Homenaje a Roger Araujo, “El Cañón del Caribe”


 

Roger Araujo Ensuncho combinaba los valores morales y culturales de dos regiones importantes de nuestro Caribe colombiano: Sincelejo, su tierra natal, y Barranquilla, su tierra por adopción.

De Sincelejo, en cuya tierra abrió los ojos, conservó intacto el sabor de buena gente de los naturales de esa rica y prospera región que mantuvo incólume sus valores morales a pesar de la violencia social que azotó a las sabanas sincelejanas. Tuvo un alto servicio espirirual.

De Barranquilla, tierra que lo adopto y acogió desde temprana edad, abrazó el don de la bacaneria, el goce, la mamadera de gallo, el sabrosón y la cheveridad.

- Publicidad -

Roger era el prototipo del barranquillero. Bacán. Mamador de gallo. Amigo de sus amigos. En el modo de caminar y vestir denunciaba ese estilo propio de los naturales de “Curumba”.  Desde muy pequeño se trasladó a Barranquilla donde hizo su carrera profesional en la radio. Contrajo matrimonio con la barranquillera Judith Mazilli, la querida ‘Coquí’, con quien tuvo tres hijos: Ana Paola, Alexandra y Roger Jr. Su primer hijo fue antes del matrimonio con ‘Coquí’, pero nunca lo conoció ya que su madre se fue del país y no supo más de ella ni de su primer retoño. Ese hijo lo tuvo con una azafata a la que conoció en un viaje aéreo de Barraquilla a Cali. Ella lo dejó cuando se enteró de que era casado, pero quedo preñada. Nunca más supo de ese amor ni del resultado del mismo.

Víctima de un infarto cardiaco falleció en la Clínica Saludcoop de Barranquilla a los 72 años. Así lo confirmaron sus familiares.

Sin duda, uno de los hechos deportivos más recordados es la narración deportiva de Roger Araujo al lado de Mike Schmulson, con quien cubrió, desde Panamá, la disputa del título mundial de los welter Jr. de Antonio Cervantes, ‘Kid Pambelé’ y ‘Pepermint’ Frazer, en 1972. En esa trasmisión delató sus dotes naturales para la comunicación social, evidenciando que había nacido un narrador deportivo único y simpar para la radio costeña. Su narración era inconfundible. Su relato nítido y vibrante destacaba en la radio de la capital del Atlántico.

A Roger lo caracterizó la improvisación e indisciplina en su trabajo. No tenía un libreto dispuesto para su labor radial. La improvisación estuvo a la orden del día en su quehacer. Esas ‘anomalías’ las superó con su creatividad. Esa era su característica fundamental. Sin embargo destacó como un gran narrador deportivo y fue conocido como el ‘Cañón del Caribe’, apelativo que le hacóa honor a la potencia de su voz. La cual, muy natural, destacó en los diferentes estadios del país donde dejo la huella de su calidad profesional.

Los portales Muelle Caribe y La Otra Cara les rinden un merecido y póstumo homenaje al gran Roger Araujo quien se perfilo, desde sus inicios, en la radio colombiana, como un exquisito relator deportivo. Su fuerte era el futbol y el ciclismo, en cuyas transmisiones brilló nacionalmente. Caracol, RCN, Todelar, Emisora Atlántico, La Voz de la Patria y emisora ABC, entre otras empresas radiales, fueron testigos de la calidad que lo destacó nacionalmente. El viejo y querido ‘Romelio Martínez’ retumbaba con su relato y su peculiar sonoridad al canto de los goles. Ese era su fuerte. Su grito de gol era único e inconfundible. Las paredes del remodelado escenario de la calle 72, recuerdan con agrado y nostalgia sus apasionados gritos declarando la victoria de su amado y entrañable Junior. Su “goooooooooool” era largo y sostenido. Le brotaba de lo profundo de sus entrañas. Su cantico al gol era un aliciente que despertaba la fiebre juniorista en la calle 72.

elheraldo.co

 

JUNIOR CAMPEÓN

El primer título del Junior en 1977 narrado por Roger Araujo está en el corazón de los barranquilleros juniorista. Pero antes, Araujo había narrado el Mundial de 1974 al lado de Armando Moncada Campuzano a través de Caracol. El primer mundial narrado por la primera cadena radial colombiana lo hizo al lado del comentarista más respetado de Colombia, Hernán Peláez Restrepo. Esta participación le valió el calificativo con el que era más conocido: ‘Roger Araujo, el mundialista’.

El verdadero Campeón de la narración deportiva, Carlos Arturo Rueda Calderón, fue quien lo bautizó como ‘El Cañón del Caribe’, apelativo con el que era mencionado por los oyentes y los mismos compañeros de la radio de Colombia. Las emisoras barranquilleras Atlántico, Unidas, ABC, La Voz de la Patria y Radio Visión contaron con esa voz excepcional. Por sus ondas hertzianas fue por donde escribió, con palabras habladas, su calidad para la narración y desde el barrio Abajo hasta El Prado, pasando por la Chinita y el popular Simón Bolívar —barrios que forman parte de la historia de la ‘Puerta de oro de Colombia’— deliraron con el triunfo del Junior Campeón de 1977. Y con ese triunfo estuvo Roger. Fue una cita infaltable. Inolvidable.

Relatores como Roger no nacen todos los días: Perea

Édgar Perea, Roger Araujo y Hernán Peláez / nuevoestadio.com

 

Édgar Perea dijo que “relatores de la calidad de Roger Araujo no salen todos los días”. Lo dijo ‘El negro’ al lamentar la muerte de quien era su “amigo y compañero de mil batallas… Tengo dolor en el alma y el corazón. Tengo los mejores recuerdos de él, fue mi compañero al lado del Junior, en las Vueltas a Colombia en bicicleta. Fue un locutor completo, todo un señor, un gran amigo, era bastante serio, no era un charlatán, era delicioso estar con él, siempre nos reuníamos en los restaurantes en los viajes, era realmente agradable”, declaró Perea desde Bogotá, donde reside y labora actualmente.

Hablar de Roger es hablar en primer lugar de la voz radiofónica más bien manejada de Colombia: casi nunca subió su volumen pero al aire, siempre pareció fuerte y sonora. Su voz y su narración alegre, rápida y los largos sostenidos de ‘sus’ goles en el remate lo hicieron brillar desde que comenzó a finales de los 60 y comienzos de los 70. Era la alternativa de Édgar Perea que brillaba en Todelar. Roger en Caracol Barranquilla era voz, mientras Perea era controversia.

 

Ambos muy rápidos pero con estilos diferentes. El maestro de escuela chocoano triunfaba por algo que no tenía Roger, polémica y comentario. Roger apenas narraba y siempre fue él mismo. “Su consagración definitiva sería en el Mundial de Alemania en 1974 junto a Armando Moncada Campuzano”, dice Perea. “Recuerdo que mientras yo estaba estudiando ingeniería industrial en la incipiente Universidad Federalista, arriba en Robledo, Antioquia, escuchaba todas las mañanas y por ratos con un pequeño transistor todo el Mundial a Armando haciendo el relato en unos partidos y Roger de comercial y en otros a la inversa. La radio colombiana pierde un locutor que nos alegró la vida, que nos hizo gozar los deportes. Pero es la ley de la vida, lamentablemente todo eso es lo que tiene que pasar. Yo solo deseo paz en su tumba a mi gran amigo, Roger Araujo ‘El cañón del Caribe’”, puntualizó ‘El Campeón’ Perea

SU GRAN PASIÓN

Pero el Mundial de Alemania no fue el único en el que él estuvo. También hizo presencia en España 82, Italia 90 y recientemente en el Mundial de Brasil 2014. Sin embargo, no sólo se encargó de narrar fútbol sino que cubrió tres Juegos Olímpicos: Moscú, Montreal y México. Transmitió cerca de diez Vueltas a Colombia, más de doce Copa Libertadores y Juegos Bolivarianos, Centroamericanos y Panamericanos.

Los amigos que lo conocieron dicen que “Roger era una persona que tenía mucho ‘despalome’”. En efecto, era muy ‘despalomado’. Todo el tiempo se andaba riendo. Lo recuerdo mucho porque todo era risa. También fue como uno de los grandes narradores de ciclismo. Para mi él narraba más ciclismo que fútbol”, recordó su colega y compañero de trabajo Hugo Luis Urruchurtu.

ANÉCDOTAS CON ROGER

Roger Araujo1
Édgar Perea, Hernán Peláez, Mario Alfonso Escobar, Roger Araujo, Iván Mejía, Carlos Antonio Vélez, Óscar Restrepo Pérez, Sergio Ramírez, William Vinzaco, Paché Andrade y Fabio Poveda Márquez en Helsinki (Finlandia) apoyando a la Selección Colombia. / elheraldo.co @elheraldoco

 

“Por esas gratas circunstancias de la vida, nos correspondió laborar al lado de Roger en dos ocasiones: cuando comenzaba en Todelar y cuando ya era estrella y lo contrató RCN para Barranquilla. Nunca perdió su sencillez. Siempre fue el amigo leal, el compañero solidario. Nos quedan de él los mejores recuerdos de nuestro paso por la radio colombiana, especialmente en eventos como Vueltas a la Costa, Vueltas a Colombia y Juegos Centroamericanos y del Caribe de Medellín”, recuerda el hoy Concejal de Barranquilla Lao Herrera, coequipero de Roger en narraciones de fútbol.

De esa experiencia juvenil en la radio le quedaron amigos y colegas para toda la vida como Gustavo Castillo García, Sergio Ramírez, Jairo Pava, Rafael Sarmiento Coley, José Cervantes Angulo y su primer director de transmisiones, Álvaro Ruiz Hernández, todo un maestro para aquella cochada de primíparos. Un inolvidable maestro de todos también lo fue Leónidas Otálora Gómez.

Coincidí con Roger en un vuelo desde Bogotá a Barranquilla después de cubrir el partido Junior e Independiente Santa Fe. El vuelo transcurría normalmente. Iba a su lado y notaba su nerviosismo. Llamó a la azafata y le pidió un trago de whisky, me pareció normal ya que conocía de su temor por los vuelos. De pronto noté que me agarró fuertemente el brazo. El avión comenzó a mecerse producto de las rarificaciones —vacíos que dicen— que encontraba a su paso. Con esas rarificaciones aumentaba la presión hacia mi brazo y aparecieron los gritos y lamentos de mi vecino: “¡Ay mi madre! ¡Dios mío! ¡Nojoda profesor William!”, expresaba presa del miedo. Hubo un momento en que los lamentos y gritos se hicieron más fuertes que merecieron la atención del personal auxiliar del vuelo. Llegaron al puesto varios asistentes. Le hablaron y le dieron varios tragos, para calmarlo.

Cuando llegamos, por fin, a Barranquilla hubo que ayudarlo a bajar del avión. Estaba borracho. Los tragos que le dieron en el avión lo emborracharon. Nunca olvidaré ese episodio vivido con el gran Roger Araujo ¡el cañón del caribe!..

Paz en tu tumba, amigo. ¡Nunca te olvidaremos!..

William Gomez Polo

Por William Gómez Polo

Tomado de Muelle Caribe.Com

 

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario