Por segunda vez engañan a las víctimas de Interbolsa


 

Ha quedado claro que las víctimas de Interbolsa comisionista han sido engañadas dos veces. La primera por la administración de Rodrigo Jaramillo, presidente de Interbolsa S.A. y por Álvaro Tirado, presidente de Interbolsa SCB. Poniendo en riesgo la liquidez de la comisionista para facilitar las operaciones repo del Grupo Corridori, terminaron llevando a la comisionista a la iliquidez y a su cierre. De esa manera al dejar de funcionar, Interbolsa no respondió por los repos de centenares de clientes. Esos son los acreedores de la liquidación de Interbolsa: personas que tenían repos sobre acciones de Fabricato y de Interbolsa y que hoy no tienen su dinero sino unas acciones, que en cuanto a Fabricato valen muy poco y en cuanto a Interbolsa no valen nada. También hay otras víctimas de la comisionista: aquellos clientes que tenían efectivo en su cuenta y les hicieron repos sin autorización.

Ahora, a tres años de distancia de la quiebra de Interbolsa comisionista, se comprueba que las víctimas han sufrido un segundo engaño. Son dueños del 23.87% de las acciones de la Bolsa Mercantil de Colombia (BMC), que valen unos $14.000 millones, pero no han recibido un peso de esas acciones. Durante 34 meses el liquidador de la comisionista fue José Ignacio Argüello. No les entregó las acciones a sus legítimos dueños, ni siquiera les informó que tenían ese activo. La rendición de cuentas anual, Argüello la dirigía a los “señores acreedores” pero no hizo una sola reunión o asamblea en 34 meses para ponerlos al tanto de la existencia de ese patrimonio. Jamás los invitó a tomarse un tinto. Pero supongamos que el doctor Argüello es muy tímido y no le gustan las reuniones. Supongamos que no le gusta el tinto. En tres años sí debió entregarles las acciones a las víctimas. Esa gestión no la hizo. Las acciones están en Deceval, el Depósito Central de Valores y era fácil traspasar esas acciones a las víctimas en proporción a las pérdidas que sufrieron en Interbolsa. Esta omisión de parte del liquidador constituye un engaño hacia las víctimas. Jamás el liquidador les envió un correo electrónico, una circular, un oficio sobre el patrimonio que tienen en la BMC. Silencio durante 34 meses. En cambio, en la liquidación de Torres Cortés, comisionista de bolsa de la Bolsa Mercantil de Colombia, sí se les entregaron a las víctimas las acciones que esa comisionista tenía en la BMC. El caso es idéntico porque en Interbolsa y en Torres Cortés hubo delitos y quiebra fraudulenta. También es idéntico el caso porque Fogafin nombró los liquidadores en ambas entidades.

Pero el engaño sube de punto porque mientras las víctimas de la comisionista no han visto un peso del activo que tienen en la BMC, en cambio el doctor Argüello sí se ha beneficiado económicamente de la BMC. El año pasado le pagaron casi $20 millones por asistir a las juntas de la BMC. A la directora jurídica de la liquidación, Verónica Larrotta, que también es miembro de la junta, le pagaron casi $19 millones por asistir a las juntas.

El doctor Argüello renunció el 4 de septiembre de 2015 como liquidador de Interbolsa comisionista. Pero no se ha retirado de la junta directiva de la BMC. Ya no es liquidador, ya hay otro liquidador nombrado oficialmente por Fogafin (la firma Negret Abogados & Consultores, representada por Felipe Negret), y por lo tanto el doctor Argüello ya no representa el 23.87% de las acciones que pertenecen a las víctimas o acreedores de Interbolsa. ¿A cuenta de qué sigue en la junta?

Alberto Donadio libro Interbolsa

Por Alberto Donadio

Autor del Blog Detrás de Interbola

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario