Al fin los Cuidadores de los Discapacitados Tendrán Respaldo Constitucional

Compártelo:

Por: Eduardo Padilla Hernández, presidente Red Colombiana de Veedurías.

Como dice el adagio: “La constancia vence lo que la dicha no alcanza”. Este viejo dicho popular parece adecuarse bastante bien a la tenacidad con la que sostuvo la esperanza el senador Edgar Enrique Palacio Mizrahi, quien, desde 2019, venía luchando a favor de este ideal, que al fin, el pasado 11 agosto de 2021, con total respaldo, la Plenaria del Senado de la República, en sesión mixta, aprobó el proyecto de ley que busca garantizar los derechos de los cuidadores familiares de personas dependientes.

El autor de este proyecto, Edgar Palacio, quien lidera un movimiento nacional denominado Solidaridad, agradeció a las universidades Nacional y de La Sabana, asociaciones de cuidadores, concejales y diputados, al ponente y a todos los senadores por su apoyo, al pensar en las familias de Colombia.

Senador Edgar Palacio, el autor de la noble iniciativa.

Al respecto, el senador samario dijo que: “Este proyecto de ley es importante porque genera equidad en el país. El Estado, con todo el poder que tiene, debe ponerse del lado más débil de la sociedad, para generar equidad”.

El congresista añadió que “la diferencia entre la barbarie y la civilización es un código moral interno; en nuestra sociedad, ese código moral lo recoge nuestra Constitución como derechos y deberes humanos en un estado social de derechos como el nuestro. Este código son los valores de la civilización occidental. Nosotros los colombianos, como sociedad, hemos decido, como reza nuestra Constitución, cuando dice que: “El pueblo de Colombia, en ejercicio de su poder soberano”, significa que los Soberanos no son los gobernantes, sino que es el pueblo colombiano que en ejercicio de su poder soberano decidió, en su momento, organizarse y escogió ser una república con forma de gobierno y Estado, y nos entregó un mandato en nuestra Constitución, la cual es la norma fundante del Estado colombiano, y en efecto, fundamos esta República sobre los valores de la libertad, la igualdad y la justicia, para garantizar un orden político, económico y social justo. Igualmente, nuestro Estado Social de Derecho está fundado en el respeto a la dignidad humana y la solidaridad de los colombianos”.

Con este Proyecto de Ley ha llegado el momento de la solidaridad en nuestro país. Debemos convertirnos en un país más solidario, más generoso y más humilde ante el grito desesperado, ante la angustia no sólo de las familias pobres de Colombia, que hoy son mayoría, sino también de hombres, mujeres, niños y abuelos que sufren en su soledad el abandono y la indiferencia ante su discapacidad, que los vuelve dependientes de un cuidador permanente, que se convierte en una extensión de su ser para tratar de llevar una vida digna.

Recordemos que la Corte Constitucional ha dicho en su jurisprudencia, en la sentencia T-505 de 1992: El principio de solidaridad no sólo se circunscribe a eventos de catástrofes, accidentes o emergencias, sino que es exigible también la solidaridad ante situaciones estructurales de injusticias sociales.

“Hoy estamos ante una situación de injusticia social que exige nuestra solidaridad, nuestra fraternidad como colombianos. No sólo somos un país, somos la familia colombiana. La palabra familia deriva del latín “fames” que significa hambre, necesidad, y hace referencia a aquellos que sacian su hambre o sus necesidades en una misma casa, y esto significa solidaridad. Este proyecto de ley favorecerá a más de 900 mil personas, que son los cuidadores y a quienes ellos cuidan, los cuales están en una situación estructural y de injusticia social, por lo cual el Estado debe reconocer su labor como un trabajo social, solidario y fraterno que realizan con amor por personas que sufren en silencio sus limitaciones humanas y que sus vidas están ligadas a otras personas llamadas cuidadoras en este Proyecto de Ley, que sacrifican su proyecto de vida entregándola para mejorar la calidad de vida de quienes cuidan, y así dejar este mundo un poco mejor de como lo encontramos cuando llegamos a él”, finalizó el senador Edgar Palacio Mizrahi.

Si este proyecto se convierte en Ley de la República, estará garantizando el respeto a la dignidad de las personas con discapacidad, su autonomía personal y desarrollo de las libertades fundamentales; además, no es posible plantearse escenarios de protección y dignificación sin incluir al cuidador como figura central de la vida de la persona con discapacidad.

Compártelo:
Imagen por defecto
Eduardo Padilla Hernández
Abogado, Columnista y Presidente Asored Nacional de Veedurías


Un comentario

  1. Muchas gracias doctor por luchar para que aprovaran esta ley, que beneficia a toda las personas que trabajamos con la Salud como independiente, Dios y la Santisima Virgen lo bendigan.

Deja un comentario