guerrillero:

El celebre Cura Hoyos, condenado en el pasado por corrupción, confirmó a Noticias Uno, que su amigo Santrich se había evadido porque, supuestamente, informaciones suministradas por la Inteligencia Venezolana (que lo protegen) le revelaron que le iban a hacer un atentado en Barranquilla, a la entrada o a la salida del evento que le tenían organizado en el Rincón Latino. Un versión que tampoco nadie en Colombia cree. Hoyos también festejó la fuga de su compañero:

La huida se Santrich era un hecho advertido, pero ninguna autoridad hizo nada en nuestro país para evitarlo con el discurso que se podría afectar el proceso de Paz, firmado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Farc en La Habana (Cuba) en 2016.

La complacencia de las Altas Cortes

Las altas cortes, que representan a la justicia nacional, siempre parecieron actuar a favor del líder subversivo: Primero, la Justicia Especial para la Paz (JEP) lo absolvió de la extradición, a pesar de las pruebas audiovisuales y testimoniales en su contra y negó su envío a Estados Unidos, donde es solicitado por narcotráfico porque intentó mandar toneladas de cocaína hacia ese país con el Cartel mexicano de Sinaloa. Segundo, la Corte Suprema de Justicia ordenó su libertad porque era un congresista y tenía fueron constitucional, aunque no fue elegido con voto popular, sí por el Acuerdo de Paz, sin embargo, el mismo Alto Tribunal ya había ratificado que Santrich no era parlamentario. Y Tercero, el Consejo de Estado mantuvo su investidura de congresista, argumentando que no se había posesionado porque estaba preso debido a la investigación que le abrió la Fiscalía General.  Ahora podremos decir, que Santrich, con su fuga, humilló a la desacreditada justicia nacional que lo benefició.

Santrich habría planeado su escape cuando visitó en La Guajira a su camarada Joaquín Gómez, uno de los más sanguinarios miembros de las Farc, ahora en libertad por el Acuerdo de Paz. Allá fue a organizar su seguridad y su evasión con Gómez, estratega de crueles masacres en la que fueron asesinados decenas de soldados del Ejército colombiano, como la toma a la base de Las Delicias (en Putumayo) y la toma al Cerro Patascoy, entre Nariño y Putumayo.

Según las informaciones de inteligencia, por la zona del sur de La Guajira y el Cesar, Santrich habría cruzado la Serranía del Perijá, llegando a territorio venezolano donde fue bien recibido por muchos de sus hombres de la guerrillerada, que comparten los ideales revolucionarios “bolivarianos” con los militares del vecino país y, por eso, se mueven libres en ese territorio. No obstante, se cree que el destino final del jefe de las Farc es Cuba.

Ahora, la gente de las Farc insiste en que Santrich se fue del país para evitar ser asesinado, lo mismo dirán sus compañeros de ideología que organizaron el proceso de paz de La Habana, o sus copartidarios en Congreso de la República, que estallaron de la felicidad cuando este fue liberado en días pasados.

¿Dónde quedó la inteligencia de las Fuerzas Militares que no previó una jugada cantada?

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario