Bárbaros con Privilegios

Compártelo:

Por Oscar Ricardo Colorado.

Qué clase de seres humanos asesinan a garrotazos en gavilla a una persona indefensa que imploró hasta su último aliento misericordia y luego de cometer este aberrante crimen, pretenden se les aplique “su justicia indígena” seguros de evitar las consecuencias penales de su acción delincuencial, amparados en una absurda ancestralidad, en un país donde la mayoría, somos mestizos.

Han pasado más de 20 días desde el linchamiento del señor Hildebrando Rivera Gantiva a manos de indígenas pertenecientes a la comunidad embera, sin que se conozcan los responsables.  Son los mismos que invadieron y tienen destruido el parque Nacional y la Florida desde el mes de septiembre del año anterior, haciendo imposible el tránsito por estos lugares, ya que nos expondríamos a su violencia, como le ocurrió a la comisión progresista de la alcaldía de Bogotá el pasado 3 de febrero, cuando fueron expulsados a garrote mientras intentaban censarlos. No olvidemos que la alcaldesa es quien corre a recibir las mingas indígenas, se somete a sus rituales y les permite todo tipo de atropellos.

Insensato seria no lamentar el accidente que le costó la vida a la señora Erminda Sintua Tunay, su hija Sara Camila y él bebe que estaba esperando, accidente de tránsito que se suma a los 5.887 muertos por esta causa el año anterior y que debe ser esclarecido por las autoridades correspondientes, jamás por una turba enardecida que lo utiliza como excusa para exigir reivindicaciones sociales, pretendiendo nuevos privilegios.

La ONIC (Organización Nacional indígena de Colombia), tiene la obligación moral y legal de pronunciarse, no puede ser posible que quienes dicen ser abanderados de los derechos humanos los violen de manera tan aberrante y luego se escondan en sus resguardos, convertidos hoy en su mayoría, en centros de acopio para narcotraficantes y grupos terroristas. La violencia de estas personas no es nueva, los caucanos son testigos de la insensatez de estas comunidades a quienes nada les satisface, reciben tierras regaladas, presupuesto para proyectos productivos, salud, educación, no pagan impuestos, tampoco rinden cuentas y hoy, supuestos indígenas como Feliciano Valencia son verdaderos terratenientes multimillonarios.

La política del subsidio con ellos fracasó: “nada será suficiente”, todo será derrochado y seguirán pisoteando los derechos fundamentales del 97% de compatriotas. Erminda con sus 7 hijos solo será una disculpa para distraer la irresponsabilidad, sus mujeres e hijos no les importan, continuarán a la vera del camino, embarazadas aun siendo menores de edad y en los semáforos pidiendo caridad, limosnas que le serán entregadas a sus amos y señores e invertidas en los vicios que tanto les gustan.

POSDATA 58: “Señor Presidente, la fumigación aérea con glifosato a los cultivos de coca, combustible del terrorismo, es una necesidad imperiosa además de su promesa, no se rinda ante la ambición de togados corruptos.” 

CR (r) OSCAR RICARDO COLORADO BARRIGA

Oscarco16@yahoo.es

Twitter: @ricacoloradodo

Compártelo:
Imagen por defecto
Oscar Ricardo Colorado Barriga

Coronel ®, Analista y columnista


Deja un comentario