China tendría que Indemnizar a Latinoamérica por más de 500 mil millones dólares

El Regimen chino y el coronavirus.

 
Ariel Peña

El régimen chino responsable del origen y propagación  de la peste de la Covid-19, concederá un crédito de 1.000 millones de dólares para qué los países de América Latina puedan acceder a la vacuna contra el Coronavirus, cuya fecha todavía es incierta; nos imaginamos que esa bicoca (ante semejante catástrofe), como en otros ocasiones se hará al amparo de contratos  leoninos, en donde nuestros países tendrán que  respaldar la deuda con sus recursos naturales; cuando los costos  sociales  y económicos que ha producido el virus chino le puede costar a  la región solamente por  este año, más de 500 mil millones de dólares, que deberían ser asumidos en su totalidad por China, y eso  sin contar con las indemnizaciones para  las víctimas.

No hay que olvidar que los gobiernos del socialismo del siglo XXl, que  es otro remoquete como se denomina a la estafa comunista del marxismo leninismo, en Latinoamérica le  han hipotecado el futuro de sus pueblos a Pekín, comenzando con Brasil que durante los  gobierno de Lula da Silva y Dilma  Rousseff  prestaron a China  cerca de 30 mil millones de dólares, aunque el campeonato lo tiene Venezuela en donde la camarilla chavista ha endeuda a esa pobre nación con la potencia  asiática, en más 70 mil millones de dólares.

También se incluye a Ecuador que durante el gobierno socialista de Rafael Correa se endeudó con Pekín por 19 mil millones de dólares, además,  Argentina en las administraciones de los Kirchner  contrajo deudas de  17 mil millones de dólares y por último Bolivia que con Evo Morales prestó a China US$ 2.500 millones, haciendo la salvedad que hay otros países con préstamos más pequeños; en donde la mayoría de esos empréstitos tienen el sello del Banco Industrial y Comercial de China.

Es un descaro que China ofrezca mil millones de dólares en crédito a Latinoamérica, cuando el mal causado por el partido comunista con la catástrofe sanitaria universal es una enormidad, que ha perjudicado todas las actividades económicas de la región, comenzando por el empleo que según la OIT (Organización Internacional del Trabajo) se perderán 47 millones de puestos de trabajo, con el agregado que  la CEPAL(Comisión Económica para América Latina y el Caribe) pronostica  que el PIB caerá  en el 2020 en estos países -9,1%, lo que aumentará el hambre y la pobreza en grado sumo, subrayando que ese es el resultado del comunismo en su aplicación práctica, un sistema perverso que en Colombia los mamertos añoran desesperadamente.

Nos habíamos preguntado ¿por qué tanto masoquismo y mansedumbre de algunos gobiernos frente al partido comunista  chino, culpable de la expansión de la Covid-19 por el planeta? Y al observar las deudas que muchas naciones tienen con China, en donde desde luego hay latinoamericanas, ahí encontramos la respuesta, porque como dice la Biblia en  proverbios 22:7 “El rico se enseñorea de los pobres, y el que toma prestado es siervo del que presta”.

Los  más 500 mil millones de  dólares, con los que por elemental justicia la china debería indemnizar a los países de América Latina  por este año, esperando lo que suceda con el Coronavirus  a partir del 2021,  solamente servirían para paliar algunas de  las múltiples calamidades que le ha generado la peste a la población de esta parte de la tierra; debido a que otro renglón  importantísimo en donde hay  un gran perjuicio para las economías nacionales es el de las exportaciones, que según la OMC (Organización  Mundial del Comercio) podría llegar este año en Latinoamérica al -43%; así que todas las consecuencias  producto de los estragos  ocasionados por la  irresponsabilidad del partido comunista chino en el manejo de la Covid-19, tendrían que ser asumidos por el régimen de Pekín, puesto que toda la humanidad es víctima y desde luego nuestra región en particular.

Indudablemente que los gobiernos nacionales deben asumir con toda la responsabilidad que se requiere, el reto de defender a los ciudadanos de semejante plaga que ha puesto en peligro la estabilidad mundial prácticamente en todos los aspectos, con  una recesión económica  de incalculables consecuencias, y  a futuro todavía no se sabe los efectos tan deplorables con los que se llegara a la pospandemia, por esos motivos se deben establecer responsabilidades, pues   la especie humana no puede admitir semejante genocidio, que envilece a los pueblos   y pone en una situación apocalíptica la vida en el planeta.

Conociendo que la culpa enteramente es del  gobierno de China, lo lógico es que se unan las naciones para exigir de Pekín una justa indemnización.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario