El negocio abusivo de Alberto Ríos con la energía en Pereira en plena cuarentena

El empresario Alberto Ríos Velilla y su esposa, la reconocida periodista de Caracol Darcy Quinn.

 

La ciudadanía denuncia un amento en la tarifa de energía de más del 10%, en tiempos del Covid-19, por parte empresa privada Energía de Pereira (ENERPEREIRA), bajo el control del citado empresario, quien es la cabeza del grupo Ríos Velilla.

Por Carlos Alfredo Crostwaite Ferro.

Desde la semana pasada deslizan por debajo del portón de nuestras casas, la factura de cobro del servicio de energía correspondiente al consumo del pasado mes de marzo en Pereira. Y las quejas no se han hecho esperar por el abusivo aumento del costo del kilovatio (kW) de energía consumido. En mi residencia es de $594.17, cuando para el consumo de diciembre fue de $537.04, un aumento en su valor en los meses de enero, febrero y marzo de $57.13 por kW, equivalente al 10.6 %, igual a tres veces la inflación del año 2019, y 6.3 veces la inflación acumulada en este primer trimestre. Entre los meses de enero y diciembre de 2019 el aumento del kW de energía consumido fue de $32.54 por kW, correspondiente al 6.4 %. Durante el año corrido de 2019 se presentaron aumentos mes a mes hasta del 8.4 %, y el aumento del costo de generación de energía adquirida en el mercado por la empresa fue del 18.7 %.

Lo grave de lo anterior es que nadie en Pereira explica esta abusiva situación desde que la Empresa de Energía de Pereira ENERPEREIRA fue privatizada y se entregó su control al grupo Ríos Velilla- Nules en el año 2009, bajo la administración de Israel Londoño, proceso que había iniciado el dos veces alcalde Juan Manuel Arango. Negocio que consistió en una capitalización del 49 % accionario, entregando el manejo y control total de la empresa. El alcalde y las autoridades locales han sido simples convidados de piedra en la Junta Directiva, pues quien manda es el señor Alberto Ríos Velilla.

Este proceso de capitalización muestra hechos que deben ser analizados en detalle, para entender las razones del alto costo del servicio. Entre los meses de enero de 2009 y 2020 la tarifa de energía (Cu) aumentó el 147 %, mientras en la compra de energía (G) fue del 175 %, cuando en este mismo periodo la inflación acumulada fue del 40.3 %, demostrando que en Colombia la regulación está del lado de los inversionistas y en contra de los usuarios. De igual manera, en octubre del 2015 el componente de Comercialización (C) subió entre septiembre y octubre de un valor de $20.01 a $50.86, equivalente a $30.85 por kW, por cambio en la regulación de la CREG, ello le permitió a ENERPEREIRA tener ingresos adicionales de $1250 millones por mes, ¡o sea $15 000 millones por año!, negocio redondo a costa del bolsillo de las familias pereiranas.

Analizando el tema de compra de energía, haciendo un seguimiento a las tarifas cobradas por ENERPEREIRA, ENERTOLIMA, CHEC, EPM, CODENSA, ELECTRICARIBE, EBSA, EMCALI, entre otras, encontramos que las dos primeras empresas relacionadas con los Ríos Velilla, tienen casi siempre las tres más caras tarifas en compra de energía y precio por kW al usuario final. Resultado de la ausencia de estrategia y transparencia en la compra de la energía, pues no se compadece que los pereiranos hayamos cancelado semejante cifra en el período analizado sin que la Alcaldía se exprese al respecto. ¿Los miembros de la Junta Directiva del municipio representan los intereses de los pereiranos?

Observando lo que está ocurriendo podemos concluir que la cancelación de los costos de energía de los meses de marzo y abril de los estratos 1, 2 y 3, por parte de la Alcaldía de Pereira, y que se anunció, será con cargo a las utilidades del municipio en esta empresa, será un negocio redondo, pues se aumenta el costo del servicio para las residencias de estratos 4, 5 y 6, comercio e industria, elevando las utilidades y, por ende, las contribuciones, o sea empobreciendo más a la clase media. El municipio y los ciudadanos asumen la carga, mientras el señor Ríos Velilla engorda la chequera.

El poder y las empresas de Alberto Ríos Velilla, según la Silla Vacía

 

Es dueño de las compañías de basuras Servigenerales y Aseo Capital (cuyas acciones vendió en 2012 pero recompró en 2014) y es propietario de una gran parte de las empresas de energía Enerpereira y Enertolima. En esta última fue socio de una empresa controlada por los primos Nule, quienes fueron condenados penalmente por delitos cometidos dentro del llamado “Carrusel de Contratos de Bogotá” en la época del alcalde Samuél Moreno. Servigenerales, además, es socia de Empresas Públicas de Armenia (EPA), en la empresa Aquaseo que es el operador del acueducto de Magangué y Tumaco.

 

Manejó el negocio de las basuras en Bogotá. Una de sus empresas era una de las propietarias del Cupic, la firma que hizo la facturación del aseo y fue contratista de Aguas de Bogotá.

 

Alberto Ríos Velilla es el hermano de los empresarios Javier, Carlos y Rubén Ríos Velilla, quienes lideran la empresa Inversiones Alsacia, dueña de uno de los operadores de Transantiago, el sistema de transporte masivo de Santiago de Chile.

 

La familia Ríos Velilla también ha sido socia en Transmilenio y en el Sistema Integrado de Transporte, Sitp, de la Capital de la República.

 

Es el esposo de la reconocida periodista de Caracol Radio Darcy Quinn y el padre de Felipe Ríos, ex concejal de Bogotá. Pero, además, es amigo íntimo de Germán Vargas Lleras, exvicepresidente de Juan Manuel Santos y excandidato presidencial, a quien, dicen, financió para llegar a la Casa de Nariño, donde pretendía seguir con los jugosos negocios, pero falló.

Decimos lo que otros callan
Cargando...

1 COMENTARIO

Deja un comentario