Pequeñas Iglesias en riesgo de desaparecer por el nuevo POT de Bogotá

Jorge Duran
El Concejal Jorge Durán, reconocido defensor de la Iglesia y los intereses de los bogotanos.

 
El Concejal Durán advierte que el Plan de Ordenamiento del Alcalde Peñalosa acabaría con muchos templos religiosos en las barriadas de la Capital por las exigencias que les impondrán para su funcionamiento.

El veterano concejal de Bogotá del Partido Liberal, Jorge Durán Silva, fue el primero en advertir la crítica situación legal que afrontarán las pequeñas iglesias Católicas o templos Cristianos de barrios, según lo establecido en el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para la Capital, implementado por el saliente alcalde Enrique Peñalosa.

Según el respetado Concejal Durán, el cabildante más antiguo de Colombia, el proyecto del POT incluye la eliminación del Plan Maestro de Cultos, el cual es un instrumento muy importante para las iglesias en Bogotá. Esto afectaría el libre ejercicio del culto o la libertad religiosa en la ciudad.

Duran sostiene que en el documento también se eliminan del ordenamiento de la Capital las iglesias vecinales, o sea, las más pequeñas en tamaño, que representan el 80% de los templos cristianos en Bogotá.  En otras palabras, sería imposible volver a abrir nuevas iglesias en la ciudad.

- Publicidad -

Estas son las invervenciones de Durán, en defensa de las iglesias Cristianas y Católica.

Primera Parte.

Segunda Parte.

Otras trabas que el POT le pone a las iglesias locales, de acuerdo con las denuncias de Durán, es el Plan de Regulación de Movilidad, que obligaría a esos sitios religiosos a implementar grandes parqueaderos para sus visitantes, lo cual no podrían hacerlo por no contar con los recursos económicos suficientes para comprar un gran lote y contruir esos espacios.

También les impone un tamaño mínimo de 200 metros, al igual que licencia de contrucción. Sin tener en cuenta que la mayoría de esos templos, ubicados en la periferia de la Capital, funcionan en espacios muy reducidos, muchas veces adaptados en casas o lotes donados por los feligreses para llevar a cabo sus cultos.

Y como si faltara otro requerimiento, el POT establece que las iglesias de barrio deben ser en construcciones con sismo resistencia. Otro imposible, por la situación económica de muchos sectores deprimidos de la Capital.

Recordemos que el Plan de Ordenamiento es una carta de navegación para ordenar el suelo urbano y rural, con el fin de consolidar un modelo de ciudades en Colombia en el largo plazo y para ello diseña una serie de instrumentos y mecanismos que contribuyen a su desarrollo.

La Ley 388 de 1997 define el POT como “un conjunto de objetivos, directrices, políticas, estrategias, metas, programas, actuaciones y normas, destinadas a orientar y administrar el desarrollo físico del territorio y la utilización del suelo”.

El Plan de Ordenamiento Territorial es elaborado y adoptado por las autoridades de los distritos y municipios con población superior a los 100.000 habitantes. En Bogotá es necesario para sus 7.9 millones de habitantes, pero debe ser una norma que les traiga beneficios, no perjuicios.

Durán es de los pocos políticos en Bogotá que habla fuerte a favor de las Iglesias y lucha en el cabildo capitalino para que estas no desaparezcan de la ciudad.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario