Continúa el Juicio contra la ejecutiva minera Claudia Herrera por supuesto lavado de activos

La Cédula de Claudia Marcela Herrera presentó ante la justicia durante el proceso penal en su contra por supuesto lavado de activos, concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito dentro del caso Minatura.

 

En los  estrados judiciales continúa el Juicio contra la ejecutiva minera Claudia Marcela Herrera Galvis por haber incurrido supuestamente en los delitos de lavado de activos y concierto para delinquir, dentro del sonado caso Minatura.

Resulta que en el 2012, Herrera era vicepresidente de la poderosa Minatura, una empresa minera registrada en el paraíso fiscal de Delaware (Estados Unidos), que tenía operaciones en Colombia, especialmente en el departamento de Antioquia, región en la que esta cuestionada ejecutiva nacional tenía campo de acción.

En ese entonces, hombres de la Fiscalía General de la Nación, en conjunto con la Policía Internacional (Interpol), comenzó contra ella y otras personas de esa firma, una juiciosa investigación por presunto lavado de activos, concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito.

- Publicidad -

Según el expediente penal, presuntamente Herrera y los más implicados habría utilizado a Minatura para hacer operaciones ilícita de blaqueo de capitales.

Su primera audiencia fue el 23 de Abril de 2019 y el comienzo del juicio se estableció para junio del año en curso.

Herrera hasta estuvo detenida por este tema, en medio de una gigantesca operación policial contra el lavado de activos, pero quedó en libertad a los pocos días.

Claudia Herrera fue capturada en una operación coordinada entre la Fiscalía, la Policía y la Interpol, como presunta lavadora de activos y en esa operación la denominaron alias “Claudia”. A los pocos días fue puesta en libertad.

El operativo de detención de Herrera estuvo a cargo de los hombres de la Dirección Especializada contra el Lavado de Activo de la Fiscalía N.5 de Bogotá con el apoyo de la Interpol y la embajada colombiana en Estados Unidos. Los Investigadores encontraron méritos para pedir a la justicia su detención.

Basado en los argumentos de estas autoridades competentes, el 21 de junio 2018 el Juzgado 20 de Garantías, con la asistencia de Interpol, ordenó la captura en Medellín de Claudia Marcela Herrera Galvis, Juan David Pérez Schile, Carlos Mario Gaviria, Ana Tatiana Cecilia Montoya, Doris Marion García y Francisco Enrique Estrada. Todos señalados por supuesto lavado de activos, concierto para delinquir y enriquecimiento ilícito.

Así fueron mostrados los detenidos, entre ellos Claudia Herrera, la tercera a la Der., señalada con la flecha.  Sin embargo, los pocos días quedó en libertad

El Canal 1 de TV sacó una explosiva noticia en primicia sobre el tema, en la cual informó que había caído en poder de las autoridades una poderosa red de lavadores de activos que tenía vínculos con grupos al margen de la ley, quienes usaban títulos mineros y a la compañía Minatura para mover cuantiosas cantidades de dinero.

El popular medio de comunicación explicó que luego de 6 años de investigaciones, la Dijín de la Policía había detenido una organización que habría lavado unos 48 mil millones de pesos, provenientes de captaciones ilegales y estafas en Estados Unidos, recursos que se utilizaba para capitalizar a empresas mineras en Antioquia, utilizando a Minatura.

De acuerdo con dicho noticiero, las autoridades reseñaron a Claudia Herrera como alias “Claudia”.   Esta es la nota del Canal 1:

El junio 23 2018, la Fiscalía formuló cargos por presunto lavado de activos a Herrera, Pérez, Gaviria, Cecilia, García y Estrada por sus actuaciones en la empresa Minatura, pero los imputados no aceptaron los señalmientos del Ente Investigador.

Luego el Juzgado 20 de Garantías, en junio de 2018, decidió no imponerles medida privativa de la libertad y todos regresaron a sus casas. Sin embargo, el citado proceso penal sigue su curso y los imputados ahora fueron llevados a jucio.

LAS BUENAS RELACIONES DE HERRERA

Herrera, en libertad, continúa su vida como experta en temas de minería y es invitada frecuente a foros o eventos del sector. Además, a pesar de las graves sindicaciones contra esta señora, ella sigue manteniendo relaciones con prestigiosas instituciones, como la Universidad de Antioquia; la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín, donde se desempeña como docente; la Universidad Externado de Colombia, Brújula Minera y la firma minera denominada Grupo de Bullet, con sede en Medellín.

A estas mismas organizaciones se encuentran supuestamente vinculados algunas personas cercanas a Herrera, como Darney Ceballos y Juan Diego Araque, quienes también son profesores en la Universidad  Autónoma Latinoamericana, tal como lo certifica ese mismo centro acedémico.

Recordemos que Herrera también laboró en la minera canadiense Cordoba Minerals, en Antioquia, pero de allí salió por la puerta de atrás, acusada de hurtar a la citada compañía foránea.

El caso penal por Minatura no se ha definido y su juicio apenas comienza. La justicia dirá dirá la verdad sobre el caso…

LA VERSIÓN DE CLAUDIA HERRERA SOBRE MINERALES CÓRDOBA

“Soy Claudia Marcela Herrera Galvis, abogada, economista y especialista en derecho minero energético. He trabajado con honestidad y compromiso por más de 20 años en el sector minero, labor de la cual me siento orgullosa y tengo las mejores referencias personales y profesionales con respecto a los aportes que he hecho y seguiré haciendo para su desarrollo y crecimiento. En mi ámbito tanto personal como profesional siempre me he desempeñado de manera transparente y dentro de los parámetros estipulados por la Ley. Tengo mi conciencia tranquila y desde esta certeza atenderé con la frente en alto todas las acusaciones y los procesos a los cuales sea requerida.

Tengo claridad absoluta que mientras estuve en la dirección de Minerales Córdoba actué con rectitud y ajustada a los preceptos legales nacionales e internacionales y la posicioné como una de las mejores empresas exploradoras de Colombia y que las acusaciones y comentarios malintencionados que hoy se lanzan en mi contra, no afectarán mi inocencia y mucho menos mi integridad profesional, la cual se mantendrá intacta y que, por supuesto, como usted bien lo señala me mantendré como un miembro importante de esta comunidad.

De igual manera, mi trabajo siempre se ha caracterizado por ser transparente, objetivo y de una fluida comunicación con mis jefes y los grupos de interés de cada compañía a la que he pertenecido. Por esta razón, hasta el momento he recibido toda la solidaridad y respaldo por parte de un sector estigmatizado, que liderado por grandes personas lucha por construir un país mejor”.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario