Gustavo Bolívar, un fanático bota fuego izquierdista

El insolente Senador Bolívar, trató de paramilitares a los cucuteños y calificó de asesino y carnicero al general Mario Montoya, excomandante de las FF.MM., quien no tiene ninguna condena en contra.

Por Édgar De Castro.

Indignante que el Senador Gustavo Bolívar, izquierdista totalitario conocido por sus telenovelas basura llenas de prepagos, muertos y mafiosos, se atreva a denigrar y atropellar a quien le dé la gana mientras los organismos de control permanecen in mute.

Es impresentable que ese congresista, sin ningún mérito profesional ni académico, se dedique desde su curul a echar fuego contra quienes piensan distinto a su fanático y radical izquierdismo repleto de odio y harto de mezquindad.

- Publicidad -

Bolívar, que dice que su objetivo y tarea como Senador será meter preso a Uribe, asume con grosería posiciones que no tiene y usurpa con descaro facultades que no le corresponden.

El  advenedizo líder de izquierda no ha presentado un solo proyecto de ley en su labor como congresista, pero sorprendentemente se pasea por los salones del Capitolio cual trípode humano grabando con el celular cualquier movimiento de su jefe Gustavo Petro.

En las últimas horas este personaje, lleno de furia, se ha dedicado a retar a las Fuerzas Militares y a calificar a su excomandante, el General Mario Montoya, de “asesino y carnicero” violando deliberadamente toda presunción de inocencia.

El odio de Bolívar contra el partido Centro Democrático y el General Montoya, quien no ha sido vencido en juicio, choca contra la ternura y fineza con la que honra y defiende a Jesús Santrich, líder de las farc condenado por delitos de lesa humanidad y acusado por la Corte Suprema por el delito de narcotráfico. Sin escrúpulos reclama para Santrich la presunción de inocencia que le violenta al exjefe militar colombiano.

Es hora de que los organismos de control vigilen con rigor a este fanático y multimillonario comunista, que no se cansa de injuriar, calumniar y perseguir a quienes no gusten de sus autócratas ideas, mientras protege y ampara a violadores y criminales de lesa humanidad.

- Publicidad -
Cargando...

Deja un comentario