“La Verdad Asusta”

La JEP, desprestigiada por sus actos de corrupción

Por Coronel ® Oscar Ricardo Colorado Barriga.

Oscarco16@yahoo.es

- Publicidad -

La señora Linares, hoy experta en el manejo de medios de comunicación afines a la izquierda, intenta de todas las formas posibles justificar lo injustificable y a través de entrevistas o comunicados, busca posicionar a la JEP (Juerga Especial Para delincuentes), en el contexto Nacional mostrándola como una justicia innovadora y ejemplar, desconociendo abiertamente el rechazo que esta jurisdicción tiene en la mayoría de los colombianos, gracias a sus innumerables y continuos escándalos de corrupción que la rodean sobre los cuales NO dice una sola palabra.

En declaraciones a Caracol, la presidenta de la JEP, manifestó que “la verdad asusta” y “produce miedo” y por primera vez, estoy de acuerdo con estas declaraciones; asusta ver como esta jurisdicción se gastó un presupuesto multimillonario y no produjo una sola condena, verdad o reparación y para colmo terminó el año con un déficit cercano a los seis mil millones de pesos.

Asusta ver, como los pedófilos de las FARC asisten a audiencias judiciales reservadas, con almuerzo incluido y salen pletóricos, negando públicamente todos los vejámenes cometidos.  Posición que se ilustra con el terrorista Timochenco quien adujo orgullosamente que las relaciones sexuales sostenidas por él y sus camaradas con menores de 10 años, fueron consentidas y como gesto de acogimiento se incorporaron estos menores a la guerrilla; la intención de Carlos Lozada alias  “tornillo”, quien insiste en que las violaciones sexuales de los niños sean reconocidas como delitos políticos; los abortos considerados por ellos como simples sistemas de planificación.

No solo asusta sino genera impotencia, ver como despilfarran el presupuesto asignado a través del festival de contratos millonarios, otorgados a dedo a sus amigotes, quienes defienden a ultranza este tribunal de la impunidad del cual se lucran miserablemente, contratistas, asesores, seudointelectuales y todo tipo de mamertos, familiares y organizaciones de izquierda.  Da pánico, rabia, dolor, ver la doble moral y falta de principios de los ivanes cepedas, cristos, samperes, de las calles, royes, arieles, julios, camilas, felix y demás esbirros, que solo vociferan y se desgarran las vestiduras hablando de las víctimas, derechos humanos, honestidad, medio ambiente, justicia, equidad y continúan por debajo de la mesa, lucrándose miserablemente de lo que ellos llaman “paz”.

Por supuesto que asusta ver, como los camaradas integrantes del Cartel de la Toga, fallan en tiempo récor todo lo que tenga que ver con cualquier asunto que involucre a los intereses de los terroristas de las FARC, favoreciéndolos aun en contravía de la Constitución, las leyes y el ordenamiento jurídico, decisiones que la JEP aplaude y explota en favor de estos bandidos y sus áulicos.

Señora Linares, asusta ver como ustedes tergiversan la verdad y cambian, con tal de lavarle la cara a estos criminales, empleando teorías rebuscadas y absurdas ajenas a la norma, en perfecta armonía con colectivos de izquierda y la comisión de la verdad dirigida por el “señor”  De Roux, quien con su teología de la liberación, se siente cercano y declarado admirador del ELN.

Hoy por hoy da pánico pasar por el edificio de la 63 con séptima, que aparte de ser un palacete para estos supuestos magistrados, mas parece un campamento de las FARC, con la diferencia que ya no llegan con mochilas cargadas de explosivos, sino en lujosas camionetas escoltados por truanes de mal aspecto, arrogantes y soberbios desfilando sin asomo de vergüenza, CON LA SEGURIDAD QUE SUS CRÍMENES QUEDARÁN EN LA IMPUNIDAD y para colmo todo pago con nuestros impuestos.

No solo asusta, si no que da pánico ver como sus fiscales de manera lasciva reciben fajos de dólares para favorecer a los terroristas de las FARC, entendiéndose porqué esta juerga llamada JEP, disculpa, aplaza, reprograma y convalida la NO asistencia de los cabecillas como Márquez, Romaña, alias el paisa, el Zarco Aldinéver entre otros, de quienes no se sabe su paradero, pero ustedes se empeñan en conceder beneficios en contra de  toda lógica fáctica o jurídica; los peores asesinos de la historia exculpándose en problemas de seguridad, intimidados supuestamente por la sociedad civil honesta, quienes desconocen en su mayoría su prontuario.

Claro que asusta ver, como esta Juerga integrada por personas que parecen más milicianos que magistrados, se niegan a recibir a las verdaderas víctimas de las FARC, como las integrantes de la Corporación Rosa Blanca, quienes con nombre propio señalan a sus victimarios y tienen tatuado en sus cuerpos las crueldades a las que fueron sometidas por estos violadores, pedófilos y abortistas, hechos que ustedes pretenden callar.

Sin lugar a dudas asusta contemplar, como prestigiosas universidades como los Andes, consideran a un ser tan ruin como Sandino y demás terroristas, conferencistas y aún en contra de su voluntad, obligan a sus estudiantes a recibir la cátedra del horror y el cinismo o el Externado, universidad capitalista a la hora de cobrar onerosos semestres y de izquierda recalcitrante representada en el camarada Henao, arquitecto de este bodrio llamado JEP, quien pretende inculcar en sus estudiantes teorías socialistas de un parásito, con ínfulas de intelectual que murió a sus 64 años de edad el 14 de marzo de 1883 en Londres (Inglaterra), sin trabajar un solo día de su vida.

Es tenebroso, señora Linares, como se alinean alrededor de la JEP, las cortes, los congresistas de izquierda, centro, la minga indígena, FECODE, el ELN, Cuba, Noruega, la ONU,  las FARC,estudiantes encapuchados, terroristas de toda índole, periodistas esbirros de la izquierda y cuanto mamerto oscuro,  alrededor de las objeciones, buscando a través de jugadas politiqueras, festival de contratos y maletines de dólares, desconocer un  sentir  Nacional y evitar que en algo se corrija este tribunal de la infamia.

Señora Linares, usted tiene razón; la verdad de la JEP NOS ASUSTA, todo lo que pasa con ustedes no es una campaña de desprestigio, el desprestigio es para Colombia y los ciudadanos honestos que la componemos en su mayoría y quienes tenemos que ver
a esta Juerga funcionando con los dineros que por impuestos entregamos, negándose abiertamente a rendir cuentas y responder por su oscuro proceder, convencidos de estar por encima de todo orden legal, esperando aplicarle a todo Colombia,  el concepto de SOMETIMIENTO impreso en las actas que le hacen firmar a los miembros de la Fuerza Pública.

- Publicidad -
Cargando...

Deja un comentario