Amando a los que nos odian

Mateo Correa

 

Por Mateo Correa.

Llevo poco en esto, poco tiempo envuelto en un mundo de controversias, en un mundo diplomático, por supuesto, en lo que la palabra cabe. Sin embargo son claros los retos y las dificultades que una vida así conlleva, al principio me sentí importante, pero después entendí que no se trataba de mi, ni que se hace por fama o por dinero, cuando uno es lanzado al mundo de la política, sin duda escuchará críticas, sollozos y calumnias de MUCHA gente, insultos, matoneo sistemático por parte de la izquierda, y si, el gran problema de nuestra nación, el odio, gente que no conozco, ni ellos a mi, se toman el trabajo de escribirme en varias de mis publicaciones, diciendo que soy un “paraco” un “narcoterroristas”, y claro como no reírme de esto si yo soy un gran admirador de la persona que le dio un pare a la guerrilla y al narcotráfico en Colombia, es difícil, nadie dijo que no, tampoco viene con manual ni mucho menos instrucciones.

Pero cómo? Cómo amar a los que nos odian?

Sin duda es una pregunta que a todos nos deja intrigados, pero decidí, responder de buena forma a todas esas infamias y calumnias, decidí, no molestarme, mucho menos renunciar, pero por que nos es tan difícil, será por que tenemos un senado que está dividido o por partidos políticos que luchan por ganar la presidencia y no el corazón de los colombianos, como?

La respuesta no es tan difícil como suena la pregunta, yo amo genuina y verdaderamente a mi país, y no lo hago por la Presidencia, ni mucho menos por ganarle a los del otro partido, esto se hace por Colombia, sería hermoso que el partido centro democrático con el cual soy simpatizante y el partido alianza verde trabajaran juntos, se supone que el fin es mejorar a Colombia, que bueno sería que Gustavo petro y Álvaro Uribe se saludarán después y antes de una sesión plenaria en el congreso, entiendo que es imposible, y no digo que sea culpa de ellos ni de nosotros, la situación histórica de Colombia y desde nuestros inicios ha sido tensa, varias guerras civiles, y protestas llamadas por el mismísimo Gustavo, para dañar las instituciones colombianas haciendo berrinche como un niño por que no le gusto lo que hizo Iván Duque.

Qué es la oposición?, que hace que sea tan dañina para el país?, quienes son?, y quienes seguirán siendo?

La oposición colombiana actualmente está conformada por 9 curules del Partido Alianza Verde, 5 del Partido FARC y 5 del Polo Democrático Alternativo, en ámbitos alimenticios la gente suele dejar lo peor del plato de último, así lo haremos aquí también, como último partido de oposición, se encuentra el partido de los llamados “decentes”, liderado por el exguerrillero Gustavo Petro.

El doctor Gustavo Petro es una persona muy estudiosa y talentosa, por años se ha dedicado a estudiar teatro y pantomima, es el más cínico y gran actor que tiene Colombia, Pero cuál es su rol en la película que este partido quiere jugar?

Por años la oposición ha sido en Colombia, netamente izquierdista, no tengo nada en contra de este movimiento, es más hay valores que se pueden salvar, pero la oposición juega a crear leyes para que el partido que esté presidiendo, no pueda ejercer netamente su cargo, no les dan la libertad de desarrollar planes o estrategias constructivas para COLOMBIA, y cuando su plan de entorpecer los procesos de Presidencia, triunfan, se alistan, se ponen su mejor traje, su mejor corbata y su mejor reloj, luego ponen cara de que lamentan lo que ha pasado a consecuencia de las “actitudes del Presidente” y se dirigen a dar el discurso, ese de crítica, de odio, de rencor, aquel discurso que no nos deja unirnos como nación.

La mayor hipocresía que cometen estos grupos que se hacen llamar los “decentes” que en realidad son todo lo contrario, dicen que se merecen curules y un pago como si fueran “senadores”, se amparan en las leyes que la derecha en Colombia ha creado para protegernos a cada uno de nosotros y a la democracia, las modifican y hacen con ellas lo que se les entra en gana.

Petro no es ningún “humanista” como en su lema se hace llamar, tampoco es un Chávez, ni un Fidel, como el cree que todos le dicen, es un iluso que se dedica a hacer pataleta, desgastando así el sistema judicial colombiano, siempre que se le ve en una plenaria se dedica a hacer constancias, mas constancias y constancias, mientras los del Centro Democrático y otros políticos ajenos al mismo, se dedican muy diligentemente a trabajar, trabajar y trabajar.

La izquierda hace parte fundamental del país, y no pienso que sobren, pero deben cambiar su mala actitud que por años vienen portando, si ellos no gobiernan, se dedican a hacerle la vida imposible al Presidente que ejerce en el momento, si yo fuera ellos y izquierdista, trabajaría más por el país, ya que se supone, que el Presidente que está en función es un inepto, así contrarrestarían la ineptitud de dicho Presidente.

A veces son los propios políticos que se supone que nos tienen que unir, los que nos separan más, sueño con una Colombia en donde todos seamos ricos, donde los senadores de la República no propongan que la gente que trabaja y se gana sus sueldos a sudor, tengan que dar parte de ello a la gente de escasos recursos, entiendo el juego de la solidaridad, comprendo el juego de la compasión, pero si algo de lo que dijeran fuera cierto, comenzarían desde la raíz del problema.

Es triste y a veces pienso que Colombia ya no puede cambiar, pero sí, por supuesto que puede, tal y como lo hizo con el presidente Uribe, comienza con nosotros los jóvenes, nosotros podemos hacer el cambio, no llamando de mil maneras a los que nos insultan, guiarlos y debatir sanamente de cual es la posición correcta, uniéndonos y no dividiendo, por qué? Porque unidos somos mas, sueño con una Colombia en donde la izquierda y la derecha se junten para dialogar, que de vez en cuando tengan su roce en el Congreso pero después se saluden y se den un abrazo, hemos olvidado el fin, que siempre fue y es Colombia, no lo hago por el Centro Democrático, aunque se que es una de las únicas herramientas efectivas para hacer que el país cambie, pero el fin siempre fue mejorar nuestra patria, y si Colombia solo es una palabra y partidos políticos es solo un término.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario