Silvio Zuluaga Botero

Silvio Zuluaga
Silvio Zuluaga y su familia

 

Invadido por la tristeza y los recuerdos, registro compungido la dolorosa partida de nuestro fraterno coterráneo y amigo, de todos los tiempos, SILVIO ZULUAGA BOTERO, un ser humano excepcional, un gran hombre, un caballero a carta cabal, por su manera de ser y actuar en los sinnúmeros escenarios que compartimos. Pensilvañeno sin par. Su nombre permanecerá entre nosotros, como la ‘Llama Eterna’ que perpetuará su nombre.
Nos hará mucha falta sus imperecederas: voz, desbordada generosidad, sonrisa transparente, sus múltiples apuntes; festivos recuerdos; caritativa y permanente solidaridad con los paisanos -sin distingos-; poder de convocatoria, pasado y gestos que todos llevamos en la memoria.

SILVIO: Lo echaremos mucho de menos, ausencia que supliremos repasando cada día que nos queda de vida, nuestra hoja de ruta, con la esperanza de que en un futuro nos volveremos a encontrar en el más allá, cada vez más cercano.
De nuevo, debo echar mano, del colosal verso del poema de León De Greiff, que dedicó a “los amigos muertos”: “Señora Muerte que se va llevando / todo lo bueno que en nosotros topa!… / Solos -en un rincón” vamos quedando”…
Cabizbajo, apesadumbrado, desde mi afligido corazón, hago llegar un estrecho y solidario abrazo, a su señora y dos hijos, a Conrado, Marino, Hugo, a los suyos, amigos, que sienten -como yo-, la inmensa soledad y vacío -inllenable- que provoca su desaparición, como los sentidos lloros que con los días se transformarán en nostalgia perenne.
Con voz quebrada, deposito una rosa blanca en su tumba, coreada del ferviente deseo de que el Señor lo tenga disfrutando ya del premio reservado a las almas buenas, nobles, justas. Duerna en paz querido SILVIO. ‘Requiescat in pace’.
¡¡Paz en su tumba!!
mario arias gómez
Bogotá, D. C., noviembre 05 de 2019
Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario