La ex Gobernadora Sandra Devia, negoció secretamente 100 mil hectáreas de Córdoba y guardó silencio

Por Eduardo Padilla Hernández* y Sixto Alfredo Pinto

Con relación a los asuntos territoriales, la burocracia colombiana siempre ha manejado las cosas con el ingrediente nefasto de la corrupción. A nivel nacional perdimos a Panamá, cuya separación ocurrió el 3 de noviembre de 1903. Mucho tiempo después, el 19 de noviembre de 2012, casi perdemos todo el mar y las islas de San Andrés  con Nicaragua por una mala gestión del gobierno de Juan Manuel Santos.

Y desde hace rato, a nivel seccional, el departamento de Córdoba está ante la amenaza de perder 100 mil hectáreas de su territorio limítrofe con el departamento de Antioquia; “en este litigio están comprometidos los municipios de Los Córdobas, Canalete, Montería, Valencia, Tierralta, Puerto Libertador, San José de Uré, Montelíbano, La Apartada y Ayapel, en Córdoba, los cuales colindan con las poblaciones de Caucasia, Arboletes, San Pedro de Urabá, Carepa, Dabeiba y Tarazá, en Antioquia”. Estos hechos, que tienen un tinte de felonía contra la patria chica, ocurrieron en el lapso comprendido entre el 19 de enero de 2018 y el 31 de diciembre de 2019, durante la administración de la ex Gobernadora Sandra Devia.

Desde su origen nuestro departamento sinuano estuvo dirigido por políticos que no poseían sentido de pertenencia; la apatía hacia lo nuestro y la corrupción de los gobernantes de turno hicieron posible que este fértil territorio Zenú fuera influenciado por los intereses paisas.

Yo no nos referimos a ese pueblo paisa, honesto y trabajador, sino la élite corrupta de ambos departamentos.

Por la discapacidad moral de sus gobernantes, Córdoba siempre ha sido un departamento cuasi antioqueño:

1. Tiene el nombre de un héroe antioqueño.

2. La primera Asamblea era pro antioqueña.

3. Casi todos los negocios de cordobeses han quebrado porque en cada esquina hay un negocio de propiedad de algún foráneo. Algunos comerciantes locales se lamentan diciendo: “El sudor de la frente no puede competir con el narcotráfico y el lavado de activos”.

4. En la zona rural amenazan a los cordobeses dueños de fincas, luego aparece un sujeto que compra fincas a mitad de precio; y el nativo, por temor a perder la vida, vende su finca casi regalada.

5. Cuando a ese pulpo invisible no le interesa una finca, ni un negocio cordobés, entonces manda a sus “chicos malos” que cobren “vacunas”.

6. Hasta hace poco tiempo, la élite manejaba, desde las sombras, la administración de la Universidad de Córdoba.

7. La clase política cordobesa, incapaz de manejar sus servicios públicos, tuvo que contratar, por iniciativa paisa, a las EPM (Empresas Públicas de Medellín).

Estos 7 puntos tan evidentes, ¿serán el origen de la debilidad burocrática? ¿Acaso la clase política cordobesa teme confrontar el régimen paisa corrupto, no a los buenos ciudadanos? ¿O es qué existe una organización contumaz que obtiene ganancias deshonestas provenientes de ese “establecimiento” foráneo?

El problema no ha sido una rueda suelta, pues ha estado asociado al conflicto armado. Basta el estudio “CONTEXTO DE VIOLENCIA Y CONFLICTO ARMADO” de Angélica Arias Ortiz, Investigadora Observatorio de Conflicto Armado, Corporación Nuevo Arco Iris.

En el año de 1948, y con la decisiva cooperación de los representantes liberales Antonio Navarro Flórez, Miguel F. de la Espriella y Enrique Carlos Flórez, el doctor Remberto Burgos Puche presentó el Proyecto de Ley “Por el cual se crea el departamento del Sinú”. Pero la influencia paisa no permitió que llevara este nombre.

ASÍ ES EL DEPARTAMENTO DE CÓRDOBA

“Está situado en el norte del país, en la región de la llanura del Caribe; localizado entre los 09º26’16’’ y 07º22’05’’ de latitud norte, y los 74º47’43’’ y 76º30’01’’ de longitud oeste. Cuenta con una superficie de 23.980 km2 lo que representa el 2.1 % del territorio nacional. Limita por el Norte con el mar Caribe y el departamento de Sucre, por el Este con los departamentos de Sucre, Bolívar y Antioquia; por el Sur con el departamento de Antioquia y por el Oeste con el departamento de Antioquia y el mar Caribe”. 

“La principal fuente de la economía del departamento de Córdoba es la ganadería, siendo uno de los más importantes centros ganaderos del país. La agricultura cuenta con una de las regiones potencialmente más ricas en los valles del río Sinú y San Jorge. Los principales cultivos son el maíz tradicional, maíz tecnificado, algodón, sorgo, arroz secano manual, arroz secano mecanizado, arroz riego, yuca, plátano y ñame”.

“En el territorio de Córdoba se encuentran yacimientos de caliza, carbonato de calcio, oro, plata, platino, carbón y gas natural; igualmente ofrece posibilidades petrolíferas. A su vez, se inició la construcción de la represa de Urrá en el Alto Sinú, de multipropósito: generación de energía eléctrica, desarrollo piscícola y conservación de bosques, entre otros. El sector industrial y minero se concentra en la producción de ferroníquel en Cerromatoso, municipio de Montelíbano”. (Fuente página de la Gobernación: www.cordoba.gov.co /Finagro).

Quizás la agricultura, la ganadería y, sobre todo la minería, son factores cordobeses que han alimentado la codicia de los foráneos y la felonía de los dirigentes locales.

En el ámbito internacional, hay casos similares: Algunos países del Medio Oriente, por su riqueza petrolera, son codiciados por los Estados Unidos; mientras que Haití, que no es un país próspero, parece que fuera invisible.

Actualmente, el nuevo Gobernador de Córdoba, Orlando Benítez, está adelantando gestiones tendientes a recuperar las 100 mil hectáreas de tierra pertenecientes al departamento de Córdoba, que Sandra Devia intentó regalar

Recordemos que Devia es perteneciente a una de las toldas más corruptas de la región: El Clan Besaile. Esta mujer en lugar de pararse en la raya, les siguió la corriente a los dirigentes del vecino departamento de Antioquia y no trató de solucionar este problema limítrofe que viene desde hace casi medio siglo.

El asunto es de la siguiente magnitud. Si por ejemplo, el gobierno cordobés le vendiera esas 100 mil hectáreas de tierra al Estado de Israel, ese país, con su moderna  tecnología, convertiría esa franja en una potencia mundial en Latinoamérica. Pero acá, por la falta de integridad moral, las cosas siempre son orientadas hacia la mediocridad.

Sandra Devia debe ser investigada por este grave hecho.

Los desleales y deshonestos, no tienen derecho ¡nunca más! a dirigir nuestro departamento.

Ante este escandaloso caso, ¿qué dice la Procuraduría, la Contraloría y la Fiscalía?

La Red de Veedurías de Colombia y el portal La Otra Cara preparan las denuncias correspondientes.

*Director de la Red Colombiana de Veedurías.

Imagen por defecto
La Otra Cara
La Otra Cara es un portal de periodismo independiente cuyo objetivo es investigar, denunciar e informar de manera equitativa, analítica, con pruebas y en primicia, toda clase de temas ocultos de interés nacional. Dirigida por Sixto Alfredo Pinto.


Deja un comentario