Corridori se obligó a “garantizar la fluctuación en el precio de mercado” de Fabricato


 

En 2011 Alessandro Corridori firmó un contrato con sociedades del Fondo Premium en el cual se comprometió ” a garantizar la fluctuación en el precio de mercado de la acción” de Fabricato. Sobre ese contrato publica hoy el periodista Germán Jiménez Morales el siguiente informe en El Colombiano de Medellín:

—POR GERMÁN JIMÉNEZ MORALES —
En siete meses y medio de 2011, el italiano Alessandro Corridori se ganó más de 67.796 millones de pesos, gracias a la ejecución de un contrato que firmó con tres firmas claves del Fondo Premium Capital, en el que se le obligó a garantizar la fluctuación en el precio de las acciones de Fabricato y Odinsa en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC).
¿Cómo pudo Corridori obtener semejante utilidad y garantizarles a quienes arriesgaban el dinero una rentabilidad del 22 por ciento efectivo anual, en un mercado que, como el accionario, es muy volátil por naturaleza?
¿Además de sus probadas habilidades para negociar en bolsa, de qué poderes se habría prevalido el inversionista patrocinado por Interbolsa y Premium para cumplir con la palabra empeñada?
Para entender la importancia del citado contrato, es fundamental recordar que el 2011 fue el año clave en la presunta manipulación del precio de la acción de Fabricato, que a la postre condujo a la caída del Grupo Interbolsa y del Fondo Premium Capital. En la BVC ese título pasó de 26,20 pesos el 6 de enero a 84,50 pesos el 29 de diciembre. Por el salto, se podría pensar que esa compañía tenía un boyante balance o un futuro industrial muy promisorio, pero ni lo uno ni lo otro se daba.
Premium -creado en Curazao en 2008 por Juan Carlos Ortíz Zárrate y Tomás Jaramillo Botero- le apostó duro a la toma de Fabricato para valorizarla, venderla al mejor postor y explotar sus atractivos terrenos. Lo hizo, desde finales de 2009, adquiriendo acciones de la textilera a través de dos sociedades suyas en Colombia: Rentafolio Bursátil y Financiero (RBF) y Valores Incorporados (VI).
Fabricato perdió ese año 97.470 millones de pesos y ni así Premium dejó de comprar. Su negocio era otro. El 7 de enero de 2010 ya concentraba el 22,93 por ciento de la propiedad y, según lo denunció por esa fecha la administración de la textilera, VI y RBF “efectuaban diariamente transacciones importantes de compra y venta de acciones de Fabricato en la BVC”.
Premium ponía plata. Y Corridori ponía la cara en la productora de telas. Tanto, que, inclusive, les dijo a los directivos, de frente, que él representaba a un grupo de amigos-accionistas y que iban por el control de la administración.
Tenían con qué
Hasta 2009 la factoría situada en el municipio de Bello, Antioquia, tenía una estructura de propiedad muy dispersa. En el primer trimestre de ese año los 20 mayores inversionistas concentraban el 42,47 por ciento y para finales de año ese porcentaje ya estaba en el 83,57 por ciento.
El amo del juego era Corridori. La prueba de ello es el contrato que el italiano, como persona natural y como representante de sus empresas, suscribió el 15 de enero de 2011 con tres sociedades controladas por el Fondo Premium, llamadas Andean Capital Market S.A. (domiciliada en Panamá) VI y RBF. (Ver facsimil).
El documento -cuya autenticidad fue comprobada por este diario con el abogado del italiano- establece que Andean aportaba, directamente o por intermedio de sus obligados solidarios (VI y RBF) 49.927 acciones del Grupo Odinsa y, esta la parte que aquí interesa, 1.813 millones 343.335 acciones de Fabricato que adquirió en la BVC con un precio de mercado de 26,90 pesos al 31 de diciembre de 2010.
Ese solo paquete accionario equivalía al 19,7 por ciento del total de acciones en circulación de Fabricato. Y, al precio anotado, representaba una inversión de 48.778 millones de pesos.
Reza el contrato que Corridori, como partícipe, “debido a su conocimiento se obliga a garantizar la fluctuación en el precio de mercado de la acción, más una utilidad para el gestor del 22% efectivo anual…”.
Más adelante se indica: “mediante el presente contrato el partícipe aportará la cobertura sobre la fluctuación sobre el precio de la acción, más una utilidad fija para el gestor del 22% libre de costos”.
Comisionistas de bolsa consultados por este diario, calificaron de “atípico” el contrato. Primero, porque en el mercado accionario los precios se fijan por el libre juego de la oferta y la demanda. Segundo, porque para garantizar la “fluctuación” de una especie en la BVC se requeriría que el título fuera muy transado, cosa que no aplicaba con Fabricato. Y tercero, porque las acciones tienen una renta variable y no suena sensato asegurarle a alguien una rentabilidad del 22 por ciento efectiva anual, y menos sobre Fabricato. A menos que, anotaron, quien se comprometa a ello maneje las dos puntas. Y así ocurría.
Análisis de la Superfinanciera, en poder de la Fiscalía, indican que, por ejemplo, el 17 de febrero de 2011, Corridori y su grupo de amigos concentró el 100 por ciento de las compras de acciones de Fabricato en la BVC y no vendió un solo título. El 22 de febrero, compró el 98,75 por ciento y vendió el 91,38 por ciento. El 28 y 29 de marzo ni compró ni vendió. El 22 de julio, compró el 0,02 por ciento y vendió el 77 por ciento. Y el 28 de octubre, compró el 84,68 por ciento y vendió el 77,34 por ciento.
Corridori, por sí solo, hizo el 12,63 por ciento de las compras y el 11,11 por ciento de las ventas de la especie Fabricato en la BVC. Al incluir a sus amigos, el porcentaje subía, respectivamente, al 33,34 y el 23,07 por ciento.
Ese poder convertía a Corridori en una suerte de Midas. El 2 de septiembre de 2011 las partes hicieron una liquidación del contrato, con corte al 31 de agosto de 2011.
Premium ganó más de lo previsto. La acción de Fabricato pasó de 26,90 pesos a 73 pesos, de manera que su inversión de 48.778 millones se convirtió en 132.374 millones de pesos.
Ni se diga lo que ganó Corridori. En la liquidación consta que, luego de descontar la utilidad del gestor y de reconocer gastos, le quedaron 67.796 millones 470.320 pesos.
He aquí una idea de lo que dicha suma representa. Según registros de Cámara de Comercio, Invertácticas, una de las empresas de Corridori, tenía en diciembre de 2012 unos activos de 165.440 millones de pesos y un capital suscrito de 12.000 millones de pesos. De manera que lo ganado en 7 meses y medio en ese contrato con las firmas del Fondo Premium, equivalía al 41 por ciento de los activos de Invertácticas y a 5,6 veces el capital suscrito de dicha sociedad.
El contrato siguió… y las partes también siguieron ganando, porque ese año la acción de Fabricato, como ya se dijo, cerró en 84,50 pesos.
ANÁLISIS

