El Acuerdo de Paz, las Víctimas y el Medio Ambiente

Compártelo:

Por: Eduardo Padilla Hernández, abogado, presidente de Redvigila.

Sólo se puede hablar de paz entre el gobierno y el Estado Mayor Central (EMC) si respetamos a los pueblos indígenas, a las comunidades afro, raizales, agrupaciones campesinas y, además, trabajamos para solucionar la problemática ambiental.

Para este propósito se debe implementar el Acuerdo de Escazú, trabajar en el control de la deforestación, la transición energética y el Acuerdo Global sobre biodiversidad.

Estos son algunos de los desafíos en materia social y ambiental que el país tiene por delante y que deben tener un lugar privilegiado en la agenda nacional de Paz.

El Gobierno Nacional, en cabeza del Presidente de Colombia, Gustavo Petro Urrego, está tratando de llegar a un acuerdo sobre una zona de distensión en un territorio del Norte de Santander, y uno de los puntos importante de ese acuerdo entre Iván Mordisco (comandante del llamado Estado Mayor Central (EMC), la nueva disidencia de la FARC), y el Ejecutivo, son dos temas: social y ambiental, pues toda la problemática social y climática se refleja en una sóla zona, porque el mismo problema afecta a todo el territorio nacional.

El Norte de Santander enfrenta diversos desafíos sociales y ambientales que impactan negativamente la región. Entre los más importantes se encuentran:

AGRESIÓN CONTRA LA POBLACIÓN CIVIL

De acuerdo con las cifras, en 2020 se registró el número más alto en cuatro años de víctimas por artefactos explosivos: 389, de los cuales 226 fueron civiles. El 77% de las víctimas se encontraban en los departamentos de Norte de Santander, Cauca, Valle del Cauca, Antioquia y Nariño.

DEFORESTACIÓN

La tala indiscriminada de bosques, especialmente en la región del Catatumbo, ha provocado la pérdida de biodiversidad, la erosión del suelo y la alteración del ciclo hidrológico.

CONTAMINACIÓN HÍDRICA

Las descargas de aguas residuales domésticas e industriales, así como el uso de agroquímicos, han contaminado las fuentes hídricas del departamento, afectando la salud humana y el ecosistema acuático.

CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

La emisión de gases contaminantes por parte de la industria y el transporte vehicular ha generado problemas de salud respiratoria en la población, especialmente en las zonas urbanas.

MANEJO INADECUADO DE RESIDUOS SÓLIDOS

La falta de infraestructura y cultura del reciclaje ha ocasionado la proliferación de basureros a cielo abierto, contaminando el suelo y atrayendo vectores de enfermedades.

EXPLOTACIÓN MINERA

La extracción de carbón y otros minerales ha generado impactos ambientales negativos, como la deforestación, la contaminación del agua y el aire, y la degradación del suelo.

CAMBIO CLIMÁTICO

Los efectos del cambio climático, como el aumento de la temperatura y la intensificación de las precipitaciones, exacerban los problemas ambientales existentes y generan nuevos desafíos, como la falta de acceso a recursos básicos como el agua potable y el aumento del riesgo de desastres naturales, diseminación de insectos patógenos o vectores de enfermedades, contaminación de aguas con microorganismos patógenos o sustancias químicas contaminantes, perjudicando la salud de los seres humanos.

CONFLICTO ARMADO

La presencia de grupos armados ilegales en algunas zonas del departamento ha dificultado la implementación de políticas ambientales y ha generado nuevas amenazas al medio ambiente, como la deforestación para cultivos ilícitos y la minería ilegal.

FALTA DE CONCIENCIA AMBIENTAL

La falta de educación y conciencia ambiental en la población dificulta la adopción de prácticas sostenibles y la participación activa en la protección del medio ambiente.
Debilidad institucional: La falta de recursos y capacidades técnicas en las entidades ambientales dificulta la gestión efectiva del medio ambiente y la aplicación de la normativa ambiental.

SOLUCIONES POTENCIALES

* Fortalecimiento de la institucionalidad ambiental: Invertir en la capacitación del personal y la dotación de recursos a las entidades ambientales para que puedan cumplir efectivamente con sus funciones.
* Educación ambiental: Implementar programas de educación ambiental en todos los niveles educativos para fomentar la conciencia ambiental y la participación ciudadana en la protección del medio ambiente.
* Promoción de prácticas sostenibles: Incentivar la adopción de prácticas sostenibles en la agricultura, la industria y el consumo doméstico para reducir el impacto ambiental de las actividades humanas.
* Control y seguimiento ambiental: Fortalecer los mecanismos de control y seguimiento ambiental para garantizar el cumplimiento de la normativa ambiental y prevenir nuevos daños al medio ambiente.
* Investigación y desarrollo: Apoyar la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías para la gestión ambiental y la producción sostenible.
* Cooperación intersectorial: Fomentar la cooperación entre el sector público, privado y la sociedad civil para abordar de manera conjunta los problemas ambientales de la región.

Es necesario implementar políticas públicas efectivas, promover la educación ambiental y fomentar la participación ciudadana para lograr un desarrollo sostenible que preserve el medio ambiente para las generaciones futuras.

La solución a la problemática ambiental en el Norte de Santander requiere un esfuerzo conjunto y sostenido por parte de todos los actores de la sociedad.

Compártelo:
La Otra Cara
La Otra Cara

La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

banco agrario nota 2 1