Daniel Coronell y su empresa NTC, los huérfanos de la “memelada” santista

Daniell Coronell
La empresa NTC, del periodista Daniel Coronell, ha gozado en la última década de grandes contratos del Estado.

 

Daniel Coronell es un reconocido periodista colombiano que luego de disfrutar del poder y los recursos económicos de unos antiguos socios de dudosa reputación, se acostumbró a vivir del dinero del Estado. Por eso, no es raro encontrar grandes negociaciones suyas de miles de millones de pesos en las páginas oficiales de contratación gubernamental, como el Secop.

Recordemos que su amigo personal, el expresidente colombiano Juan Manuel Santos, mediante la ANTV,  le dio  a dedo, sin proceso de licitación y con un solo proponente, un canal de televisión, el UNO, para él, como dueño de la Programadora NTC, y varios de sus socios, entre ellos Yamid Amat (otro gran contratista del santismo), en recompensa por sus servicios o lo que llaman “mermelada”.

Todos esos empresarios estaban comprometidos con la gestión santista, especialmente con la promoción y defensa a ultranza del Acuerdo de Paz entre ese pasado gobierno y la guerrilla de las Farc en La Habana, Cuba.

- Publicidad -

Sin olvidar, la amplia campaña a favor del SI en el Plebiscito para que los colombianos refrendaran dicho proceso habanero con la subversión, sin embargo el pueblo dijo NO a ese pacto por la cantidad de irregularidades y dádivas a favor de los rebeldes. Un vez que perdieron esa consulta popular, Noticias Uno, de NTC, la firma de Coronell, empezó una campaña informativa contra los votantes del NO, argumentando que ganaron con mentiras, como parte del apoyo pagado por Santos.

También hay que destacar, que Santos para que su amigo Coronell mantuviera viva la programadora NTC, le dio grandes contratos de producción audiovisual en el Ejército, fuerza que siempre fue blanco de los informes periodísticos de Noticias UNO. Ver informe de La Otra Cara.

Tampoco es raro encontrar en la Web, aunque bien escondidos en el Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop), toda clase negocios de la empresa de Coronell en la era Santos. Como estos que le adjudicó, en forma Directa, a dedo, la estatal Radio y Televisión de Colombia (RTVC) a NTC por más de $2.800 millones en mayo de 2015, durante ocho meses, para: “Aunar esfuerzos entre RTVC y los Coproductores para la realización de una nueva temporada del programa denominado ‘En las Mañanas con UNO'”.

Realización que nunca pasó los estándares de audiencia y ha sido considerado como un verdadero fracaso. En todo caso, se hizo con plata pública, es decir de los colombianos.

Además aparece este contrato de NTC con RTVC, donde la empresa de Coronell vuelve y se asocia con Jorge Barón (otro de los que recibió el canal UNO de Santos) para obtener un negocio por más $2.600 millones en enero de 2016, cuyo objeto también es: “Aunar esfuerzos entre RTVC y los Coproductores para la realización de una nueva temporada del programa denominado ‘En las Mañanas con UNO'”. La misma producción sin rating.

O sea, Coronell y su firma se embolsillaron entre entre el 2015 y 2016, en la época de Santos, más de $5.400 millones. Pagados por los colombianos.

Pero eso no es todo, lo aterior es solo una muestra de los grandes negocios que hizo este comunicador en la administración santistas. En el Secop, además, figura un documento que habla de una contratación global en RTVC, en 2016-2017, por más de $12.900 millones, repartida entre NTC y Jorge Barón, para realizar capítulos del citado programa “En las mañanas con UNO”, de poca aceptación entre los televidentes.

Coronell

Esos son los contratos conocidos de este periodista y su firma, porque al parecer faltan muchos ocultos en el Secop.

LA AUSENCIA DE “MERMELADA” TIENE EN JAQUE A NTC

Luego que Santos dejó el poder, el Canal UNO de Coronell y compañía, no pudo mantener su escasa audiencia y calló en picada en el Rating. NTC disminuyó su pauta publicitaria, especialmente la oficial (“mermelada”) con la que se mantenían, y ellos mismos anunciaron públicamente su delicada situación económica o de quiebra. Por eso, se fueron para el Internet, donde hicieron colectas o “vacas” para recoger dineros de sus televidentes, con el fin de seguir emitiendo Noticias UNO.

A Coronell le falta el dinero del Estado, pero es poco probable que le entre en la gestión del Presidente Iván Duque, quien en su plan de austeridad recortó todos los gastos de publicidad para ahorrarle recursos a la Nación.

Por esa razón, el periodista es un enemigo abierto de Duque y su partido político, y solo espera un cambio de gobierno dentro de dos años para ver si llega una administración amiga como la de Santos, que él respalde desde su noticiero de TV y su columna de la revista Semana, para que le salve su programadora con la pauta gubernamental, proveniente del dinero de los impuestos de todos los colombianos.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

Deja un comentario