Corridori jamás recibió recursos del llamado Fondo Premium
Juan Manuel Valcárcel
Apoderado del italiano Alessandro Corridori
-Quisiera agradecer y resaltar la objetividad de su trabajo, al darnos la oportunidad de presentar nuestra opinión acerca del contenido de los contratos que usted se encuentra investigando.
Como primera medida quisiera comenzar por manifestar que Alessandro Corridori jamás recibió recursos provenientes del llamado Fondo Premium, pues sus relaciones comerciales lo fueron con Andean Capital Markets, Valores Incorporados y Rentafolio Bursátil y Financiero, tal como se puede observar en los contratos puestos de presente.
¿Puede un participante del mercado público de valores obligarse, como reza dicho contrato, “a garantizar la fluctuación en el precio de mercado de la acción…” (en este caso Fabricato)?
-Este es un contrato propio del mercado de derivados, en el cual la ganancia o pérdida de las partes depende de la fluctuación del subyacente, en este caso, la acción de Fabricato. Obviamente Alessandro Corridori no se obligó a garantizar que la acción subiera o bajara de precio, a lo que realmente se obligó fue a cubrir la fluctuación de esta acción en el mercado de la Bolsa de Valores de Colombia, es por ello que este es un contrato de aquellos que se llaman de cobertura… a lo que se obliga es a cubrir el monto de la fluctuación, pero no a que la acción va a fluctuar en determinado sentido.
… aún más, en la Cláusula Tercera del mencionado contrato, al tratar sobre la participación en las utilidades derivadas del contrato, se dice lo siguiente respecto del GESTOR (Andean): “Tendrá derecho a recibir el 22% de rentabilidad sobre el valor en riesgo más las comisiones y los demás costos en que este incurra en el desarrollo de este contrato o sus obligados solidarios.”
Considero que con lo anteriormente expuesto queda claro que Alessandro Corridori en este contrato de derivados o también llamado contrato de cobertura, jamás se obligó a garantizar la fluctuación del precio, sino que se obligó a garantizar el pago del monto de la fluctuación en caso de que esta llevara la acción a un precio menor a aquel por el cual su contraparte compró las acciones que figuran como subyacente del mismo.
¿Qué tan lícita es una conducta como esa, considerando que en el mercado accionario la formación de los precios obedece a un libre juego de la oferta y la demanda?
-Creo que la pregunta parte de la base de afirmar que el contrato de cobertura explicado en la respuesta anterior contiene una conducta indebida, tal como si Alessandro Corridori se hubiese comprometido por escrito a afectar indebidamente el mercado público de valores, lo cual no es cierto, pues tal como se ha explicado ampliamente, no se obligó a ello, sino a cubrir el monto resultante de la fluctuación, que es cuestión muy distinta, y que tal como se dijo con anterioridad, son operaciones y contratos que se celebran todos los días en los mercados financieros y bursátiles. En conclusión, podría decirse que el contrato firmado no tiene la más remota posibilidad de afectar el mercado ni el precio de la acción subyacente ya que al igual que un contrato forward sobre el dólar no afecta la cotización diaria del dólar o que un contrato de futuros o de opciones sobre el precio del petróleo no afecta la cotización del precio diario del dólar, al contrario, el mercado sí tiene la capacidad de afectar los resultados de los contratos.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario